Assemblies of God SearchSite GuideStoreContact Us
Evangelización, Adoración, Discipulado y Compasión

Las Noticias 

   Titulares adicionales

Buscar noticias AD

 














Los Estados Unidos tiene gran variedad de paisajes, Yuma, Arizona, puede considerarse el plato de ensalada de la nación.

Más del noventa por ciento de los vegetales de hoja verde que consumen los estadounidenses durante el invierno se cultivan en este oasis en el desierto cerca de la frontera de México. El río Colorado, que fluye a través de siete estados y moldea el Gran Cañón, aporta vida y fertilidad al área de Yuma. Esta es la última parada de sus aguas en Estados Unidos antes de desembocar en el Golfo de California.

Víctor y Elizabeth Venalonzo se concientizaron de la naturaleza vital de los ríos limpios cuando, hace siete años, asumieron el pastoreado de la Iglesia Betania, una congregación de las Asambleas de Dios de 250 congregaciones en esa ciudad de 94.000 habitantes. Gran parte de la comunidad y muchos de los miembros de Betania siguen «la corrida» del trabajo agrícola estacional entre Yuma y el norte de California.

Cuando la pareja se mudó a Yuma desde Fullerton, California, en 2010, Víctor, de 50 años, notó que el Río Colorado tenía alarmantemente menos agua de lo que esperaba. El peligro parecía evidente.

«Tenemos un compromiso en el libro de Génesis para ser buenos administradores de los recursos», dice, en concreto el Río Colorado, «si no hacemos algo pronto, terminaremos con nada. Si el agua desaparece, nuestra ciudad desaparecerá».

«Vimos la sequía en California», dice Elizabeth. «Justo aquí la vemos de primera mano». Por un tiempo, el nivel de agua del Colorado era demasiado bajo para los bautismos. El peligro adicional viene de la contaminación de la fuente cada vez más débil. No hace mucho tiempo atrás, el río estuvo envenenado con metano, un gas tóxico procedente del desecho de una mina.

Mientras tanto, Víctor dice que el Espíritu Santo lo guio al Libro de Jeremías.

«Dice muy claramente que debemos hacer la cosecha, continuar con nuestras vidas, pero al mismo tiempo proteger los recursos», dice. «Quiero tener una congregación durante los próximos 50 años, o hasta que Jesús venga. Quiero seguir sirviendo a mi comunidad, pero si no hay agua, no habrá comunidad a la cual servir».

Los Venalonzos comenzaron a enseñar a los congregantes de la iglesia Betania no sólo los medios bíblicos sobre la mayordomía, también prácticos.

«El próximo paso para nuestra gente será usar menos agua para hacer las cosas», dice Víctor. «¿Por qué lavar su coche en la entrada del garaje de su casa cuando se puede llevar a un lavado de coches que recicla el agua? ¿Por qué tomar una ducha de 15 minutos cuando se puede tomar una en solo cinco minutos?»

«Comenzamos a hablar con nuestros amigos sobre este tema», dice Elizabeth. Parte de la sensibilización incluye educar a la comunidad sobre la mayordomía, que incluye el uso de agua sólo durante ciertas horas del día».

La preocupación de Victor por los recursos hídricos se extiende a través de la frontera a México, que recibe poco beneficio del río. Por lo que las personas deben confiar en los pozos para su suministro de agua.

«Algunos de los pastores amigos míos del lado mexicano están muy preocupados por sus comunidades», dice Victor.

Además, Víctor se vinculó a una alianza cristiana llamada Por La Creación, que educa al público sobre la administración de los ríos en los Estados Unidos. Esta relación trajo un equipo a la Iglesia Betania para filmar un segmento para el reciente documental Leche y Miel, incluyendo a Víctor predicando un sermón sobre el agua y un servicio de bautismo de la iglesia Betania en el Río Colorado.





Lea este artículo en inglés/Read this article in English


Search AG.org-top-Spanish - NEWS Feed Archives

Recursos

Turismo Aventura:
Buen enojo, mal enojo

Artículo # 33TW2000


 

Las Noticias

Regresar al índice de las noticias

Ya no soy más un Luciferano

Thu, 16 Mar 2017 - 1:24 PM CST
















Era octubre de 2015, y la Great Church of Lucifer [gran iglesia de Lucifer] tenía fecha para abrir sus puertas el día de Halloween en Spring, Texas. Sería el primer edificio público de los luciferianos. Cuando otra iglesia le pidió al pastor Robert D. Hogan de Spring First Church para que protestara contra el nuevo edificio de los luciferianos, no solo Hogan se negó, él exhortó a su congregación de las Asambleas de Dios a que no protestarán.

«Dios odia el pecado, Él ama a las personas», Hogan dijo desde el púlpito el primero de noviembre de 2015. «Los únicos pecadores son las personas. Dios no nos ha llamado a odiar a esas personas. Él nos llamó a amar esas personas».

En vez de formar piquetes, Hogan les pidió a los congregantes que oraran.

«No reciban un espíritu de odio. Reciban un espíritu de amor y de poder de la oración», dijo Hogan. «Ellos sabrán que somos discípulos del Rey al ver el amor que les mostramos».

Ocho meses más tarde, Jacob McKelvy, el «arconte» o papa y cofundador de la iglesia, manejaba frente a Spring First Church.

«Sentí una sensación de quemazón, como si fuera un vapor en la parte de atrás de mi cabeza», dice McKelvy.

Él entró a la oficina de la iglesia y pidió hablar con Hogan. Unos días más tarde, después de cuatro horas de conversación, McKelvy, de treinta y siete años, oró con Hogan para recibir a Cristo como Señor y Salvador.

El 5 de febrero de 2017, Hogan bautizó a la esposa de McKelvy, Michelle. La pareja, que se casó originalmente en la iglesia luciferiana, hizo la renovación de sus votos matrimoniales como cristianos el día de su bautismo.

La decisión de McKelvy de seguir a Cristo ocurrió luego de una vida de rebelión y perdida. Él fue criado en una familia mormona, cuando McKelvy tenía nueve años su hermana Anna fue mordida tres veces por una serpiente de cascabel y falleció en el hospital.

Lo que sucedió después fue una ira tóxica hacia Dios y pérdida total de la esperanza.

«Sabía quienes se suponía que eran Satanás, Dios y Jesús de acuerdo con la religión mormona», dice McKelvy. «dije Dios me voy a ir con Satanás». 

Un amigo que era un chico explorador y cuyos padres eran «brujos» y que estaban criando a su hijo en el conocimiento de lo oculto le presentaron a McKelvy la brujería a los 13 años. Ahí aprendió los fundamentos del paganismo.

La rebelión de McKelvy aumentó. Sus padres lo enviaron a un centro de tratamiento y programas de rehabilitación para adolescentes problemáticos, incluyendo una facilidad en Samoa donde abusaban de los niños y que ahora está clausurada. Él intentó suicidarse dos veces. A los quince años comenzó a practicar seriamente el ocultismo. Y siendo un adolescente se metió con más profundidad buscando poder mediante la lectura de libros sobre el ocultismo.

«Para mí yo era dios, y no tenía que depender en ningún dios fuera de mí», dijo.

Ya de adulto, se conectó con otros ocultistas. Abrió un próspero negocio en internet vendiendo ropa satánica y pronto ascendió a niveles élites en la religión. Junto a otros tres luciferianos en 2014, usando el seudónimo «Jacob No» para proteger a su familia, él fundó la gran iglesia de Lucifer para «eliminar el dogma y despertar la era de la razón». Él dice que en el 2016 el grupo había crecido a cuarenta y un sucursales en todo el mundo.

En 2015 vino la apertura de la iglesia luciferiana.    

«Yo fui quien llamó a los medios para que filmaran a los manifestantes afuera, todo fue planificado», dice McKelvy. Él consideró la cobertura de los medios como propaganda gratuita para dar auge su movimiento.

Durante la apertura de la iglesia suburbana de Houston, más de doscientas personas asistieron a la iglesia luciferiana con «muchos manifestantes y mucho odio», dice McKelvy. Los manifestantes llamaron a los luciferianos, violadores, pedófilos, y asesinos de niños. Las noticas de la nueva iglesia de los luciferianos en Texas se expandieron por el mundo. Una televisión de Nigeria mostró a un pastor orando que perros salvajes devoraran a los luciferianos.

De vez en cuando, la iglesia recibió correos electrónicos con mensajes de violencia, diciendo que prenderían fuego a la iglesia con todos dentro. A pesar de los correos de odio, el buzón de la iglesia luciferiana recibía mensajes como el siguiente: No estoy de acuerdo con ustedes, pero estoy orando por ustedes. Por favor no juzguen a todos los cristianos igual que a los manifestantes.

«Esos pequeños correos me permitieron saber que no podía tomar a todos los cristianos y ponerlos en la misma caja», dice McKelvy.

En ese tiempo, McKelvy se desilusionó más con el liderazgo de los luciferianos y con la vida. En mayo de 2016, «nuevamente me sentí muerto y vació por dentro, sin nada bueno en mi vida. Sentí que todo lo que había hecho era un fraude». Al mirar el pasado, él describe la experiencia como escaras que cayeron de sus ojos.

Un sueño recurrente con algunos elementos cambiantes lo atormentaba. Al final de julio, McKelvy dice, en el sueño él vio un ángel de luz alabando a Cristo. Al inicio de agosto, mientras manejaba, vio a Spring First Church, pasó horas de conversación con Hogan, y McKelvy se convirtió al cristianismo.  


Ahora sin su sustento, McKelvy dice que en este momento está viviendo por fe y nunca ha sido tan feliz. Las amenazas de muerte continúan.

«Cuando estaba en la gran iglesia de Lucifer eran los cristianos lo que me amenazaban, ahora son los satanistas» dice McKelvy.

Hogan compara la conversión de McKelvy a la de Saulo, un poderoso líder religioso que se oponía a los cristianos y quien luego sería conocido como el apóstol Pablo. Hogan y otros tres pastores están disciplinando a McKelvy, quien está también en un estudio bíblico y congregándose.

McKelvy dice que se siente motivado a escribir libros, usando sus veinte años de experiencia para llenar la «brecha de conocimiento» para entender lo que es el ocultismo y para enseñar a otros la verdadera naturaleza del adversario. Este verano él publicará The book of Jacob: The Story of an Occult Leader Saved By God [El libro de Jacob: la historia de un líder del ocultismo lavado pro Dios]. McKelvy está compartiendo su testimonio en iglesias para probar el poder de la oración y el mensaje que las personas necesitan escuchar: no importa cuán lejos piensas que estás de Dios, siempre hay una manera de conocerlo».

«Yo soy la prueba viviente de esto», dice él.


IMAGEN — Jacob McKelvy bautizando a su esposa, Michelle.



Lea este artículo en inglés/Read this article in English

Authors: Deann Alford