Assemblies of God SearchSite GuideStoreContact Us
Evangelización, Adoración, Discipulado y Compasión

Las Noticias 

   Titulares adicionales

Buscar noticias AD

¿Es usted una persona optimista o pesimista? Fácilmente adoptamos una actitud de cinismo cuando pensamos en ciertos aspectos del ministerio. Cuando se trata de la afiliación denominacional, con frecuencia la conversación termina en críticas. Exageramos lo negativo, e pasamos por alto los beneficios.

Tenemos un Dios de esperanza. Si queremos experimentar una manifestación fresca de Dios en las iglesias a través de nuestro país, es necesario que veamos el futuro con optimismo. Y si consideramos seriamente participar unidos en el cumplimiento de la Gran Comisión, debemos conectarnos con algo que esté fuera de nuestra esfera local.

Hay un valor perfectamente claro en ser parte de una fuerte unión denominacional. Antes que poner nuestro enfoque en lo que pudiera no gustarnos, decidamos ver lo positivo. Hay cuatro beneficios que pueden ser de provecho a cualquiera que pertenece a una denominación, y que anhela ser un líder de mayor influencia.

1. Afinidad relacional. Las denominaciones son familias, para bien o para mal. Y del mismo modo como sucede en las familias, tenemos nuestras diferencias, y aun podemos diferir en opinión. Pero una familia con una historia, tiene conexiones firmes. Los beneficios de las relaciones que establecemos y que mantenemos superan con creces los momentos de fricción.

En los años pasados, los límites geográficos definían las relaciones. Usted solamente conocía e interactuaba con iglesias y pastores cercanos a usted. Esta es una nueva era de conectividad.  Con los medios de comunicación y los mensajes instantáneos, es posible permanecer conectado con otros ministros alrededor del mundo. Las denominaciones proveen un sistema de conexión en el cual crecer.

2. Protección legal. Vivimos en un mundo de incertidumbre. Cada decisión de la Corte Suprema parece despertar frescas preocupaciones respecto de los aspectos legales del ministerio. Nadie sabe con seguridad lo que nos depara el futuro. ¿Tendrán que encarar persecución los pastores que se nieguen a celebrar ceremonias de matrimonio de personas del mismo sexo? ¿Habrá cambios en la exención de  impuestos para las iglesias?

Una denominación provee respaldo legal seguro. Cuando se levantan interrogantes respecto a la responsabilidad de la iglesia, su fraternidad provee respuestas detalladas a las reglas legales. Esto incluye información práctica respecto a los impuestos, reglamentos y aun procedimientos para entrevistar y sondear a los voluntarios. Una fraternidad cooperativa puede actuar como un pendón de protección, bajo el cual un ministro tiene libertad de actuar sin que lo agobie el temor de las repercusiones legales.

3. Recursos ministeriales. Pertenecer a una denominación significa que usted tiene acceso a una amplia y creciente gama de recursos. Usted tiene a su disposición recursos de calidad en línea, currículum impreso, conferencias y eventos de mesa redonda para adiestramiento y equipamiento. Efectivamente, la misma revista que tiene en su mano es un recurso diseñado para ayudarlo a estar preparado para enfrentar los desafíos de cada día. Y, por el hecho de ser estos recursos tan diversos, usted puede usarlos como un menú, escogiendo y usando lo que necesita y que se adapta a sus circunstancias específicas y únicas.

Cada vez que encare un problema, usted puede estar seguro de que alguien, en alguna parte, está trabajando en una solución.  El tamaño de la denominación,  y la consagración de sus líderes, significa que las respuestas están en camino. Si usted siente esa necesidad en su interior o la percibe a su alrededor, siempre tendrá ayuda a la mano.

4. Mentalidad de equipo. Cuando Dios lo llamó a usted al ministerio, Él no lo llamó para que fuera solo. Cuando Jesús comisionó a sus discípulos, siempre los envió en grupos. En el libro de los Hechos, los misioneros fueron como equipos. Ellos ya sabían lo que todos hemos llegado a aprender: somos mejores cuando estamos unidos.

¿A quien está unido en el ministerio? Una denominación es un equipo—un grupo de personas en el cual todos trabajan hacia una meta común para cumplir la Gran Comisión. Lo que podemos hacer juntos como un equipo es inmensurable comparado con nuestro esfuerzo individual. Una actitud positiva siempre conduce a una mentalidad de equipo ganador.

Las denominaciones representan los esfuerzos de hombres y mujeres que se sacrificaron por algo que era mayor que ellos mismos. Estaban en una misión divina, para construir algo fuerte y duradero. Y nunca lo hicieron solos. Con frecuencia se unieron, poniendo de lado diferencias y egocentrismo, para trabajar en lo que Dios los llamó a hacer.

¿Por qué debiera usted unirse? Cuando contemplo el panorama de las iglesias y las denominaciones de la actualidad, veo que se fortalecen con cada generación. Hay mucho más delante de nosotros que mantiene viva nuestra esperanza que lo que hay detrás de nosotros y de lo cual estamos agradecidos.

Una multitud de otros beneficios están disponibles cuando usted pertenece a una denominación. Pero de cualquier modo que lo mire, tendrá oportunidad para ser optimista. Nuestra historia es hermosa, nuestra proyección es maravillosa y nuestras iglesias están creciendo. Ponderemos lo positivo y unamos nuestras fuerzas para ver cómo Dios se mueve de una manera poderosa en nuestro mundo.

Este artículo apareció por primera vez en línea en influencemagazine.com. Usado con permiso.



Lea este artículo en inglés/Read this in English


Search AG.org-top-Spanish - NEWS Feed Archives

Recursos

Turismo Aventura:
Buen enojo, mal enojo

Artículo # 33TW2000


 

Las Noticias

Regresar al índice de las noticias

Levantándose desde las cenizas

Mon, 01 May 2017 - 12:39 PM CST
















Robert, padre de Brianna DiCristo, había llegado a su límite cuando llevó a su hija de 18 años de edad desde su hogar en Florida a Beauty for Ashes Women and Children’s Home, la misión de U.S. Teen Challenge en Fredericksburg, Virginia. Brianna había colmado la paciencia de su padre, cuando casi murió de una sobredosis de heroína, frente a su hijo James, de dos años de edad.

No mucho después de que sus padres se divorciaron, cuando Brianna tenía 12 años de edad, descubrió que su madre era adicta a las drogas. Unidas por las drogas, se convirtieron en grandes amigas, y ella comenzó a usar opio y después heroína. Suspendida de la escuela superior, Brianna quedó embarazada a los 15 años. Aunque su padre quería que la joven viviera con él, ella rehusó. Por ese tiempo, su madre, de 39 años de edad estaba agonizando.

Después de que su madre falleció, Brianna dice que no tuvo opción sino vivir con su padre. Pero no pasó mucho tiempo antes de que se terminara toda relación entre ellos.

«Dos veces choqué en mi auto, y comencé a usar heroína con una de mis tías», recuerda ella. «Estaba destruyendo mi familia entera con una cosa mala tras otra».

Unas pocas semanas antes de la Navidad en 2015, Brianna cuenta que tomó una sobredosis a medianoche, cayendo inconsciente y sin respiración. Robert y el hermano de Brianna la mantuvieron viva hasta que llegó una ambulancia. Una semana más tarde, ella ingresó al programa de Teen Challenge, en Beauty for Ashes.

«La historia de Brianna es lo que toca el corazón de Dios», dice Cindy L. Zello, directora ejecutiva del programa y co-fundadora junto con su esposo, Michael T. Zello, de Teen Challenge, en Virginia. En 1996, cerca del tiempo en que nació Brianna, Dios puso en el corazón de Zello abrir un hogar para mujeres y sus niños. Aun cuando por aquel tiempo no había mucha necesidad, y Zello estaba criando a sus propios hijos, su visión fue más clara aun cuando el abuso del opio se fue a las nubes. Esto dejó en evidencia la necesidad de que el currículo de Teen Challenge incluyera contenido para preparar a las madres para hacer frente a la vida.

No fue sino hasta el 2013 que el Espíritu Santo dirigió a Zello, ahora de 51 años de edad, a buscar una propiedad. Ella se asombró cuando encontró una propiedad que un hombre había comprado en 1996 porque deseaba abrir un hogar para madres solteras. Aun cuando él no vivió para ver su sueño cumplido, Beauty for Ashes compró la propiedad; los edificios existentes fueron renovados por completo, con la ayuda de iglesias, dueños de negocios, y voluntarios de la vecindad, y dedicaron su hogar de siete mil pies cuadrados en octubre de 2015, poco antes de la llegada de Brianna y su pequeño James.

La transición fue todo un desafío,

«Todo fue Dios, Dios, Dios», dice Brianna, de 19 años de edad. «Pensé: estos están todos locos. Me sentía completamente abrumada».

Zello pidió a Brianna que probara durante dos semanas. Ella estuvo de acuerdo, y precisamente cuando comenzaba a ajustarse, descubrió que estaba encinta, otra vez.

Brianna llamó a su padre y le suplicó que le permitiera volver a casa. Convencido de que la vida de ella estaba en juego, él se negó.

Más de tres décadas con Teen Challenge le habían enseñado a Zello cómo pelear las batallas espirituales que surgen en el programa de transformación, de modo que intercedió a favor de Brianna. En enero, Brianna comenzó a asistir a la iglesia y a participar del grupo de estudio bíblico. Una vez que comenzó a aprender respecto de Jesús, Brianna quiso aprender más. Muy pronto rindió su vida a Cristo, y lo aceptó como su Salvador y Señor.

Brianna dice que todavía se sentía asustada con el desafío de criar a dos niños. Pero Dios le dio fuerzas. A través de Beauty for Ashes, Brianna se ha ocupado en aprender cómo ser una madre para James, que hoy tiene tres años, y para Mercy, su hermanita de dos meses de edad.

Ambos niños asisten a la guardería de Beauty for Ashes, que es supervisada por Jessica, la hija de Zello. Como miembro de la cuarta generación del personal de Teen Challenge, Jessica trabaja para el éxito de las madres y sus hijos, incorporando valores que se extiendan al tiempo de cohesión de la familia. Brianna dice que en el comienzo ella aborrecía ese momento del día, porque no sabía qué hacer.

«Ahora no puedo esperar para llevarlos a la guardería y converso con ellos», dice Brianna.

El programa de Teen Challenge también ha promovido dinámica una familiar positiva con Robert, su padre. Brianna describe con alegría la manera en que su padre y otros miembros de su familia viajan desde Florida cada mes, para estar unas pocas horas con ella y sus niños. Además, su tía se ha unido recientemente al programa de Teen Challenge en las afueras de Nueva York.

Brianna terminó rápidamente el programa regular y ha iniciado su fase de reingreso por seis meses, asistiendo a clases para convertirse en auxiliar médico.

«Dios abrió cada puerta», dice ella. La escuela profesional incluso le proveyó una beca, de modo que ella no necesita préstamos estudiantiles. Provista de las habilidades para la vida y del sistema de apoyo, ella necesita también, una vibrante relación con el Señor. Brianna enfrenta el futuro sabiendo que está en el rumbo correcto.


Foto: Brianna DiCristo (izquierda) y Cindy Zello (derecha) se divierten con los dos hijos de Brianna.




Lea este artículo en inglés/Read this article in English