Assemblies of God SearchSite GuideStoreContact Us
Evangelización, Adoración, Discipulado y Compasión

Las Noticias 

   Titulares adicionales

Buscar noticias AD
















Cuando el querido Presbítero Ejecutivo (PE) Jesse Miranda concluyó su tiempo como presbítero ejecutivo de las Asambleas de Dios en el Concilio General de 2017 en Anaheim, California, habían pasado 22 años desde que otra persona había ocupado el cargo de presbítero ejecutivo del Área idiomática hispana del Oeste. Simplemente explicado: su reemplazo no sería uno que se encuentra con facilidad.

Sin embargo, cuando Daniel (Danny) de León Señor, pastor de Templo Calvario en Santa Ana, California, fue elegido para ser el sucesor de Miranda, solo fue necesaria una breve leída a su biografía para saber que Dios lo había preparado como sucesor.

Las experiencias de De León no solo lo han preparado para dirigir, sino que lo prepararon para liderar desde la posición de empatía y comprensión.

Cuando era adolescente, se convirtió en un niño problemático a quien un juez le pidió que abandonara el estado de Texas. Puede que no parezca un comienzo prometedor, pero ese “desalojo” llevó a León a un verdadero encuentro con Cristo en la iglesia de su cuñado en Nuevo México.

Transformado por la gracia de Dios, De León se matriculó en Vanguard University, donde su fe se solidificó bajo las enseñanzas de profesores como Gordon Fee y Harold Fischer. Llamado al ministerio, De León en cambio comenzó a enseñar a la vez que hacía ministerio.

Cuando fue desafiado por un evangelista visitante para cumplir el llamado de Dios al ministerio, de León respondió, y pronto aprendió lo que significaba confiar en Dios para suplir todas sus necesidades y las de Ruth, su esposa. “Fue increíble, confiar en Dios por cada centavo que ingresó”, dijo de León en una entrevista en el 2006. “Dios me puso a prueba, para que yo pudiera aprender a confiar en él”.

Tras pasar siete años como director regional de jóvenes para las AD y otros tres años como capellán de carreras de caballos, una llamada de Templo Calvario detuvo la atención de León. Sintiendo la dirección de Dios, comenzó a ministrar en la iglesia en 1976. En dos años, la iglesia creció de 60 a 750. En 1985, la iglesia se mudó a una instalación de 1.400 asientos, con Billy Graham como orador principal. Luego, en 2007, la iglesia se mudó a su actual auditorio con capacidad para 2.200 para una iglesia cuya asistencia semanal promedio supera los 3.800.

Templo Calvario es ahora una de las congregaciones hispanas bilingües más grandes en los Estados Unidos. La iglesia refleja el cuidado de De León para aquellos que tienen poco. Gran parte del crecimiento de la iglesia es el resultado de esfuerzos de compasión enfocados en mejorar la calidad de vida en Santa Ana. Ministerios como Obras de Amor, guarderías asequibles, centros actividades extracurriculares y muchas otras expresiones externas de amor han llevado a las personas a la iglesia.?

El amor por la comunidad no se limita a Santa Ana, tampoco. Bajo el liderazgo De León, Templo Calvario ha establecido más de 93 iglesias satélites en los Estados Unidos y en América Latina.

Cuando De León fue elegido como PE en agosto, según él no esperaba que lo eligieran como PE, pero se había abierto a sí mismo a lo que Dios deseaba. Sin embargo, también se comprometió a que si él estaba en la votación, pero no era elegido en la tercera votación, lo tomaría como una señal de que Dios no lo quería en el puesto y que se retiraría. Fue elegido en la tercera votación con un fuerte apoyo.

Como presbítero ejecutivo de los nueve distritos hispanos al oeste del Mississippi, De León dice que su objetivo principal es representarlos adecuadamente, escuchar y expresar sus preocupaciones al presbiterio ejecutivo y hacer todo lo posible para servirles.

De León ya ha tenido conferencias telefónicas con cada uno de los superintendentes de distritos, presentándose y brindándoles la oportunidad de expresar sus pensamientos y preocupaciones. Por supuesto, con la fuerte ética de fundación de iglesias De León, su esperanza es compartir lo que ha aprendido durante décadas con los líderes de su distrito.

“Siento muy firmemente que Dios nos ha mostrado a [Templo Calvario] una forma de fundar iglesias, una forma que cada pastor y cada iglesia pueden hacer”, dice De León. “Quiero compartir eso con los superintendentes de distritos para que puedan alentar a sus iglesias a abrir otras iglesias. Ya sea que sean PAC (iglesia afiliada a iglesias padres) o iglesias hermanas, lo importante es comenzar iglesias como Dios lo indica, ya que, como hemos descubierto, es la mejor manera de evangelizar a una comunidad”.

De León, que tiene maestrías en educación y divinidad, también es miembro activo de muchas juntas directivas y ha sido anfitrión del Club 700 en español, que se puede ver en toda América Latina, el Caribe, Australia, España y muchas partes de los Estados Unidos. También ha sido un invitado frecuente de la Casa Blanca y Capitol Hill para hablar sobre asuntos que preocupan a la comunidad hispana.

“Me siento muy, muy honrado de haber sido elegido”, dice de León. “Y sobra decir que haré todo lo posible para servir a los constituyentes lo mejor que pueda, como lo indica el Señor, y estoy deseando hacer eso”.



English


Search AG.org-top-Spanish - NEWS Feed Archives

Recursos

Turismo Aventura:
Buen enojo, mal enojo

Artículo # 33TW2000


 

Las Noticias

Regresar al índice de las noticias

La intención contra la acción en el evangelismo

Tue, 28 Nov 2017 - 11:26 AM CST












Hay un resurgimiento innegable de una mentalidad misionera en muchas iglesias. Pero pensarlo no es igual que hacerlo, y algunas estadísticas recientes del Billy Graham Center for Evangelism, las Asambleas de Dios, y 10 otras denominaciones asociadas muestran desigualdades entre la oración y el evangelismo personal con pastores en iglesias pequeñas.

La primera estadística es el acto de la oración por los no creyentes. Casi todos (96 por ciento) de los pastores más evangélicos de iglesias pequeñas oran por no creyentes por nombre, donde 90 por ciento de los pastores menos evangélicos lo hacen una práctica semanal. Las estadísticas son altas, aun para los pastores menos evangélicos.

La segunda estadística es la acción de evangelismo hacia no creyentes. Ambos pastores de iglesias menos evangélicas (87 por ciento) y los pastores de iglesias más evangélicas (65 por ciento) oran más de lo que comparten, pero la brecha es más evidente entre los menos evangélicos.

Tenga en cuenta la diferencia entre cuantos de los pastores menos evangélicos oran por los perdidos (90 por ciento) y cuantos comparten su fe con los perdidos (65 por ciento). La intención está allí, pero la acción no es coincidente. En otras palabras, casi todos están orando, pero no todos están compartiendo.

La espantosa condición de oración sin acción
«Él les dijo, ‘La mies a la verdad es mucha, más los obreros pocos; por tanto, rogad al Señor de la mies que envíe obreros a su mies’» (Lucas 10:2).

Es innegable que Jesús amaba orar. El modela la importancia de la oración a través de su vida. Él ve la mies esperando obreros en Lucas 10 y primero urge a los discípulos a orar.

Pero la oración sin acción es inefectiva como cuando uno llena el tanque de gasolina de un carro solo para dejarlo estacionado en el garaje. Hay pastores sinceros que aman a Jesús y oran sinceramente para la mies y todavía fallan en liderar sus congregaciones a amar y alcanzar sus vecinos para Jesús. Lo he visto de cerca y desde lejos, y si usted ha estado en una denominación por algún tiempo, usted sabe que esto es la norma en vez que la excepción. ¿Por qué?

Parte de la respuesta es el temor. Desde el Jardín de Edén, Satanás ha usado el temor como motivador para la acción malvada o la malvada inacción. El tentó a Eva con el temor de perder cuando él dijo: «Sino que sabe Dios que el día que comáis de él, serán abiertos vuestros ojos, y seréis como Dios, sabiendo el bien y el mal» (Génesis 3:5). Quizás el temor silencio a Adán mientras su esposa enfrentaba la batalla más grande de su vida. Hoy, el temor todavía está obrando, paralizando la iglesia en inacción.
El temor hace que orar sea más fácil en una reunión de oración en la iglesia con amigos en vez de tocar la puerta del vecino e invitarlo a un café.

El temor convence a pastores a creer la mentira de que más actividad dentro la iglesia es mejor que alcanzar y servir a aquellos fuera de la iglesia en una base consistente.

El temor dice, «El evangelismo es para el súper pastor», y, «no tengo el tiempo».

Este temor conduce a pastores a andar el camino de mejores intenciones, y todos hemos escuchado sobre donde eso los lleva. C.S. Lewis lo describe de esta manera en The Screwtape Letters: «El camino más seguro al infierno es el gradual – la pendiente suave, el piso suave, sin giros repentinos, sin jalones, sin señales».

Este es el estado del pastor de la iglesia quien ora con intención ferviente pero todavía no acciona. Es un tranquilo, declinante camino mientras un líder rinde su vecindario y comunidad al infierno y todo su poder.

La diferencia que hace la acción
«Id; he aquí os envío como corderos en medio de lobos» (Lucas 10:3).

Una poderosa correlación existe entre las oraciones de Jesús y Sus acciones. Después que El ora, cosas suceden. Jesús ordena a los setenta a ir, enviándolos a una jornada donde tocan las puertas, sanan los enfermos, y proclaman el reino de Dios.

Debemos hacer lo mismo. La intención debe guiarnos a la acción, y comienza con nosotros.

Aquí hay tres maneras de convertir su intención a acción en su diario vivir:

1.    Consistentemente celebrar eventos comunitarios en su hogar.
2.    Tome tiempo intencional yendo y conociendo gente, donde viven, trabajan, estudian, o juegan.
3.    Meta la verdad del evangelio en medio de muchas de las conversaciones cuando pueda, viéndose como el
       traductor de Jesús en la vida de otros.

Jesús respalda sus oraciones con acción. Requirió planificación, entrenamiento, modelado, y preparación, y culminó en acción decisiva. Esto es el resultado que sus discípulos reportaron solamente unos versículos después: «Volvieron los setenta con gozo diciendo: Señor, aun los demonios se nos sujetan en tu nombre» (Lucas 10:17).

Pastor, la única manera que su iglesia superara las puertas del infierno en su comunidad es si usted actúa en sus intenciones evangélicos. Esta es la diferencia entre la muerte y la vida, entre le efectividad y la apatía, entre avanzando el evangelio y dejando que Satanás seduzca la gente que Dios te ha llamado a alcanzar.

¡Usted debe llevar la carga! ¡Usted debe modelar el cambio!

Mientras habla del evangelio al mundo afuera de su puerta, su iglesia lo seguirá. No pare de orar. Solo asegúrese a comenzar a ir.


ED STETZER, Ph.D., es el presidente del Billy Graham iglesia, misión y evangelismo en Wheaton College y sirve como director ejecutivo del Billy Graham Center for Evangelism.


Este artículo apareció por primera vez en la revista Influence Magazine edición October/November/December 2017. Usado con permiso.



English

Authors: Ed Stetzer