Assemblies of God SearchSite GuideStoreContact Us
Evangelización, Adoración, Discipulado y Compasión

Las Noticias 

   Titulares adicionales

Buscar noticias AD

Algo sucedió en 1982 que despertó una visión en mí. Aunque ya antes lo había detectado en mis años de ministerio en Templo Calvario, ahora era una idea siempre presente: nuestra congregación debía ser «una iglesia madre», debía dar a luz otras iglesias. Esto sucedió mucho antes de que siquiera pensáramos en las iglesias afiliadas a una iglesia madre (PAC, por su sigla en inglés). Era parte de lo que reconozco como el ADN de nuestra iglesia —llámese llamado especial, visión, o unción— pero allí estaba.


Una dama de nuestra iglesia, dio su corazón al Señor, fue llena del Espíritu Santo, y desapareció. ¿Desapareció? Sí, desapareció de nuestra iglesia por un par de años. «¿Qué sucedió?» Pregunté a sus amigos, pero nadie pudo decirme dónde había ido. Supimos que había regresado a México, su país de origen. Dos años después recibí una carta de Josefina; me informaba que había dejado nuestra iglesia para regresar a su país a comenzar una iglesia en Jalisco. La congregación había crecido con tanta rapidez, que había tenido que alquilar una casa para celebrar las reuniones. 


También en ese tiempo, dos hermanos comenzaron a asistir a nuestra iglesia y sucedió lo mismo. Después de que fueron salvos y llenos del Espíritu Santo, se inscribieron en un programa de preparación bíblica que comenzamos en nuestra iglesia. Cuando terminaron los cursos, vinieron donde mí y me anunciaron que querían regresar a México a fundar iglesias. Los líderes reconocimos el llamado de Dios, y los presentamos a la congregación, les impusimos las manos, y los enviamos como Pablo y Bernabé. Constantemente pensaba cómo Dios los habría usado en esta misión. Eran nuevos creyentes, tenían muy poca preparación bíblica, y en ese momento realmente no tenían respaldo financiero de la iglesia. Después de un tiempo supimos que habían establecido varias iglesias y que necesitábamos enviar a nuestro director de misiones para que reconociera las iglesias y las transfiriera a las Asambleas de Dios de México. ¡En ese momento, ya habían fundado dieciocho iglesias!  


Le pregunté a Josefina: «¿Qué la impulsó a volver a su país a comenzar una iglesia?» A los hermanos Sánchez les hice la misma pregunta. Ellos respondieron: «Usted siempre habla de la necesidad de fundar iglesias y en nuestro corazón comenzó a nacer una visión de hacer precisamente. En Templo Calvario hay un espíritu de fundar nuevas iglesias que se puede ver en todo lo que se hace. Cuando salí de nuestra iglesia, ya estábamos “embarazados” con la iglesia hija que queríamos fundar».


Me di cuenta que ese es «el espíritu de fundar nuevas iglesias» en nuestra congregación. Tal vez parezca un poco presumido que diga esto, pero creo que todavía está ahí. Solo este año tenemos otras tres iglesias PAC que comenzaremos. Hasta la fecha, tenemos un registro de noventa y tres iglesias que hemos fundado en América Latina y en los Estados Unidos. Sabemos que muchas de nuestras iglesias hija han fundado sus propias iglesias, y esas iglesias también han fundado iglesias: ¡nietas y biznietas! La visión de fundar iglesias está en los genes de la iglesia madre y de las iglesias hija. Yo creo que ese ADN está en toda iglesia, pero como pastores y congregación no lo hemos reconocido. 


Usted tal vez pregunta, ¿cuál es el secreto? En realidad no lo hay. Hemos descubierto que la clave para el establecimiento exitoso de nuevas iglesias está en encontrar a las personas idóneas —en nuestra iglesia son aquellos que han captado la visión y que están listos para comenzar su propia iglesia. Es como si Dios, desde arriba, estuviera impulsando la obra y la iglesia desde abajo estuviera empujando. Reconocemos lo que Dios está haciendo, unimos nuestro esfuerzo, y dejamos que la obra siga su curso. 


Obviamente, insistimos en que las personas deben recibir preparación sea en nuestro programa de entrenamiento en la iglesia, en el Instituto Bíblico Latinoamericano, o en una de nuestras universidades acreditadas. Es una bendición que tengamos tantas instituciones que imparten las herramientas que los obreros necesitan para cumplir la obra de pastorear una iglesia hacia el futuro. 


El siguiente paso que damos es insistir en que los obreros deben desarrollar experiencia en dirigir una congregación. Les pedimos que comiencen una «célula» (Life Group) por la siguiente razón: primero, experimentarán lo que es ganar almas para Dios y retenerlas para formar la base de la iglesia. Este es un requisito ineludible. Yo les digo: «Si no pueden ganar almas y conservarlas, entonces no hay llamado». El siguiente paso es «multiplicar» la célula, de uno o dos a más. ¿Por qué insistimos en este paso? Porque aumentarán el número de personas que asistan a la nueva iglesia y prepare a otros líderes que ayudarán a dirigirla. Por último, este sistema de fundación de iglesias no requiere de fondos. Los grupos se reúnen en hogares, la iglesia crece bajo el techo de una familia (como sucedió con la Iglesia en el libro de los Hechos), y continúan asistiendo a la iglesia madre para recibir inspiración. Este es uno de los métodos que hemos usado a través de los años y nos ha dado buen resultado. 


Quiero animar a todo pastor a que considere incursionar en la fundación de iglesias. Creo que la idea de la iglesia PAC es uno de los mejores métodos que ha surgido en la historia reciente de las Asambleas de Dios. Además de bíblico, también es práctico. ¡Qué mejor manera de que la iglesia crezca que dando a luz iglesias hija! Estoy seguro de que todo pastor puede encontrar hombres y mujeres que ocupan los asientos de su iglesia y que tienen un llamado a fundar una iglesia, pero posiblemente no han escuchado que hay una oportunidad de hacerlo. 


Un gran obstáculo son los recursos financieros. Una de las primeras preguntas que normalmente se escucha es: «¿Cuánto cuesta?» He presentado una idea de cómo nosotros lo hacemos sin gastar mucho dinero; en realidad, casi sin gasto alguno. Le digo a los fundadores que al empezar no piensen en alquilar un lugar, ni en comprar un equipo de sonido ni sillas, eso vendrá después. Debemos comenzar con el establecimiento de la iglesia espiritual, antes que de la iglesia física.

Que el Señor nos bendiga mientras nos ocupamos de expandir el Reino a través de la fundación de iglesias afiliadas a una iglesia madre, o iglesias PAC.



Extraído con permiso de Iglesias multiplicadoras.


Search AG.org-top-Spanish - NEWS Feed Archives

Recursos

Turismo Aventura:
Buen enojo, mal enojo

Artículo # 33TW2000


 

Las Noticias

Regresar al índice de las noticias

Levantándose desde las cenizas

Mon, 01 May 2017 - 12:39 PM CST
















Robert, padre de Brianna DiCristo, había llegado a su límite cuando llevó a su hija de 18 años de edad desde su hogar en Florida a Beauty for Ashes Women and Children’s Home, la misión de U.S. Teen Challenge en Fredericksburg, Virginia. Brianna había colmado la paciencia de su padre, cuando casi murió de una sobredosis de heroína, frente a su hijo James, de dos años de edad.

No mucho después de que sus padres se divorciaron, cuando Brianna tenía 12 años de edad, descubrió que su madre era adicta a las drogas. Unidas por las drogas, se convirtieron en grandes amigas, y ella comenzó a usar opio y después heroína. Suspendida de la escuela superior, Brianna quedó embarazada a los 15 años. Aunque su padre quería que la joven viviera con él, ella rehusó. Por ese tiempo, su madre, de 39 años de edad estaba agonizando.

Después de que su madre falleció, Brianna dice que no tuvo opción sino vivir con su padre. Pero no pasó mucho tiempo antes de que se terminara toda relación entre ellos.

«Dos veces choqué en mi auto, y comencé a usar heroína con una de mis tías», recuerda ella. «Estaba destruyendo mi familia entera con una cosa mala tras otra».

Unas pocas semanas antes de la Navidad en 2015, Brianna cuenta que tomó una sobredosis a medianoche, cayendo inconsciente y sin respiración. Robert y el hermano de Brianna la mantuvieron viva hasta que llegó una ambulancia. Una semana más tarde, ella ingresó al programa de Teen Challenge, en Beauty for Ashes.

«La historia de Brianna es lo que toca el corazón de Dios», dice Cindy L. Zello, directora ejecutiva del programa y co-fundadora junto con su esposo, Michael T. Zello, de Teen Challenge, en Virginia. En 1996, cerca del tiempo en que nació Brianna, Dios puso en el corazón de Zello abrir un hogar para mujeres y sus niños. Aun cuando por aquel tiempo no había mucha necesidad, y Zello estaba criando a sus propios hijos, su visión fue más clara aun cuando el abuso del opio se fue a las nubes. Esto dejó en evidencia la necesidad de que el currículo de Teen Challenge incluyera contenido para preparar a las madres para hacer frente a la vida.

No fue sino hasta el 2013 que el Espíritu Santo dirigió a Zello, ahora de 51 años de edad, a buscar una propiedad. Ella se asombró cuando encontró una propiedad que un hombre había comprado en 1996 porque deseaba abrir un hogar para madres solteras. Aun cuando él no vivió para ver su sueño cumplido, Beauty for Ashes compró la propiedad; los edificios existentes fueron renovados por completo, con la ayuda de iglesias, dueños de negocios, y voluntarios de la vecindad, y dedicaron su hogar de siete mil pies cuadrados en octubre de 2015, poco antes de la llegada de Brianna y su pequeño James.

La transición fue todo un desafío,

«Todo fue Dios, Dios, Dios», dice Brianna, de 19 años de edad. «Pensé: estos están todos locos. Me sentía completamente abrumada».

Zello pidió a Brianna que probara durante dos semanas. Ella estuvo de acuerdo, y precisamente cuando comenzaba a ajustarse, descubrió que estaba encinta, otra vez.

Brianna llamó a su padre y le suplicó que le permitiera volver a casa. Convencido de que la vida de ella estaba en juego, él se negó.

Más de tres décadas con Teen Challenge le habían enseñado a Zello cómo pelear las batallas espirituales que surgen en el programa de transformación, de modo que intercedió a favor de Brianna. En enero, Brianna comenzó a asistir a la iglesia y a participar del grupo de estudio bíblico. Una vez que comenzó a aprender respecto de Jesús, Brianna quiso aprender más. Muy pronto rindió su vida a Cristo, y lo aceptó como su Salvador y Señor.

Brianna dice que todavía se sentía asustada con el desafío de criar a dos niños. Pero Dios le dio fuerzas. A través de Beauty for Ashes, Brianna se ha ocupado en aprender cómo ser una madre para James, que hoy tiene tres años, y para Mercy, su hermanita de dos meses de edad.

Ambos niños asisten a la guardería de Beauty for Ashes, que es supervisada por Jessica, la hija de Zello. Como miembro de la cuarta generación del personal de Teen Challenge, Jessica trabaja para el éxito de las madres y sus hijos, incorporando valores que se extiendan al tiempo de cohesión de la familia. Brianna dice que en el comienzo ella aborrecía ese momento del día, porque no sabía qué hacer.

«Ahora no puedo esperar para llevarlos a la guardería y converso con ellos», dice Brianna.

El programa de Teen Challenge también ha promovido dinámica una familiar positiva con Robert, su padre. Brianna describe con alegría la manera en que su padre y otros miembros de su familia viajan desde Florida cada mes, para estar unas pocas horas con ella y sus niños. Además, su tía se ha unido recientemente al programa de Teen Challenge en las afueras de Nueva York.

Brianna terminó rápidamente el programa regular y ha iniciado su fase de reingreso por seis meses, asistiendo a clases para convertirse en auxiliar médico.

«Dios abrió cada puerta», dice ella. La escuela profesional incluso le proveyó una beca, de modo que ella no necesita préstamos estudiantiles. Provista de las habilidades para la vida y del sistema de apoyo, ella necesita también, una vibrante relación con el Señor. Brianna enfrenta el futuro sabiendo que está en el rumbo correcto.


Foto: Brianna DiCristo (izquierda) y Cindy Zello (derecha) se divierten con los dos hijos de Brianna.




Lea este artículo en inglés/Read this article in English