Assemblies of God SearchSite GuideStoreContact Us
Evangelización, Adoración, Discipulado y Compasión

Las Noticias 

   Titulares adicionales

Buscar noticias AD
















¡Él está loco!
Eso fue lo que Nancy Forrases, de 72 años de edad, pensó cuando vio a su marido Pete, de 77 años, diagnosticado con cáncer de páncreas, que cruzaba corriendo hacia ella en el estacionamiento del almacén de abarrotes.

«Pensé que seguramente él vendría hasta donde yo estaba y colapsaría», cuenta Nancy, pero no fue así, ya que por alguna razón desconocida para ella o para Pete en ese momento, Dios lo había sanado a él muy temprano aquella mañana.

Los Forrases han asistido a Tullahoma First Assembly of God [Primera Asamblea de Dios en Tullahoma], en el estado de Tennesse, durante los últimos trece años, y antes habían sido miembros de una iglesia de las Asambleas de Dios en Renton, Washington, por muchos años.

Siempre activo y en movimiento, Pete posee una «dinámica» personalidad. Pero a principios de 2017, comenzó a luchar. La fatiga y el dolor se convirtieron en compañeros constantes.

«Él ya no tenía energía en lo absoluto. Aun cuando no hiciera nada, estaba totalmente agotado. Viajábamos regularmente a Washington para ver a nuestros hijos, pero ni siquiera podíamos hacer eso», cuenta Nancy y agrega con una pequeña sonrisa: «Sé que él está realmente enfermo cuando me pregunta si puedo conducir, pues sabe que no me gusta hacerlo».

Cuando tuvo problemas para orinar, Pete finalmente decidió ir al doctor, quien le realizó un examen de próstata. Este examen reveló que las arterias hacia los riñones estaban encogidas u obstruidas. Esto también reveló algo mucho más serio: tres tumores en el páncreas, cuyo tamaño oscilaba entre los 8 y 14 milímetros. Una biopsia confirmó que tenía cáncer de páncreas.

El cáncer de páncreas es un asesino que no tiene favoritismos: la radiación y la quimioterapia son ineficaces y ninguna cantidad de dinero o conocimiento médico actual ofrecen una «cura mágica». Personas con fama y fortuna han sucumbido ante este mal, entre estas el cofundador de Apple, Steve Jobs, el actor Patrick Swayze, el actor Alan Rickman, la estrella de opera Luciano Pavarotti, el músico Henry Mancini, y un sinnúmero más. «Es lo peor que te podría suceder», dice Pete, «cuando te diagnostican con esto, no hay duda de que significa que estás acabado».

Para algunos, la cirugía sería el mejor intento para alargar la vida; pero no para Pete, pues debido también a una afección cardiaca, esta opción no era viable. Los médicos le dijeron que no podría sobrevivir a una operación de entre ocho y diez horas.

Los Forrases se volcaron hacia la oración. Nancy corrió la voz a través de las redes sociales, y ambos contactaron a amigos en Tullahoma, Renton, y a todo lo largo y ancho del país para hacer oración.

«Le dijimos a todos aquellos que conocíamos y a todas las iglesias a las que habíamos asistido: mucha gente estaba orando. En la Asamblea de Dios de Tullahoma, las personas oraron hasta dolerse. . . cuando la gente ora así, el Señor escucha», expresa Pete.

A pesar de las oraciones, la salud de Pete continuó empeorando. «Me sentía tan mal que ya no podía seguir orando. Todo lo que podía decir era: “Te alabo Señor, bendíceme Señor”», reconoce Pete. Aun así, Dios confirmó su presencia. «Todo el tiempo escuchaba canciones cristianas en mi cabeza. Fueron tan claras que pensé que la radio estaba encendida en la habitación contigua, pero no era así. Creo que fue el Señor quien me hizo saber que estaba conmigo».

«A Pete le encanta viajar, pero cuando enfermó, dejó de hacerlo y también dejó de ir a la iglesia con frecuencia», dice Ron Forrester, quien ha sido pastor de Tullahoma First Assembly of God [Primera Asamblea de Dios en Tullahoma] durante 18 años. «Se estaban preparando para el momento de su muerte, familiares y amigos estaban de visita y hacían un inventario de las cosas de su casa».

Pero Dios no estaba listo para el «inventario». Hacia finales de octubre, Pete tuvo que ser trasladado a emergencias médicas con otro problema y donde le fueron tomados unos rayos X.

Posterior a las pruebas, Nancy tuvo que detenerse en la tienda de abarrotes. Dejó a Pete en el coche, sabiendo que estaba demasiado débil para caminar.

«Mientras ella caminaba por el estacionamiento, de repente yo tuve este pensamiento: Dios mío, yo no quiero quedarme sentado aquí», recuerda Pete. «Así que salí del auto y corrí por el estacionamiento para alcanzar a mi esposa, y después anduve por toda la tienda con ella, ¡me sentía como niño con zapatos nuevos!».

Cuando Nancy le preguntó acerca de ese momento, Pete respondió: «¡No puedo creerlo, pero me siento bien!».

Comenzó a recuperar la energía y ese dinamismo en su manera de caminar.

Una semana después, recibieron los resultados de las pruebas clínicas. Los tumores aparentemente habían desaparecido.

En un principio, Nancy estaba dudosa en creer que Pete estuviera sano, porque ella antes había orado por otras personas con cáncer pero no habían sanado en esta tierra. «Me pareció demasiado bueno e increíble», pensó.

A todo esto, siguió un viaje al oncólogo, que incluyó una radiografía mejorada. Las pruebas confirmaron el hallazgo inicial: ¡no había tumores, no había cáncer de páncreas, y las arterias estaban funcionando a la perfección!

Poco después, Pete fue a ver a su doctor. Él había recibido todos los estudios, pruebas y exámenes. «Me miró y dijo: “Pete, no hicimos nada por ti, el Señor te sanó”».

Forrester hizo eco de lo que el doctor había dicho: «Esto es un completo milagro», dijo, «esto debe ser cosa de Dios porque no hay razón médica para qué él esté bien».

Desde aquel momento, Pete ha hablado a toda persona que quiera escuchar, y aun a quienes no, acerca de cómo Dios lo sanó. «El médico que me hizo la prueba en el estómago para diagnosticar el cáncer, casi reconoció que hubo un milagro, pero solo dijo: “A veces suceden cosas como éstas”. Entonces, lo miré y le dije: “Tú sabes que esto no es así”. Solo me miró y sonrió».

Pete dice que su testimonio se ha difundido a través de las redes sociales, y cree que, por lo menos, está poniendo una semilla de fe en la vida de las personas, al establecer que: «¡Nadie puede negar lo que Dios ha hecho en mi vida!».



Lea el artículo en inglés


Search AG.org-top-Spanish - NEWS Feed Archives

Recursos

Turismo Aventura:
Buen enojo, mal enojo

Artículo # 33TW2000


 

Las Noticias

Regresar al índice de las noticias

Harvey deja pocos ilesos

Wed, 30 Aug 2017 - 10:44 AM CST
















«Cualquiera que pueda orar, le damos la bienvenida hoy».

Esa fue la petición de Tim Barker, el superintendente del distrito de Sur Texas, quien vive en Houston y ha sido testigo de la devastación de primera mano.

«El problema aquí en Houston», dice Eleazar ‘J.R’ Rodriguez Jr, el superintendente de distrito hispano de Texas Louisiana, «es que no importa hacia que dirección quiera ir, las calles y carreteras están cerradas, inundadas».

Rodriguez, también un residente de Houston, dice que hasta hoy sabe de cuatro iglesias en su distrito cuyos edificios han sido afectados por la inundación. Su iglesia, Templo Aposento Alto, no ha sido afectado hasta este momento. Sin embargo, las calles hacia la iglesia están inundadas y cerradas por la policía.

«Los vecinos de la iglesia me llamaron y me avisaron que la iglesia solo tenía agua en el parqueo», Rodriguez explica. «Queríamos abrir la iglesia como un refugio, pero no podemos llegar a ella».

El acceso dentro o fuera de la ciudad era imposible. Según Michelle Golovine, un veterano de 17 años del departamento de bombero de Houston y asistente jefe de bomberos sobre las relaciones humanas, las llamadas de auxilio han eclipsado el record anterior.

«Nuestro record anterior para respuestas de incidentes entre un periodo de 24 horas era 1.500», dice Golovine. «De sábado por la noche hasta el domingo por la noche, tuvimos más de 5.000 respuestas. Hasta esta mañana, estábamos a 5,527 – aunque ese número ya no es correcto porque continuamos a responder».

Aun con un quebrantamiento de record de respuestas, Golovine dice que todavía tienen «una gran espera de llamadas al 911 que estamos procesando» y había 185 rescates en el agua en espera por medio del departamento de policía de Houston. Ella dice que el departamento de policía y bomberos tienen una «llamada» emitida para que todos los miembros reporten. El problema para el cuerpo de bomberos es, sin embargo, el mismo para ciudadanos. Algunos miembros están en su casa y no pueden llegar a trabajar o han estado trabajando por días y no tienen manera de llegar a casa.

Oficiales han reportado que Houston no está solo en el sufrimiento. Hasta aquí, 50 condados han sido impactados, con algunas regiones esperando a recibir casi 50 pulgadas de lluvia de lo que se ha convertido en la tormenta tropical Harvey (debido a velocidades de viento reducidas).

Hasta aquí, 15 iglesias y casas de ministros de las Asambleas de Dios han reportado inundaciones en el distrito de sur Texas y se espera que ese número aumente. La oficina del distrito parece estar bajo agua también, pero a este punto, ningún personal de la oficina ha podido llegar a la oficina a chequear el daño causado.

El distrito también está hospedando a más de 150 ministros y sus constituyentes en su Hill Country Camp and Conference Center en Kerrville, incluyendo miembros del Pasadena (Texas) Women’s Teen Challenge Center.

Convoy of Hope ha distribuido ya cinco cargas de provisiones en el sureste de Texas, con más de 20 cargas adicionales siendo preparadas. El equipo de servicio a desastres de Convoy está operando desde un sitio en Victoria, Texas, que se está configurando como un punto de distribución. También están distribuyendo productos a familias en Aransas Pass y Ingleside. Se moverán hacia el este hacia Houston según la seguridad permite. Barker cree que la primera ayuda externa que se le permitirá a Houston es el jueves, dependiendo de los niveles de inundación.

El chef John Stout, director de Mercy Chefs de Dallas y un misionero de las Asambleas de Dios con Misiones E.U.A. y Church Planters and Developers, está en camino hacia la región afectada, volviendo de un esfuerzo voluntario en Baltimore.

Sin embargo, según la página de Facebook de Stout, Mercy Chefs ya están en Rockport, Texas, con planes de mover bienes a Houston tan pronto se les permita. Mercy Chefs se especializan en proveer comida caliente a primeros intervinientes, muchos que están trabajando varios turnos con poco durmiendo poco o nada.

En una reunión en línea con otros oficiales del cuerpo de bomberos, Golovine dice que le informaron es que el área de Houston puede esperar tanto como un pie o más de lluvia adicional en las próximas 24 a 36 horas. Con los ríos ya salidos de sus riberas, y los embalses que tienen que ser abiertos, el peligro para la región está lejos determinar.

«Estamos en modo de rescate activo», dice Golovine. «Nuestro objetivo es completar todos los rescates críticos pendientes antes del atardecer, pero estamos pidiendo a la gente que no llame al 911 a menos que sea una situación que amenace la vida».??Pero Rodríguez ve a Dios trabajar en medio del desastre. «Con todos los temas recientes, las divisiones, el racismo, las etnicidades…, esta inundación que ha golpeado a Houston - la última cosa en la mente de la gente es de qué color eres. Negro, blanco, hispano, asiático - se están ayudando mutuamente. Las ‘líneas’ que estaban tratando de ser divisiones han sido literalmente eliminadas».

Desde un punto de vista profesional, Golovine se hace eco de lo que Rodríguez ha visto. «No podemos alcanzar a todos (el cuerpo de bomberos ya ha tenido dos estaciones y 12 vehículos de emergencia inundados dañados). Serán vecinos ayudando a los vecinos dentro de sus propias áreas - visitándolos, asegurándose de que no tienen ninguna necesidad, porque ahora mismo, no hay acceso dentro o fuera de muchas de esas áreas».

Aunque no hay manera de ayudar físicamente a aquellos en Houston en este momento, Barker dice que la necesidad financiera en toda la región será significativa. Además de instar a la gente a considerar ayudar económicamente a los ministerios de compasión (como Convoy of Hope o Mercy Chefs), Barker dice que el distrito ha creado una oportunidad de dar en línea en su sitio web para que los pastores también puedan ser ayudados personalmente.

«Tres de nuestras iglesias están abiertas como lugares seguros para los evacuados», dice Barker. «Estoy muy agradecido de que estén abriendo sus puertas y ayudando. Y hasta ahora, no ha habido informes de muertes entre nuestros ministros o constituyentes. Sin embargo, hay hogares y vehículos que son pérdidas totales».??Mientras que Texas y el suroeste de Louisiana aún están en días de lluvia, según reportes, Harvey regresa al Golfo y regresa con más lluvia, los residentes de las costas de las Carolinas se están preparando para que la tormenta tropical Irma traiga inundaciones a sus condados costeros.

. . . lo que hace que la petición de Barker valga la pena repetir: «Cualquiera que pueda orar, le damos la bienvenida ahora».??

Dos enlaces han sido establecidos por la oficina nacional de las Asambleas de Dios: haga clic aquí para dar AG Relief (beneficia Convoy of Hope y otros esfuerzos de ayuda) o haga clic aquí para dar a AG Church Relief (para iglesias afectadas por el desastre).



Lea este artículo en inglés/Read this article in English

Authors: Dan Van Veen