Assemblies of God SearchSite GuideStoreContact Us
Evangelización, Adoración, Discipulado y Compasión

Las Noticias 

   Titulares adicionales

Buscar noticias AD
















Cuando el querido Presbítero Ejecutivo (PE) Jesse Miranda concluyó su tiempo como presbítero ejecutivo de las Asambleas de Dios en el Concilio General de 2017 en Anaheim, California, habían pasado 22 años desde que otra persona había ocupado el cargo de presbítero ejecutivo del Área idiomática hispana del Oeste. Simplemente explicado: su reemplazo no sería uno que se encuentra con facilidad.

Sin embargo, cuando Daniel (Danny) de León Señor, pastor de Templo Calvario en Santa Ana, California, fue elegido para ser el sucesor de Miranda, solo fue necesaria una breve leída a su biografía para saber que Dios lo había preparado como sucesor.

Las experiencias de De León no solo lo han preparado para dirigir, sino que lo prepararon para liderar desde la posición de empatía y comprensión.

Cuando era adolescente, se convirtió en un niño problemático a quien un juez le pidió que abandonara el estado de Texas. Puede que no parezca un comienzo prometedor, pero ese “desalojo” llevó a León a un verdadero encuentro con Cristo en la iglesia de su cuñado en Nuevo México.

Transformado por la gracia de Dios, De León se matriculó en Vanguard University, donde su fe se solidificó bajo las enseñanzas de profesores como Gordon Fee y Harold Fischer. Llamado al ministerio, De León en cambio comenzó a enseñar a la vez que hacía ministerio.

Cuando fue desafiado por un evangelista visitante para cumplir el llamado de Dios al ministerio, de León respondió, y pronto aprendió lo que significaba confiar en Dios para suplir todas sus necesidades y las de Ruth, su esposa. “Fue increíble, confiar en Dios por cada centavo que ingresó”, dijo de León en una entrevista en el 2006. “Dios me puso a prueba, para que yo pudiera aprender a confiar en él”.

Tras pasar siete años como director regional de jóvenes para las AD y otros tres años como capellán de carreras de caballos, una llamada de Templo Calvario detuvo la atención de León. Sintiendo la dirección de Dios, comenzó a ministrar en la iglesia en 1976. En dos años, la iglesia creció de 60 a 750. En 1985, la iglesia se mudó a una instalación de 1.400 asientos, con Billy Graham como orador principal. Luego, en 2007, la iglesia se mudó a su actual auditorio con capacidad para 2.200 para una iglesia cuya asistencia semanal promedio supera los 3.800.

Templo Calvario es ahora una de las congregaciones hispanas bilingües más grandes en los Estados Unidos. La iglesia refleja el cuidado de De León para aquellos que tienen poco. Gran parte del crecimiento de la iglesia es el resultado de esfuerzos de compasión enfocados en mejorar la calidad de vida en Santa Ana. Ministerios como Obras de Amor, guarderías asequibles, centros actividades extracurriculares y muchas otras expresiones externas de amor han llevado a las personas a la iglesia.?

El amor por la comunidad no se limita a Santa Ana, tampoco. Bajo el liderazgo De León, Templo Calvario ha establecido más de 93 iglesias satélites en los Estados Unidos y en América Latina.

Cuando De León fue elegido como PE en agosto, según él no esperaba que lo eligieran como PE, pero se había abierto a sí mismo a lo que Dios deseaba. Sin embargo, también se comprometió a que si él estaba en la votación, pero no era elegido en la tercera votación, lo tomaría como una señal de que Dios no lo quería en el puesto y que se retiraría. Fue elegido en la tercera votación con un fuerte apoyo.

Como presbítero ejecutivo de los nueve distritos hispanos al oeste del Mississippi, De León dice que su objetivo principal es representarlos adecuadamente, escuchar y expresar sus preocupaciones al presbiterio ejecutivo y hacer todo lo posible para servirles.

De León ya ha tenido conferencias telefónicas con cada uno de los superintendentes de distritos, presentándose y brindándoles la oportunidad de expresar sus pensamientos y preocupaciones. Por supuesto, con la fuerte ética de fundación de iglesias De León, su esperanza es compartir lo que ha aprendido durante décadas con los líderes de su distrito.

“Siento muy firmemente que Dios nos ha mostrado a [Templo Calvario] una forma de fundar iglesias, una forma que cada pastor y cada iglesia pueden hacer”, dice De León. “Quiero compartir eso con los superintendentes de distritos para que puedan alentar a sus iglesias a abrir otras iglesias. Ya sea que sean PAC (iglesia afiliada a iglesias padres) o iglesias hermanas, lo importante es comenzar iglesias como Dios lo indica, ya que, como hemos descubierto, es la mejor manera de evangelizar a una comunidad”.

De León, que tiene maestrías en educación y divinidad, también es miembro activo de muchas juntas directivas y ha sido anfitrión del Club 700 en español, que se puede ver en toda América Latina, el Caribe, Australia, España y muchas partes de los Estados Unidos. También ha sido un invitado frecuente de la Casa Blanca y Capitol Hill para hablar sobre asuntos que preocupan a la comunidad hispana.

“Me siento muy, muy honrado de haber sido elegido”, dice de León. “Y sobra decir que haré todo lo posible para servir a los constituyentes lo mejor que pueda, como lo indica el Señor, y estoy deseando hacer eso”.



English


Search AG.org-top-Spanish - NEWS Feed Archives

Recursos

Turismo Aventura:
Buen enojo, mal enojo

Artículo # 33TW2000


 

Las Noticias

Regresar al índice de las noticias

Nuevas evidencias halladas en la excavación de el-Araj

Fri, 15 Sep 2017 - 10:33 AM CST

 














Hace veinte años, Amy Turnage caminó por la enlodada zona cercana al lado norte del lago de Galilea, en la esperanza de hallar algunos restos de Betsaida en un sitio conocido como el-Araj. Hoy en día, como directora del Centro de las Asambleas de Dios para Estudios en la Tierra Santa, al parecer, su esperanza ha sido más que plenamente recompensada.

Las excavaciones realizadas durante este verano en la orilla nordeste del mar de Galilea han descubierto lo que podría ser evidencia de la antigua ciudad llamada Betsaida-Julias, hogar de tres de los apóstoles de Jesús: Pedro, Andrés y Felipe (Juan 1:44; 12:21). También fue uno de los lugares donde Jesús desarrolló su ministerio (Marcos 8:22) y se halla cerca del lugar donde el evangelio de Lucas informa que Jesús hizo el milagro de alimentar a cinco mil personas con solo cinco panes y dos peces (Lucas 9:10-17).

Turnage explica que hace tres años, el Centro para Estudios en la Tierra Santa, en asociación con el Instituto Kinneret para la Arqueología de Galilea (Israel) y el Nyack College (Nueva York), ayudó a proporcionar fondos y comenzó el proceso de realizar una exploración inicial en el-Araj.  Esta exploración produjo suficientes datos para hacer que valiera la pena una excavación. Los fondos y la participación en el segundo año produjeron más resultados, pero tenían la esperanza de alcanzar finalmente el Período Romano. Esto se logró hace unas pocas semanas.

«Según los hallazgos y la revisión del jefe de arqueólogos, Dr. Mordechai Aviam, y del Dr. R. Steven Notley, el director académico de la excavación [Nyack College], existe una fuerte posibilidad de que se haya descubierto la población donde vivieron Pedro, Andrés y Felipe, la antigua Betsaida», declara Turnage. «Se trata de un descubrimiento increíblemente apasionante que tiene muchas probabilidades de cambiar la historia».

A causa de su importancia en la tradición cristiana, los expertos han tratado de identificar este sitio. Las fuentes históricas sugieren que se hallaba situado cerca del río Jordán, en el amplio valle situado entre la Galilea y los Altos del Golán. Durante los últimos treinta años, la opinión popular ha identificado a Betsaida con el sitio de et-Tel, donde los arqueólogos hallaron un asentamiento que data de fines del Período Helenístico (siglo 2o cent. AC) y del Período Romano (siglos 1o-2o EC o DC), en el cual se incluyen dos casas privadas. No obstante, no hay restos de los desarrollos grecorromanos sobre los cuales hablan los informes históricos. Ahora se han descubierto evidencias que indican que Betsaida-Julias estaba ubicada en otro sitio, el-Araj, en la reserva natural del valle de Beteiha Valley, a orillas del mar de Galilea.

Flavio Josefo, el historiador del siglo primero, nos dice que en el año 31 de la Era Común, Herodes Filipo, hijo de Herodes el Grande, transformó a la aldea de pescadores llamada Betsaida junto a lago Kinneret (el mar de Galilea) en una polis grecorromana (Ant. 18:28). Como gobernador de esa región, le cambió el nombre a la ciudad, llamándola Julias en honor de Julia Augusta (nacida Livia Drusila), madre del emperador romano Tiberio. Décadas más tarde, Josefo mismo fue el responsable de fortificar las defensas de la ciudad en preparación para la Revuelta Judía contra Roma (66-70 EC). En el año 68 EC fue herido en batalla en las marismas pantanosas cercanas a Julias (Vida 399-403).

Los restos de los Períodos Bizantino (siglos 4o-7o CE) y Romano (siglos 1o-3o CE) indican que el-Araj es el sitio donde estuvo la ciudad de Betsaida-Julias. Bajo el piso bizantino de una estructura descubierta en la primera temporada de excavación se hallaron treinta monedas que datan del siglo 5o EC. Es posible que esas paredes sean los restos de un monasterio edificado alrededor de una iglesia. Junto con las numerosas teselas de vidrio dorado (cubos de piedra o vidrio que se usan para formar los mosaicos) que se hallaron en las dos primeras temporadas, indican la existencia de una iglesia rica e importante. Un testigo bizantino, Willibaldo, obispo de Eichstätt, en Baviera, visitó la Tierra Santa en el año 725 EC y describe su visita a una iglesia de Betsaida que había sido edificada sobre la casa de Pedro y Andrés. Es posible que las excavaciones actuales hayan sacado a la luz los restos de esa iglesia.

Se descubrió cerámica romana que data de los siglos 1o – 3o debajo del nivel bizantino. También se encontraron una moneda de bronce de fines del siglo 2o EC y un bello denario de plata del emperador Nerón que procede del año 65-66 EC y tiene la inscripción “Nerón, César Augusto”. Solo con esto basta para echar abajo las conjeturas según las cuales no hubo presencia humana en el-Araj durante el Período Romano. Además de esto, se descubrió una pared romana a una profundidad de cerca de 693 pies (211,16 metros) por debajo del nivel del mar. Junto a esta pared se encontró una sección importante de un piso de mosaico con un sinuoso adorno blanco y negro aún unido a su yeso original y parecido a otros mosaicos conocidos procedentes de sitios del siglo primero hallados alrededor del lago. Junto con el descubrimiento de ladrillos de arcilla y conductos de ventilación de cerámica (o túbuli), que son típicos de los baños romanos, estos hallazgos son evidencias de una urbanización.

Otra importante contribución hecha en esta temporada es la elevación de los restos. La mayoría de los expertos están de acuerdo hoy, siguiendo a los que excavaron en Magdala, que el nivel del lago estaba a 209 metros por debajo del nivel del mar, por lo que dan por sentado que el sitio de el-Araj estuvo bajo el agua hasta el Período Bizantino.

Las excavaciones en curso han demostrado que el nivel del lago era mucho más bajo de lo que se había pensado antes, y lo más seguro es que el-Araj no se encontrara bajo el agua en el siglo primero EC. Dos geólogos, el Profesor Noam Greenbaum, de la Universidad de Haifa, y el Dr. Nati Bergman, del Laboratorio Limnológico Yigal Alón del Kinneret, estudiaron los estratos del sitio y señalaron que hay estratos de tierra que indican que el sitio estaba cubierto de lodo y arcilla que se llevó el río Jordán a fines del Período Romano, y que corresponden a una interrupción en los restos materiales desde cerca del año 250 EC hasta el 350 EC, pero que en el período bizantino hubo un reasentamiento en este sitio.

El Proyecto de Excavaciones en el-Araj fue hecho realidad por medio del generoso apoyo del Centro para el Estudio del Judaísmo Antiguo y los Orígenes Cristianos del Nyack College, el Centro de las Asambleas de Dios para Estudios de la Tierra Santa y la Yeshiva HaDavar (Hong Kong).

Las excavaciones continuarán el año próximo, 2018, entre el 17 de junio y el 12 de julio, tiempo en el cual se espera descubrir más evidencias a favor del asentamiento durante el Período Romano y la ciudad perdida de los apóstoles de Jesús.

«Yo animo a los que estén interesados en participar en la próxima temporada de excavación del año 2018 a que se comuniquen con nosotros en el Centro para Estudios de la Tierra Santa», dice Turnage. «No obstante, con esta clase de descubrimiento que tenemos a las puertas, espero que el interés sea grande, al mismo tiempo que las oportunidades disponibles sean limitadas».



English

Authors: PE News