Assemblies of God SearchSite GuideStoreContact Us
Evangelización, Adoración, Discipulado y Compasión

Las Noticias 

   Titulares adicionales

Buscar noticias AD
















¡Él está loco!
Eso fue lo que Nancy Forrases, de 72 años de edad, pensó cuando vio a su marido Pete, de 77 años, diagnosticado con cáncer de páncreas, que cruzaba corriendo hacia ella en el estacionamiento del almacén de abarrotes.

«Pensé que seguramente él vendría hasta donde yo estaba y colapsaría», cuenta Nancy, pero no fue así, ya que por alguna razón desconocida para ella o para Pete en ese momento, Dios lo había sanado a él muy temprano aquella mañana.

Los Forrases han asistido a Tullahoma First Assembly of God [Primera Asamblea de Dios en Tullahoma], en el estado de Tennesse, durante los últimos trece años, y antes habían sido miembros de una iglesia de las Asambleas de Dios en Renton, Washington, por muchos años.

Siempre activo y en movimiento, Pete posee una «dinámica» personalidad. Pero a principios de 2017, comenzó a luchar. La fatiga y el dolor se convirtieron en compañeros constantes.

«Él ya no tenía energía en lo absoluto. Aun cuando no hiciera nada, estaba totalmente agotado. Viajábamos regularmente a Washington para ver a nuestros hijos, pero ni siquiera podíamos hacer eso», cuenta Nancy y agrega con una pequeña sonrisa: «Sé que él está realmente enfermo cuando me pregunta si puedo conducir, pues sabe que no me gusta hacerlo».

Cuando tuvo problemas para orinar, Pete finalmente decidió ir al doctor, quien le realizó un examen de próstata. Este examen reveló que las arterias hacia los riñones estaban encogidas u obstruidas. Esto también reveló algo mucho más serio: tres tumores en el páncreas, cuyo tamaño oscilaba entre los 8 y 14 milímetros. Una biopsia confirmó que tenía cáncer de páncreas.

El cáncer de páncreas es un asesino que no tiene favoritismos: la radiación y la quimioterapia son ineficaces y ninguna cantidad de dinero o conocimiento médico actual ofrecen una «cura mágica». Personas con fama y fortuna han sucumbido ante este mal, entre estas el cofundador de Apple, Steve Jobs, el actor Patrick Swayze, el actor Alan Rickman, la estrella de opera Luciano Pavarotti, el músico Henry Mancini, y un sinnúmero más. «Es lo peor que te podría suceder», dice Pete, «cuando te diagnostican con esto, no hay duda de que significa que estás acabado».

Para algunos, la cirugía sería el mejor intento para alargar la vida; pero no para Pete, pues debido también a una afección cardiaca, esta opción no era viable. Los médicos le dijeron que no podría sobrevivir a una operación de entre ocho y diez horas.

Los Forrases se volcaron hacia la oración. Nancy corrió la voz a través de las redes sociales, y ambos contactaron a amigos en Tullahoma, Renton, y a todo lo largo y ancho del país para hacer oración.

«Le dijimos a todos aquellos que conocíamos y a todas las iglesias a las que habíamos asistido: mucha gente estaba orando. En la Asamblea de Dios de Tullahoma, las personas oraron hasta dolerse. . . cuando la gente ora así, el Señor escucha», expresa Pete.

A pesar de las oraciones, la salud de Pete continuó empeorando. «Me sentía tan mal que ya no podía seguir orando. Todo lo que podía decir era: “Te alabo Señor, bendíceme Señor”», reconoce Pete. Aun así, Dios confirmó su presencia. «Todo el tiempo escuchaba canciones cristianas en mi cabeza. Fueron tan claras que pensé que la radio estaba encendida en la habitación contigua, pero no era así. Creo que fue el Señor quien me hizo saber que estaba conmigo».

«A Pete le encanta viajar, pero cuando enfermó, dejó de hacerlo y también dejó de ir a la iglesia con frecuencia», dice Ron Forrester, quien ha sido pastor de Tullahoma First Assembly of God [Primera Asamblea de Dios en Tullahoma] durante 18 años. «Se estaban preparando para el momento de su muerte, familiares y amigos estaban de visita y hacían un inventario de las cosas de su casa».

Pero Dios no estaba listo para el «inventario». Hacia finales de octubre, Pete tuvo que ser trasladado a emergencias médicas con otro problema y donde le fueron tomados unos rayos X.

Posterior a las pruebas, Nancy tuvo que detenerse en la tienda de abarrotes. Dejó a Pete en el coche, sabiendo que estaba demasiado débil para caminar.

«Mientras ella caminaba por el estacionamiento, de repente yo tuve este pensamiento: Dios mío, yo no quiero quedarme sentado aquí», recuerda Pete. «Así que salí del auto y corrí por el estacionamiento para alcanzar a mi esposa, y después anduve por toda la tienda con ella, ¡me sentía como niño con zapatos nuevos!».

Cuando Nancy le preguntó acerca de ese momento, Pete respondió: «¡No puedo creerlo, pero me siento bien!».

Comenzó a recuperar la energía y ese dinamismo en su manera de caminar.

Una semana después, recibieron los resultados de las pruebas clínicas. Los tumores aparentemente habían desaparecido.

En un principio, Nancy estaba dudosa en creer que Pete estuviera sano, porque ella antes había orado por otras personas con cáncer pero no habían sanado en esta tierra. «Me pareció demasiado bueno e increíble», pensó.

A todo esto, siguió un viaje al oncólogo, que incluyó una radiografía mejorada. Las pruebas confirmaron el hallazgo inicial: ¡no había tumores, no había cáncer de páncreas, y las arterias estaban funcionando a la perfección!

Poco después, Pete fue a ver a su doctor. Él había recibido todos los estudios, pruebas y exámenes. «Me miró y dijo: “Pete, no hicimos nada por ti, el Señor te sanó”».

Forrester hizo eco de lo que el doctor había dicho: «Esto es un completo milagro», dijo, «esto debe ser cosa de Dios porque no hay razón médica para qué él esté bien».

Desde aquel momento, Pete ha hablado a toda persona que quiera escuchar, y aun a quienes no, acerca de cómo Dios lo sanó. «El médico que me hizo la prueba en el estómago para diagnosticar el cáncer, casi reconoció que hubo un milagro, pero solo dijo: “A veces suceden cosas como éstas”. Entonces, lo miré y le dije: “Tú sabes que esto no es así”. Solo me miró y sonrió».

Pete dice que su testimonio se ha difundido a través de las redes sociales, y cree que, por lo menos, está poniendo una semilla de fe en la vida de las personas, al establecer que: «¡Nadie puede negar lo que Dios ha hecho en mi vida!».



Lea el artículo en inglés


Search AG.org-top-Spanish - NEWS Feed Archives

Recursos

Turismo Aventura:
Buen enojo, mal enojo

Artículo # 33TW2000


 

Las Noticias

Regresar al índice de las noticias

Una directiva de Dios

Thu, 26 Oct 2017 - 12:50 PM CST
















Como el superintendente del North Texas District, Rick DuBose llego al Concilio General de las Asambleas de Dios en Anaheim, California, el prometió caminar por cualquier puerta ministerial que el Señor abriera.

En la reunión bienal de agosto, delegados finalmente eligieron Doug E. Clay como el nuevo superintendente general de la Fraternidad, después que el titular George O. Wood saco su nombre de más consideración. DuBose termino en segundo detrás de Clay.

Delegados en seguida eligieron a DuBose de un campo de una docena de candidatos para ser el nuevo representante del Sur Central del 21 miembro Presbiterio Ejecutivo, para suceder el jubilado J. Don George.

Sin embargo, el Presbiterio General después entregaron una lista de cuatro candidatos para reemplazar a Clay como el nuevo tesorero general el siguiente dia. Esa lista incluia a Jay Herndon, secretario-tesorero del Northern California & Nevada District; Rick Ross, superintendente del North Carolina District; Randy Valimont, pastor principal de Griffin First Assembly en Georgia; y DuBose como candidatos.

Temprano la siguiente mañana, DuBose fue a la piscina de su hotel para su diario devoción. El enumero las razones para sacar su nombre de contención para el tesorero general, la cual necesitaría una mudanza a la oficina nacional de la AD en Springfield, Missouri, como uno de los seis miembros del equipo de liderazgo ejecutivo:

♣    Él ha vivido en Texas por todos sus 60 años.
♣    El North Texas District está creciendo, con varias iniciativas tomando vuelo.
♣    El y su esposa, Rita, construyeron una casa dos años atrás.
♣    Sus tres hijos – todos involucrados en el ministerio – más ocho nietos, viven cerca.

“Nuestra vida estaba casi perfecta,” DuBose dice.

Persuasión divina

DuBose decidio sacar su nombre. En ese momento, Wayne H. Lee Sr., el fundador de Church Life Resources, cuyos materiales DuBose usaba para revitalizar congregaciones en su distrito, camino hacia él.

Lee le pregunto a DuBose que es lo que planeaba hacer. DuBose le dijo al ex vicepresidente de Southeastern University que probablemente dejaría la nominación.

“¿No le dijiste al Señor que, si El abriera una puerta, tu caminaras tras ella?” Lee francamente le pregunto a DuBose – quien no le había revelado ese pensamiento a Lee. “El Señor me despertó y me dijo que te recordara de tu promesa.”

“Eso era un punto clave,” DuBose recuerda. “No pude decir no.”

DuBose oro para que el Señor le hablara a su esposa – aún más reacio a mudarse que el. Cuando llego a su cuarto de hotel, Dios ya había comunicado con Rita.

“Vas a dejar tu nombre en la nominación, ¿verdad?” ella pregunto.

“Creo que tengo que hacerlo,” el respondio.

“Tienes, y seras elegido,” Rita respondio.

La de Rita probó ser verdadero. DuBose obtuvo más votos que Herndon o Ross (Valimont retiró su nombre de la contienda.) DuBose considera a los tres sus buenos amigos y dice que hubieran sido dignos sucesores de Clay.

DuBose comienza su mandato de cuatro años como tesorero general el 10 de octubre.

Esas raíces de Texas son profundas, incluida la década pasada que lideró lo que ahora es el distrito con el mayor número de iglesias en las Asambleas de Dios de los Estados Unidos. Su padre, Derwood DuBose, ahora con 81 años, celebró la misma publicación anteriormente.

Al comienzo de su mandato como superintendente de distrito, Rick DuBose dedicó mucho tiempo a enseñar acerca de las relaciones sanas entre el pastor y la iglesia. El esfuerzo dio como resultado un libro bien recibido, The Church That Works: Democracy vs. Theocracy, escrito con Mel Surface.

Últimamente, las iglesias saludables han sido un sello distintivo para el Distrito del Norte de Texas, con sede en Waxahachie. El distrito tiene 610 iglesias ahora comparadas con 525 cuando DuBose llegó a la presidencia. Pero el año pasado, el distrito mostró un cambio neto de 51 iglesias adicionales, en comparación con 126 en general para todo el U.S. Fellowship. DuBose estableció anteriormente una meta del distrito alcanzando a 1,000 iglesias para 2027.

“Lo que Dios ha comenzado, Él terminará,” dice DuBose. “Él no me necesita para hacerlo.

”Él dice que el crecimiento se ha acelerado desde que el distrito se volvió menos paternalista y salió del negocio de recaudación de fondos.

“Decidimos dejar de dar dinero para las plantaciones de iglesia,” dice DuBose. “Declaramos a cada iglesia como su propia Jerusalén. Ayudaremos con sistemas y soporte de estructura, pero no vamos a pagar por ello. Con ese cambio, Dios llegó a ser Dios.”

DuBose ha visto sus planes llegar a buen puerto en manos de otros antes. En 1987, se convirtió en pastor de una iglesia AD en Sachse, Texas, que tenía solo 17 asistentes. Cuando se fue para convertirse en superintendente asistente de distrito en 2005, la iglesia creció a mil. Ahora, con Bryan Jarrett al mando, NorthPlace Church tiene más de 2,100 asistentes semanales.

Familia que ministra

Rick y Rita Stratton Dubose, que asistieron juntos a Southwestern Assemblies of God University, han estado casados por 38 años. Rita es el 16 de 17 niños.

Su madre, Frieda Stratton, había sido diagnosticada con cáncer de pulmón luego de dar a luz a su hijo número 11. En una época sin esperanza de recuperación de la enfermedad, Stratton esencialmente esperó a morir en una cama de hospital. Su madre, Louise Jones, llevó a su pastor de las Asambleas de Dios a la sala para orar por su hija.

El pastor dijo una simple oración, pidiéndole a Dios que sanara a Stratton. Después de que se fue, Stratton literalmente tosió el tumor. Se convirtió del catolicismo y llevó a sus hijos a la iglesia AD el próximo domingo. Hoy, cuatro de los hermanos de Rita también son ministros acreditados de la AD.

La hija de Duboses, Renee Exley, y su esposo, Jason, son pastores principales de Life Church en Midlothian. Su hijo, Ryan, y su esposa, Lauren, son pastores ejecutivos en la creciente iglesia, que ahora cuenta con 700 asistentes. La hija más joven Rachel Jenkins y su esposo, Eric, son pastores ejecutivos y jóvenes en Open Arms Church en Lake Dallas.

Si bien él anticipa ayudar a la oficina nacional a desarrollar mejores sistemas y procedimientos financieros, DuBose quiere que la espiritualidad tenga precedencia sobre las prácticas comerciales en su nuevo rol.

“Mi verdadero propósito aquí es lo que Dios quiere hacer a través del Movimiento espiritualmente,” dice DuBose. “Se trata más de avivamiento que de dinero.”

Nada es más importante que las iglesias locales teniendo momentos alrededor del altar, DuBose cree.

“Mi objetivo es empoderar a las bases,” dice DuBose. "La gente rara vez se salva en la oficina del distrito o en la oficina nacional. Las salvaciones se llevan a cabo en la iglesia local.”

Mientras tanto, Rita no está arrastrando los pies.

“Dios no dijo que sería fácil,” dice ella. “Pero la obediencia siempre es lo correcto.

”Rita dice que admira a su esposo porque no se anima y simplemente trata de vivir a quién Dios lo creó.

“Ya sea que esté en el púlpito o en casa, lo que ves es lo que obtienes,” dice ella. “Él ha guiado a nuestra familia y al distrito en ser real, en un mundo que a veces está lleno de confusión.”

En una elección especial el 7 de septiembre, Gaylan Claunch fue elegido como el nuevo superintendente del North Texas District para reemplazar a DuBose. Claunch había sido asistente del superintendente.



English

Authors: John W. Kennedy