Assemblies of God SearchSite GuideStoreContact Us
Evangelización, Adoración, Discipulado y Compasión

Las Noticias 

   Titulares adicionales

Buscar noticias AD
















¡Él está loco!
Eso fue lo que Nancy Forrases, de 72 años de edad, pensó cuando vio a su marido Pete, de 77 años, diagnosticado con cáncer de páncreas, que cruzaba corriendo hacia ella en el estacionamiento del almacén de abarrotes.

«Pensé que seguramente él vendría hasta donde yo estaba y colapsaría», cuenta Nancy, pero no fue así, ya que por alguna razón desconocida para ella o para Pete en ese momento, Dios lo había sanado a él muy temprano aquella mañana.

Los Forrases han asistido a Tullahoma First Assembly of God [Primera Asamblea de Dios en Tullahoma], en el estado de Tennesse, durante los últimos trece años, y antes habían sido miembros de una iglesia de las Asambleas de Dios en Renton, Washington, por muchos años.

Siempre activo y en movimiento, Pete posee una «dinámica» personalidad. Pero a principios de 2017, comenzó a luchar. La fatiga y el dolor se convirtieron en compañeros constantes.

«Él ya no tenía energía en lo absoluto. Aun cuando no hiciera nada, estaba totalmente agotado. Viajábamos regularmente a Washington para ver a nuestros hijos, pero ni siquiera podíamos hacer eso», cuenta Nancy y agrega con una pequeña sonrisa: «Sé que él está realmente enfermo cuando me pregunta si puedo conducir, pues sabe que no me gusta hacerlo».

Cuando tuvo problemas para orinar, Pete finalmente decidió ir al doctor, quien le realizó un examen de próstata. Este examen reveló que las arterias hacia los riñones estaban encogidas u obstruidas. Esto también reveló algo mucho más serio: tres tumores en el páncreas, cuyo tamaño oscilaba entre los 8 y 14 milímetros. Una biopsia confirmó que tenía cáncer de páncreas.

El cáncer de páncreas es un asesino que no tiene favoritismos: la radiación y la quimioterapia son ineficaces y ninguna cantidad de dinero o conocimiento médico actual ofrecen una «cura mágica». Personas con fama y fortuna han sucumbido ante este mal, entre estas el cofundador de Apple, Steve Jobs, el actor Patrick Swayze, el actor Alan Rickman, la estrella de opera Luciano Pavarotti, el músico Henry Mancini, y un sinnúmero más. «Es lo peor que te podría suceder», dice Pete, «cuando te diagnostican con esto, no hay duda de que significa que estás acabado».

Para algunos, la cirugía sería el mejor intento para alargar la vida; pero no para Pete, pues debido también a una afección cardiaca, esta opción no era viable. Los médicos le dijeron que no podría sobrevivir a una operación de entre ocho y diez horas.

Los Forrases se volcaron hacia la oración. Nancy corrió la voz a través de las redes sociales, y ambos contactaron a amigos en Tullahoma, Renton, y a todo lo largo y ancho del país para hacer oración.

«Le dijimos a todos aquellos que conocíamos y a todas las iglesias a las que habíamos asistido: mucha gente estaba orando. En la Asamblea de Dios de Tullahoma, las personas oraron hasta dolerse. . . cuando la gente ora así, el Señor escucha», expresa Pete.

A pesar de las oraciones, la salud de Pete continuó empeorando. «Me sentía tan mal que ya no podía seguir orando. Todo lo que podía decir era: “Te alabo Señor, bendíceme Señor”», reconoce Pete. Aun así, Dios confirmó su presencia. «Todo el tiempo escuchaba canciones cristianas en mi cabeza. Fueron tan claras que pensé que la radio estaba encendida en la habitación contigua, pero no era así. Creo que fue el Señor quien me hizo saber que estaba conmigo».

«A Pete le encanta viajar, pero cuando enfermó, dejó de hacerlo y también dejó de ir a la iglesia con frecuencia», dice Ron Forrester, quien ha sido pastor de Tullahoma First Assembly of God [Primera Asamblea de Dios en Tullahoma] durante 18 años. «Se estaban preparando para el momento de su muerte, familiares y amigos estaban de visita y hacían un inventario de las cosas de su casa».

Pero Dios no estaba listo para el «inventario». Hacia finales de octubre, Pete tuvo que ser trasladado a emergencias médicas con otro problema y donde le fueron tomados unos rayos X.

Posterior a las pruebas, Nancy tuvo que detenerse en la tienda de abarrotes. Dejó a Pete en el coche, sabiendo que estaba demasiado débil para caminar.

«Mientras ella caminaba por el estacionamiento, de repente yo tuve este pensamiento: Dios mío, yo no quiero quedarme sentado aquí», recuerda Pete. «Así que salí del auto y corrí por el estacionamiento para alcanzar a mi esposa, y después anduve por toda la tienda con ella, ¡me sentía como niño con zapatos nuevos!».

Cuando Nancy le preguntó acerca de ese momento, Pete respondió: «¡No puedo creerlo, pero me siento bien!».

Comenzó a recuperar la energía y ese dinamismo en su manera de caminar.

Una semana después, recibieron los resultados de las pruebas clínicas. Los tumores aparentemente habían desaparecido.

En un principio, Nancy estaba dudosa en creer que Pete estuviera sano, porque ella antes había orado por otras personas con cáncer pero no habían sanado en esta tierra. «Me pareció demasiado bueno e increíble», pensó.

A todo esto, siguió un viaje al oncólogo, que incluyó una radiografía mejorada. Las pruebas confirmaron el hallazgo inicial: ¡no había tumores, no había cáncer de páncreas, y las arterias estaban funcionando a la perfección!

Poco después, Pete fue a ver a su doctor. Él había recibido todos los estudios, pruebas y exámenes. «Me miró y dijo: “Pete, no hicimos nada por ti, el Señor te sanó”».

Forrester hizo eco de lo que el doctor había dicho: «Esto es un completo milagro», dijo, «esto debe ser cosa de Dios porque no hay razón médica para qué él esté bien».

Desde aquel momento, Pete ha hablado a toda persona que quiera escuchar, y aun a quienes no, acerca de cómo Dios lo sanó. «El médico que me hizo la prueba en el estómago para diagnosticar el cáncer, casi reconoció que hubo un milagro, pero solo dijo: “A veces suceden cosas como éstas”. Entonces, lo miré y le dije: “Tú sabes que esto no es así”. Solo me miró y sonrió».

Pete dice que su testimonio se ha difundido a través de las redes sociales, y cree que, por lo menos, está poniendo una semilla de fe en la vida de las personas, al establecer que: «¡Nadie puede negar lo que Dios ha hecho en mi vida!».



Lea el artículo en inglés


Search AG.org-top-Spanish - NEWS Feed Archives

Recursos

Turismo Aventura:
Buen enojo, mal enojo

Artículo # 33TW2000


 

Las Noticias

Regresar al índice de las noticias

Construyendo un ministerio efectivo y relevante para las mujeres

Thu, 21 Sep 2017 - 3:30 PM CST












Hilary camina por las puertas de la iglesia, sin ningún antecedente de iglesia y ninguna experiencia personal con Dios. Aquellos intentando a llegar hacia ella más tarde entenderán de su quebrantamiento debido a la negligencia de los padres, juntamente con abuso de droga y alcohol. En su breve 19 años de vida, ella ya ha experimentado una serie de relaciones malsanos, también un aborto a la edad de 16. Esta hambrienta de amor, respuestas y ayuda.

Barbara, una mujer en sus 60s, entra a un servicio dominical por la mañana con su pareja que vive con ella y su estilo de vida de nueva edad. Trae con ella una mezcla desorganizada de filosofías de Dios, vórtices, cristales y más. Tiene un hambre de Dios, pero necesita la verdad para librarla y limpiar las mentiras y falsa religiones que han moldeado sus creencias.

Jennifer fue criada en un maravilloso hogar cristiano. Tiene una profunda devoción personal a Cristo y un deseo de servir en el ministerio y en liderazgo. Sin embargo, todavía necesita amistad, consejo, ánimo y responsabilidad.

¿Cómo la iglesia prepara para alcanzar y discipular mujeres de hoy, con una infinidad de concepciones del mundo, quebrantamientos, y necesidades que traen con ellas? Cada iglesia que impacta su comunidad ministrara a mujeres que están en un camino de buscar la verdad, mujeres quienes son nuevos creyentes, y mujeres en cada etapa de madurez espiritual. Nuestra respuesta como una familia de iglesia no debe de ser una donde nos alejamos del desorden de nuestra sociedad de hoy en día.

Cristo nuestro ejemplo
La iglesia primitiva experimento avivamiento sin precedentes, garantizando un ingreso de gente recientemente redimidos con una multitud de antecedentes idolatras, hábitos malsanos, heridas que necesitan sanidad, y vistas del mundo defectuosas que necesitaban remodelar.

Cristo no se alejaba de la gente desordenada de Su día. Los alcanzaba en amor, mientras rehusando a negar la realidad de sus pecados. Los encontraba donde estaban y hablaba un estilo de vida mejor, una vida que proveerá un camino fuera del pecado y dentro un fuerte y eterno relación con El. La iglesia debe seguir Su ejemplo.

Lo que necesita la mujer

Las mujeres quieren una vida vibrante en Cristo, pero muchas veces empiezan su jornada cristiana paralizada por confusión y angustia. Para proveer una oportunidad para sanidad y transformación en la vida de mujeres, debemos ofrecer ministerio intencional y estratégico hacia mujeres de todo tipo de caminar. La pregunta es, ¿cómo puede la iglesia guiarlos fuera de su estilo de vida y manera de pensar, a una transformación por medio de Cristo?

Unas pocas necesidades de mujeres son universales. Cada una de nosotros necesita enseñanza en la Palabra de Dios (discipulado), amor y aceptación (una relación que es real), y liderazgo que nos anima e instruye a caminar fuera del pecado y dentro el estilo de vida de Cristo.

Ministerio relacional es fundamental
Aprendiendo a ejercer disciplinas espirituales es importante para sostener una vida piadosa, y que el conocimiento viene por medio del discipulado. Aquellos mejores calificados a ministrar y discipular mujeres en una manera relacional son…mujeres. No importa la edad, local, origen, o estatus marital o económico, la mujer florece mejor entre relaciones saludables que los anima a experimentar todo Dios tiene que ofrecerles. Ministerio relacional y saludable es la fundación clave.

Además de estas necesidades universales, mujeres están buscando ayuda verdadera en las áreas de sus quebrantamientos – no encubiertos, versiones de estilo Pinterest de como se ve rendir nuestra vida a Cristo. Ellas necesitan mujeres cristianas quien auténticamente compartirán de sus propias áreas de lucha y equivocaciones, mientras no complaciendo sus decisiones de pecado.

El verdadero amor nos llama a estándares más altos, mientras extendiendo amor incondicionalmente. Debemos intencionalmente ofrecer y facilitar caminos para mujeres caminar dentro una mayor libertad y verdad. Podemos empezar con ofreciendo estudios y grupos de apoyo en las áreas específicas de quebrantamientos que vemos hoy en día. Por ejemplo, podemos proveer recursos para vencer las adicciones, recuperación de divorcio, sanidad del dolor de un aborto, estableciendo limites saludables, manejando dinero, y más.

Balancear relaciones con enseñanza
Si la iglesia ofrece eventos con solo actividades divertidos, corremos el riesgo de producir mujeres con raíces espirituales superficiales. Si nos apoyamos en la enseñanza de la Palabra de Dios sin intencionalmente invirtiendo en ministerio relacional para mujeres, corremos el riesgo de conocimiento intelectual sin aplicación. Pronto, la puerta de atrás estará abierta, mujeres solas y desilusionadas se irán, buscando un lugar donde pueden conectarse y recibir ayuda con sus problemas que controlan sus vidas.

Para construir un exitoso un ministerio exitoso para mujeres, debemos fortificar el base fundamental del camino cristiano, mientras intencionalmente proveyendo caminos sanidad interior y libertad personal. Mujeres conectándose con y guiando mujeres en estas áreas de enfoque por medio del poder del Espíritu Santo creara una cultura saludable para desarrollar mujeres de Dios fuertes y maduras. Mujeres unidas juntas en estas maneras forman un grupo espiritual, culturalmente poderoso, y relevante que Dios puede usar poderosamente.


Este artículo apareció originalmente en la revista Influence (August/September 2017).



English

Authors: Kay Burnett