Assemblies of God SearchSite GuideStoreContact Us
Evangelización, Adoración, Discipulado y Compasión

Las Noticias 

   Titulares adicionales

Buscar noticias AD
















Tres funcionarios de las Asambleas de Dios, la mitad del equipo de liderazgo ejecutivo de la Fraternidad, están trabajando en nuevas posiciones después de un servicio de consagración el martes por la mañana en Springfield, Missouri.

Doug E. Clay, de 54 años, es el nuevo superintendente general. Rick W. DuBose, de 60 años, asume el cargo de tesorero general. Malcolm P. Burleigh, de 66 años, es ahora director ejecutivo de Misiones E.U.A. El trío recibió cargos formales en las ceremonias de instalación.

Clay, un predicador pentecostal de tercera generación, se convierte en el 13º superintendente general en los 103 años de historia de las Asambleas de Dios de los Estados Unidos. George O. Wood se jubila a los 76 años después de una década en la posición, el cuarto puesto más largo para un superintendente general. Solo Thomas F. Zimmerman (1959-85), Ernest S. Williams (1929-49) y Thomas E. Trask (1993-2007) sirvieron más tiempo.

Wood leyó una declaración de encargo a Clay, cuya esposa, Gail, se unió a él en la plataforma.

“Has sido elegido para servir en un momento de gran oportunidad y promesa, pero también es un momento de gran necesidad y desafío,” dijo Wood. “Que utilices los dones y talentos que Dios te ha otorgado para liderar esta Fraternidad en un espíritu de unidad y compasión.”

Trask, de 81 años, oro por Clay para que fuera bendecido con fe divina, un espíritu de descernimiento, un tierno corazón, y valor para ser fuerte en sus convicciones. Trask también exhorto a Clay a mantener los dones del Espíritu Santo operativos en las Asambleas de Dios. Después de la oración de Trask, un congregante hablo una palabra en lenguas y otro interpreto el mensaje, la cual confirmo la provisión de Dios para Clay como superintendente general.

“Entiendo la necesidad de administrar este Movimiento sagrado y esta tarea sagrada,” Clay dijo en breves palabras después de la oración de dedicación. El revelo que ha estado orando diariamente por la sabiduría, discernimiento, y unción de Dios desde su elección en agosto.

Notando que el 500o aniversario de la reformación protestante ocurre este mes, Clay dijo que pensó en como si viera que una reformación pentecostal. Si el pudiera clavar una tesis en las puertas de las iglesias de las Asambleas de Dios, Clay dice que los valores incluirían:

♣    El Espiritu Santo es una persona, no es un algo.
♣    La Biblia es verdad absoluta, no solo un libro con refranes concisos.
♣    El carácter importa, al pesar de los títulos.
♣    Evite perder el rumbo y continúe enfocándose en los ministerios
      de evangelismo, plantación de iglesias, y compasión.

“Somos llamados a ministrar a un mundo quebrado,” Clay dice. “Esta fractura es un resultado de estar alejados de Dios. Solo Jesús puede sanar la fractura.”

Gospel Publishing House acaba de lanzar la biografía de Clay Pasos ordenados: Una vida preparada para dirigir. En el libro, Clay indica que la alfabetización bíblica, incluyendo el entendimiento escritural de la sexualidad humana, será entre sus prioridades.

Clay, un graduado de Central Bible College, había sido tesorero general desde 2008, cuando reemplazo a James K. Bridges. Clay anteriormente sirvió como superintendente del Ohio Ministry Network (2004-08), pastor principal de Calvary Church en Maumee, Ohio (1997-2004), director nacional de jóvenes (1995-97), y director de jóvenes de Ohio (1989-95). Doug y Gail Deardorff Clay han estado casados desde 1985. Tienen dos hijas, Ashley B. Grant y Kaylee Frogley, más cinco nietos.

El padre de Clay, Art, falleció de un ataque al corazón cuando Doug tenía solamente 9 años de edad. Su madre, Audrey, ahora de 87 años, lo crio como una madre soltera mientras servía en el personal de Bethany Assembly of God en Adrian, Michigan.

Otros líderes instalados

Los cambios de liderazgo en el pasado reciente típicamente ocurrieron durante un servicio de la capilla en la oficina nacional de las Asambleas de Dios. Este servicio de consagración, abierto al público y con adherentes más amplia invitada, se llevó a cabo en Central Assembly of God, adyacente a la oficina nacional de la AD.

La reunión de 45 minutos parecía algo así como una reunión familiar, con familiares, amigos y compañeros de trabajo de los funcionarios que asistieron. La mayoría de los presbíteros ejecutivos y un puñado de funcionarios del distrito de todo el país también resultaron, llevando a la audiencia a alrededor de 1,500 personas.

El asistente superintendente general, L. Alton Garrison, leyó el cargo para DuBose y Burleigh. Rita Stratton DuBose y Maria Burleigh se unieron a sus esposos en el escenario.

“A medida que comienza un nuevo capítulo, experimente la plenitud de la bendición de Dios en lo que Dios quiere lograr a través de usted, ya que está dispuesto a someterse a Él y ser un siervo,” dijo Garrison.

DuBose llego como tesorero general – reemplazando a Clay – en la oficina nacional después de una década somo superintendente del North Texas District.

Burleigh reemplaza el jubilado Zollie L. Smith Jr., quien mantuvo su posición en U.S. Mission por 10 años. Desde 2009, Burleigh había sido el director principal de Intercultural Ministries, uno de los siete departamentos de U.S. Missions.



English


Search AG.org-top-Spanish - NEWS Feed Archives

Recursos

Turismo Aventura:
Buen enojo, mal enojo

Artículo # 33TW2000


 

Las Noticias

Regresar al índice de las noticias

Levantándose desde las cenizas

Mon, 01 May 2017 - 12:39 PM CST
















Robert, padre de Brianna DiCristo, había llegado a su límite cuando llevó a su hija de 18 años de edad desde su hogar en Florida a Beauty for Ashes Women and Children’s Home, la misión de U.S. Teen Challenge en Fredericksburg, Virginia. Brianna había colmado la paciencia de su padre, cuando casi murió de una sobredosis de heroína, frente a su hijo James, de dos años de edad.

No mucho después de que sus padres se divorciaron, cuando Brianna tenía 12 años de edad, descubrió que su madre era adicta a las drogas. Unidas por las drogas, se convirtieron en grandes amigas, y ella comenzó a usar opio y después heroína. Suspendida de la escuela superior, Brianna quedó embarazada a los 15 años. Aunque su padre quería que la joven viviera con él, ella rehusó. Por ese tiempo, su madre, de 39 años de edad estaba agonizando.

Después de que su madre falleció, Brianna dice que no tuvo opción sino vivir con su padre. Pero no pasó mucho tiempo antes de que se terminara toda relación entre ellos.

«Dos veces choqué en mi auto, y comencé a usar heroína con una de mis tías», recuerda ella. «Estaba destruyendo mi familia entera con una cosa mala tras otra».

Unas pocas semanas antes de la Navidad en 2015, Brianna cuenta que tomó una sobredosis a medianoche, cayendo inconsciente y sin respiración. Robert y el hermano de Brianna la mantuvieron viva hasta que llegó una ambulancia. Una semana más tarde, ella ingresó al programa de Teen Challenge, en Beauty for Ashes.

«La historia de Brianna es lo que toca el corazón de Dios», dice Cindy L. Zello, directora ejecutiva del programa y co-fundadora junto con su esposo, Michael T. Zello, de Teen Challenge, en Virginia. En 1996, cerca del tiempo en que nació Brianna, Dios puso en el corazón de Zello abrir un hogar para mujeres y sus niños. Aun cuando por aquel tiempo no había mucha necesidad, y Zello estaba criando a sus propios hijos, su visión fue más clara aun cuando el abuso del opio se fue a las nubes. Esto dejó en evidencia la necesidad de que el currículo de Teen Challenge incluyera contenido para preparar a las madres para hacer frente a la vida.

No fue sino hasta el 2013 que el Espíritu Santo dirigió a Zello, ahora de 51 años de edad, a buscar una propiedad. Ella se asombró cuando encontró una propiedad que un hombre había comprado en 1996 porque deseaba abrir un hogar para madres solteras. Aun cuando él no vivió para ver su sueño cumplido, Beauty for Ashes compró la propiedad; los edificios existentes fueron renovados por completo, con la ayuda de iglesias, dueños de negocios, y voluntarios de la vecindad, y dedicaron su hogar de siete mil pies cuadrados en octubre de 2015, poco antes de la llegada de Brianna y su pequeño James.

La transición fue todo un desafío,

«Todo fue Dios, Dios, Dios», dice Brianna, de 19 años de edad. «Pensé: estos están todos locos. Me sentía completamente abrumada».

Zello pidió a Brianna que probara durante dos semanas. Ella estuvo de acuerdo, y precisamente cuando comenzaba a ajustarse, descubrió que estaba encinta, otra vez.

Brianna llamó a su padre y le suplicó que le permitiera volver a casa. Convencido de que la vida de ella estaba en juego, él se negó.

Más de tres décadas con Teen Challenge le habían enseñado a Zello cómo pelear las batallas espirituales que surgen en el programa de transformación, de modo que intercedió a favor de Brianna. En enero, Brianna comenzó a asistir a la iglesia y a participar del grupo de estudio bíblico. Una vez que comenzó a aprender respecto de Jesús, Brianna quiso aprender más. Muy pronto rindió su vida a Cristo, y lo aceptó como su Salvador y Señor.

Brianna dice que todavía se sentía asustada con el desafío de criar a dos niños. Pero Dios le dio fuerzas. A través de Beauty for Ashes, Brianna se ha ocupado en aprender cómo ser una madre para James, que hoy tiene tres años, y para Mercy, su hermanita de dos meses de edad.

Ambos niños asisten a la guardería de Beauty for Ashes, que es supervisada por Jessica, la hija de Zello. Como miembro de la cuarta generación del personal de Teen Challenge, Jessica trabaja para el éxito de las madres y sus hijos, incorporando valores que se extiendan al tiempo de cohesión de la familia. Brianna dice que en el comienzo ella aborrecía ese momento del día, porque no sabía qué hacer.

«Ahora no puedo esperar para llevarlos a la guardería y converso con ellos», dice Brianna.

El programa de Teen Challenge también ha promovido dinámica una familiar positiva con Robert, su padre. Brianna describe con alegría la manera en que su padre y otros miembros de su familia viajan desde Florida cada mes, para estar unas pocas horas con ella y sus niños. Además, su tía se ha unido recientemente al programa de Teen Challenge en las afueras de Nueva York.

Brianna terminó rápidamente el programa regular y ha iniciado su fase de reingreso por seis meses, asistiendo a clases para convertirse en auxiliar médico.

«Dios abrió cada puerta», dice ella. La escuela profesional incluso le proveyó una beca, de modo que ella no necesita préstamos estudiantiles. Provista de las habilidades para la vida y del sistema de apoyo, ella necesita también, una vibrante relación con el Señor. Brianna enfrenta el futuro sabiendo que está en el rumbo correcto.


Foto: Brianna DiCristo (izquierda) y Cindy Zello (derecha) se divierten con los dos hijos de Brianna.




Lea este artículo en inglés/Read this article in English