Assemblies of God SearchSite GuideStoreContact Us
Evangelización, Adoración, Discipulado y Compasión

Las Noticias 

   Titulares adicionales

Buscar noticias AD
















El fundador de los Ministerios Árabes de Alcance (AOM por si sigla en inglés) con sede en la Florida cree que Dios está abriendo enormes oportunidades de ministerio a los árabes.

Nacido en Jerusalén, el árabe George A. Rafidi, y su esposa, Jessica, comenzaron AOM en Jacksonville, Florida, en 1996. Los Rafidis son misioneros misiones interculturales de Misiones E.U.A., y en el curso de los años seiscientas veintisiete personas han tomado decisiones de salvación a través de AOM.

Más de trescientas personas asistieron a un evento de Navidad de la AOM para refugiados árabes en Tampa, Florida. Noventa y ocho de ellos pasaron al altar para entregar su vida a Cristo.

«Estamos muy sorprendidos por el número de personas que se presentaron, y más sorprendidos por cuántos fueron al altar», dice Rafidi, de cuarenta y cinco años.

Durante la inauguración de Tampa Christmas Outreach, los asistentes se registraron para los sorteos de premios. Cada familia recibió una Biblia y una copia de la película Jesús en árabe. Rafidi dice que el ministerio mantiene contacto con los nuevos conversos a través de llamadas telefónicas y visitas a los hogares. AOM también proporciona transporte en autobús para asistir a los servicios de la iglesia a los nuevos cristianos que lo solicitan.

AOM ha ayudado a fundar siete congregaciones en la Florida, incluyendo en Jacksonville y Tampa. Rafidi dice que estas iglesias árabes tienen un promedio de treinta y cinco adherentes.

Mousa Aweis y su esposa, Vera, que se conocieron por primera vez con AOM hace diecinueve años, están agradecidos a Dios por el ministerio.

«No estaríamos donde estamos hoy espiritualmente en nuestro caminar con Cristo sin el amoroso ministerio de la AOM», dice él.

Rafidi dice que el ministerio planea hacer otra evangelización en Tampa en febrero.

«Dios se ha estado moviendo de maneras misteriosas», dice. «Creemos que en 2017 veremos árabes llegar al conocimiento salvador a través de la fe en Cristo como nunca antes». Rafidi dice que Dios lo inspiró recientemente a través de Habacuc 1:5, que declara: «¡Miren a las naciones! ¡Contémplenlas y quédense asombrados! Estoy por hacer en estos días cosas tan sorprendentes que no las creerán aunque alguien se las explique». 

Scott Temple, director de la Oficina de Relaciones Étnicas de las AD, cree que la AOM ha respondido a las cambiantes necesidades de la población árabe en los Estados Unidos.

«Muchas vidas han sido cambiadas, los enfermos han sido sanados, y los matrimonios han sido restaurados», dice Temple. «La gente de todo el país alaba a Dios por traerlos a través del ministerio de la AOM».

Sin embargo, Rafidi dice que los árabes tienden a negarse a aceptar a Jesús como Salvador por temor.

«La mayor necesidad de los árabes es la aceptación y la comprensión», dice Rafidi. «Los refugiados árabes, en particular, siempre tienen necesidades financieras que tratamos de suplir cuando el Señor nos lo permite hacer».

La mayor necesidad de la OMA es para los trabajadores, según Rafidi.

«Debido a que es muy difícil y requiere un compromiso a largo plazo antes de ver el fruto de su trabajo, la gente no quiere participar en el ministerio a los árabes», dice Rafidi. «La clave para ministrar a los árabes es el evangelismo de amistad. Las visitas y ofertar un lugar de culto en árabe son maneras de seguir con el discipulado».


Foto: George y Jessica Rafidi tienen tres hijos, hijo Andrawes e hijas Emma y Lilian.



Lea este artículo en inglés/Read this article in English


Search AG.org-top-Spanish - NEWS Feed Archives

Recursos

Turismo Aventura:
Buen enojo, mal enojo

Artículo # 33TW2000


 

Las Noticias

Regresar al índice de las noticias

Ya no soy más un Luciferano

Thu, 16 Mar 2017 - 1:24 PM CST
















Era octubre de 2015, y la Great Church of Lucifer [gran iglesia de Lucifer] tenía fecha para abrir sus puertas el día de Halloween en Spring, Texas. Sería el primer edificio público de los luciferianos. Cuando otra iglesia le pidió al pastor Robert D. Hogan de Spring First Church para que protestara contra el nuevo edificio de los luciferianos, no solo Hogan se negó, él exhortó a su congregación de las Asambleas de Dios a que no protestarán.

«Dios odia el pecado, Él ama a las personas», Hogan dijo desde el púlpito el primero de noviembre de 2015. «Los únicos pecadores son las personas. Dios no nos ha llamado a odiar a esas personas. Él nos llamó a amar esas personas».

En vez de formar piquetes, Hogan les pidió a los congregantes que oraran.

«No reciban un espíritu de odio. Reciban un espíritu de amor y de poder de la oración», dijo Hogan. «Ellos sabrán que somos discípulos del Rey al ver el amor que les mostramos».

Ocho meses más tarde, Jacob McKelvy, el «arconte» o papa y cofundador de la iglesia, manejaba frente a Spring First Church.

«Sentí una sensación de quemazón, como si fuera un vapor en la parte de atrás de mi cabeza», dice McKelvy.

Él entró a la oficina de la iglesia y pidió hablar con Hogan. Unos días más tarde, después de cuatro horas de conversación, McKelvy, de treinta y siete años, oró con Hogan para recibir a Cristo como Señor y Salvador.

El 5 de febrero de 2017, Hogan bautizó a la esposa de McKelvy, Michelle. La pareja, que se casó originalmente en la iglesia luciferiana, hizo la renovación de sus votos matrimoniales como cristianos el día de su bautismo.

La decisión de McKelvy de seguir a Cristo ocurrió luego de una vida de rebelión y perdida. Él fue criado en una familia mormona, cuando McKelvy tenía nueve años su hermana Anna fue mordida tres veces por una serpiente de cascabel y falleció en el hospital.

Lo que sucedió después fue una ira tóxica hacia Dios y pérdida total de la esperanza.

«Sabía quienes se suponía que eran Satanás, Dios y Jesús de acuerdo con la religión mormona», dice McKelvy. «dije Dios me voy a ir con Satanás». 

Un amigo que era un chico explorador y cuyos padres eran «brujos» y que estaban criando a su hijo en el conocimiento de lo oculto le presentaron a McKelvy la brujería a los 13 años. Ahí aprendió los fundamentos del paganismo.

La rebelión de McKelvy aumentó. Sus padres lo enviaron a un centro de tratamiento y programas de rehabilitación para adolescentes problemáticos, incluyendo una facilidad en Samoa donde abusaban de los niños y que ahora está clausurada. Él intentó suicidarse dos veces. A los quince años comenzó a practicar seriamente el ocultismo. Y siendo un adolescente se metió con más profundidad buscando poder mediante la lectura de libros sobre el ocultismo.

«Para mí yo era dios, y no tenía que depender en ningún dios fuera de mí», dijo.

Ya de adulto, se conectó con otros ocultistas. Abrió un próspero negocio en internet vendiendo ropa satánica y pronto ascendió a niveles élites en la religión. Junto a otros tres luciferianos en 2014, usando el seudónimo «Jacob No» para proteger a su familia, él fundó la gran iglesia de Lucifer para «eliminar el dogma y despertar la era de la razón». Él dice que en el 2016 el grupo había crecido a cuarenta y un sucursales en todo el mundo.

En 2015 vino la apertura de la iglesia luciferiana.    

«Yo fui quien llamó a los medios para que filmaran a los manifestantes afuera, todo fue planificado», dice McKelvy. Él consideró la cobertura de los medios como propaganda gratuita para dar auge su movimiento.

Durante la apertura de la iglesia suburbana de Houston, más de doscientas personas asistieron a la iglesia luciferiana con «muchos manifestantes y mucho odio», dice McKelvy. Los manifestantes llamaron a los luciferianos, violadores, pedófilos, y asesinos de niños. Las noticas de la nueva iglesia de los luciferianos en Texas se expandieron por el mundo. Una televisión de Nigeria mostró a un pastor orando que perros salvajes devoraran a los luciferianos.

De vez en cuando, la iglesia recibió correos electrónicos con mensajes de violencia, diciendo que prenderían fuego a la iglesia con todos dentro. A pesar de los correos de odio, el buzón de la iglesia luciferiana recibía mensajes como el siguiente: No estoy de acuerdo con ustedes, pero estoy orando por ustedes. Por favor no juzguen a todos los cristianos igual que a los manifestantes.

«Esos pequeños correos me permitieron saber que no podía tomar a todos los cristianos y ponerlos en la misma caja», dice McKelvy.

En ese tiempo, McKelvy se desilusionó más con el liderazgo de los luciferianos y con la vida. En mayo de 2016, «nuevamente me sentí muerto y vació por dentro, sin nada bueno en mi vida. Sentí que todo lo que había hecho era un fraude». Al mirar el pasado, él describe la experiencia como escaras que cayeron de sus ojos.

Un sueño recurrente con algunos elementos cambiantes lo atormentaba. Al final de julio, McKelvy dice, en el sueño él vio un ángel de luz alabando a Cristo. Al inicio de agosto, mientras manejaba, vio a Spring First Church, pasó horas de conversación con Hogan, y McKelvy se convirtió al cristianismo.  


Ahora sin su sustento, McKelvy dice que en este momento está viviendo por fe y nunca ha sido tan feliz. Las amenazas de muerte continúan.

«Cuando estaba en la gran iglesia de Lucifer eran los cristianos lo que me amenazaban, ahora son los satanistas» dice McKelvy.

Hogan compara la conversión de McKelvy a la de Saulo, un poderoso líder religioso que se oponía a los cristianos y quien luego sería conocido como el apóstol Pablo. Hogan y otros tres pastores están disciplinando a McKelvy, quien está también en un estudio bíblico y congregándose.

McKelvy dice que se siente motivado a escribir libros, usando sus veinte años de experiencia para llenar la «brecha de conocimiento» para entender lo que es el ocultismo y para enseñar a otros la verdadera naturaleza del adversario. Este verano él publicará The book of Jacob: The Story of an Occult Leader Saved By God [El libro de Jacob: la historia de un líder del ocultismo lavado pro Dios]. McKelvy está compartiendo su testimonio en iglesias para probar el poder de la oración y el mensaje que las personas necesitan escuchar: no importa cuán lejos piensas que estás de Dios, siempre hay una manera de conocerlo».

«Yo soy la prueba viviente de esto», dice él.


IMAGEN — Jacob McKelvy bautizando a su esposa, Michelle.



Lea este artículo en inglés/Read this article in English

Authors: Deann Alford