Assemblies of God SearchSite GuideStoreContact Us
Evangelización, Adoración, Discipulado y Compasión

Las Noticias 

   Titulares adicionales

Buscar noticias AD
















El fundador de los Ministerios Árabes de Alcance (AOM por si sigla en inglés) con sede en la Florida cree que Dios está abriendo enormes oportunidades de ministerio a los árabes.

Nacido en Jerusalén, el árabe George A. Rafidi, y su esposa, Jessica, comenzaron AOM en Jacksonville, Florida, en 1996. Los Rafidis son misioneros misiones interculturales de Misiones E.U.A., y en el curso de los años seiscientas veintisiete personas han tomado decisiones de salvación a través de AOM.

Más de trescientas personas asistieron a un evento de Navidad de la AOM para refugiados árabes en Tampa, Florida. Noventa y ocho de ellos pasaron al altar para entregar su vida a Cristo.

«Estamos muy sorprendidos por el número de personas que se presentaron, y más sorprendidos por cuántos fueron al altar», dice Rafidi, de cuarenta y cinco años.

Durante la inauguración de Tampa Christmas Outreach, los asistentes se registraron para los sorteos de premios. Cada familia recibió una Biblia y una copia de la película Jesús en árabe. Rafidi dice que el ministerio mantiene contacto con los nuevos conversos a través de llamadas telefónicas y visitas a los hogares. AOM también proporciona transporte en autobús para asistir a los servicios de la iglesia a los nuevos cristianos que lo solicitan.

AOM ha ayudado a fundar siete congregaciones en la Florida, incluyendo en Jacksonville y Tampa. Rafidi dice que estas iglesias árabes tienen un promedio de treinta y cinco adherentes.

Mousa Aweis y su esposa, Vera, que se conocieron por primera vez con AOM hace diecinueve años, están agradecidos a Dios por el ministerio.

«No estaríamos donde estamos hoy espiritualmente en nuestro caminar con Cristo sin el amoroso ministerio de la AOM», dice él.

Rafidi dice que el ministerio planea hacer otra evangelización en Tampa en febrero.

«Dios se ha estado moviendo de maneras misteriosas», dice. «Creemos que en 2017 veremos árabes llegar al conocimiento salvador a través de la fe en Cristo como nunca antes». Rafidi dice que Dios lo inspiró recientemente a través de Habacuc 1:5, que declara: «¡Miren a las naciones! ¡Contémplenlas y quédense asombrados! Estoy por hacer en estos días cosas tan sorprendentes que no las creerán aunque alguien se las explique». 

Scott Temple, director de la Oficina de Relaciones Étnicas de las AD, cree que la AOM ha respondido a las cambiantes necesidades de la población árabe en los Estados Unidos.

«Muchas vidas han sido cambiadas, los enfermos han sido sanados, y los matrimonios han sido restaurados», dice Temple. «La gente de todo el país alaba a Dios por traerlos a través del ministerio de la AOM».

Sin embargo, Rafidi dice que los árabes tienden a negarse a aceptar a Jesús como Salvador por temor.

«La mayor necesidad de los árabes es la aceptación y la comprensión», dice Rafidi. «Los refugiados árabes, en particular, siempre tienen necesidades financieras que tratamos de suplir cuando el Señor nos lo permite hacer».

La mayor necesidad de la OMA es para los trabajadores, según Rafidi.

«Debido a que es muy difícil y requiere un compromiso a largo plazo antes de ver el fruto de su trabajo, la gente no quiere participar en el ministerio a los árabes», dice Rafidi. «La clave para ministrar a los árabes es el evangelismo de amistad. Las visitas y ofertar un lugar de culto en árabe son maneras de seguir con el discipulado».


Foto: George y Jessica Rafidi tienen tres hijos, hijo Andrawes e hijas Emma y Lilian.



Lea este artículo en inglés/Read this article in English


Search AG.org-top-Spanish - NEWS Feed Archives

Recursos

Turismo Aventura:
Buen enojo, mal enojo

Artículo # 33TW2000


 

Las Noticias

Regresar al índice de las noticias

Eventos en una zona neutral

Fri, 10 Mar 2017 - 9:12 AM CST
















Un equipo de misioneros evangelistas de las Misiones Mundiales de las Asambleas de Dios formado por un esposo y una esposa están viendo cómo muchos vienen a Dios en eventos que ellos celebran en lo que denominan una «zona neutral».

Desde 1991, Jason y Cindee Frenn, junto a sus tres hijas, han celebrado setenta y cinco campañas evangelísticas internacionales, incluyendo muchas de ellas en países latinoamericanos, donde unos cuatro millones de personas que han escuchado el evangelio. Más de 500 000 personas han entregado su corazón a Cristo por primera vez en estos eventos.

Los Frenn hacen énfasis en llevar la Gran Comisión al enfocarse en los hispanos en entornos seculares.

«La mayoría de los ministerios evangelizan al hacer que las personas ‘vayan a la iglesia’», explica Jason de 50 años, «eso no fue lo que nos instruyó Jesús. Él nos digo ‘vayan y hagan discípulos’. La Iglesia necesita salir de sus cuatro paredes y penetrar el reino de oscuridad y recuperar lo que el enemigo se robó. Por esa razón tenemos eventos en una zona neutral».   

Cindee de 53 años también es una ministra ordenada de las AD.

«Vamos a comunidades marginalizadas donde el pecado es evidente, donde el sufrimiento es abrumador y donde las personas saben que necesitan ayuda», dice Cindee. «Cuando predicas el evangelio a personas que viven bajo tanta presión la cosecha es abundante».

Aproximadamente la mitad de las personas que asisten a las evangelizaciones no asisten a la iglesia.

«Nuestro propósito es tener los eventos en lugares neutrales como parques, arenas, deportivas, y especialmente en comunidades marginadas», dice Jason, quien será uno de los oradores en el Concilio General de las AD en agosto en Anaheim, California. Él también predicó durante la Celebración de El Centenario de las AD en 2014.

Cindee hace énfasis en que al tener asistentes en las evangelizaciones que no visitan a las iglesias, permite que las congregaciones locales evangelicen a la vez que alcanzan el mundo que las rodea.

Los Freen no celebran un evento evangelístico en una comunidad a menos que el setenta por ciento de las iglesias estén de acuerdo en suspender los cultos y trabajar juntos en la campaña.

«Esto muestra unidad», dice Cindee, «y las iglesias locales deben estar presentes para comenzar el discipulado de estas importantes personas a las que Dios ama profundamente. Cuando el setenta por ciento o más de las iglesias participan, ellas retendrán el cincuenta por ciento de la cosecha».

Los Freen también son oradores tres veces al año en convenciones, fundamentalmente en español, para grandes corporaciones no religiosas en los Estados Unidos.

De acuerdo con Jason, ellos generalmente hablan sobre principios de la familia las primeras dos noches, seguido de un culto de adoración el domingo, al que no es obligatorio asistir y él comenta sobre el impacto de la oración en la vida diaria.

«En esos eventos cae el poder de Dios como cayó en el libro de Hechos», dice Jason, «Las personas son liberadas de la opresión demoniaca. Son sanados. Pero lo más importante, son salvos. Los matrimonios son restaurados, y Dios recompone la vida de las personas».

«No hay máquinas de humo, o luces sofisticadas, o equipos de adoración dinámicos», dice Cindee. «Básicamente son eventos sencillos donde miles de personas se reúnen porque saben que necesitan a Dios, y Él se revela a ellos».

Richard M. Brown, pastor de Cornerstone Christian Center, una iglesia de las AD en Avondale, Arizona dice que los Freen han sido «una hoz en las poderosas manos de Dios», en los cinco eventos en los que él y equipos de evangelización han participado.

«En todos estos tiempos de ministración, Jesús fue exaltado y hubo unidad con el Espíritu Santo», dice Brown. «Hemos visto a miles de vidas transformadas en el nombre de Jesús por medio de demostraciones del poder del Espíritu mediante la salvación, la sanidad y la liberación».

David Ellis director regional de Misiones Mundiales de las AD para Latinoamérica y el Caribe dice que Jason y Cindee ministran con una unción poderosa del Espíritu Santo que toca muchas vidas.

«Jason y Cindee aman a las personas y tienen una manera especial de demostrarlo», añade Ellis. «Ellos no solo se hacen querer por sus colegas, también por las personas a las que ministran. Ellos aman a la iglesia local en los países a los que viajan y se identifican con la cultura de las personas».              



Lea este artículo en inglés/Read this article in English

Authors: Eric Tiansay