Assemblies of God SearchSite GuideStoreContact Us
Evangelización, Adoración, Discipulado y Compasión

Las Noticias 

   Titulares adicionales

Buscar noticias AD
















¡Él está loco!
Eso fue lo que Nancy Forrases, de 72 años de edad, pensó cuando vio a su marido Pete, de 77 años, diagnosticado con cáncer de páncreas, que cruzaba corriendo hacia ella en el estacionamiento del almacén de abarrotes.

«Pensé que seguramente él vendría hasta donde yo estaba y colapsaría», cuenta Nancy, pero no fue así, ya que por alguna razón desconocida para ella o para Pete en ese momento, Dios lo había sanado a él muy temprano aquella mañana.

Los Forrases han asistido a Tullahoma First Assembly of God [Primera Asamblea de Dios en Tullahoma], en el estado de Tennesse, durante los últimos trece años, y antes habían sido miembros de una iglesia de las Asambleas de Dios en Renton, Washington, por muchos años.

Siempre activo y en movimiento, Pete posee una «dinámica» personalidad. Pero a principios de 2017, comenzó a luchar. La fatiga y el dolor se convirtieron en compañeros constantes.

«Él ya no tenía energía en lo absoluto. Aun cuando no hiciera nada, estaba totalmente agotado. Viajábamos regularmente a Washington para ver a nuestros hijos, pero ni siquiera podíamos hacer eso», cuenta Nancy y agrega con una pequeña sonrisa: «Sé que él está realmente enfermo cuando me pregunta si puedo conducir, pues sabe que no me gusta hacerlo».

Cuando tuvo problemas para orinar, Pete finalmente decidió ir al doctor, quien le realizó un examen de próstata. Este examen reveló que las arterias hacia los riñones estaban encogidas u obstruidas. Esto también reveló algo mucho más serio: tres tumores en el páncreas, cuyo tamaño oscilaba entre los 8 y 14 milímetros. Una biopsia confirmó que tenía cáncer de páncreas.

El cáncer de páncreas es un asesino que no tiene favoritismos: la radiación y la quimioterapia son ineficaces y ninguna cantidad de dinero o conocimiento médico actual ofrecen una «cura mágica». Personas con fama y fortuna han sucumbido ante este mal, entre estas el cofundador de Apple, Steve Jobs, el actor Patrick Swayze, el actor Alan Rickman, la estrella de opera Luciano Pavarotti, el músico Henry Mancini, y un sinnúmero más. «Es lo peor que te podría suceder», dice Pete, «cuando te diagnostican con esto, no hay duda de que significa que estás acabado».

Para algunos, la cirugía sería el mejor intento para alargar la vida; pero no para Pete, pues debido también a una afección cardiaca, esta opción no era viable. Los médicos le dijeron que no podría sobrevivir a una operación de entre ocho y diez horas.

Los Forrases se volcaron hacia la oración. Nancy corrió la voz a través de las redes sociales, y ambos contactaron a amigos en Tullahoma, Renton, y a todo lo largo y ancho del país para hacer oración.

«Le dijimos a todos aquellos que conocíamos y a todas las iglesias a las que habíamos asistido: mucha gente estaba orando. En la Asamblea de Dios de Tullahoma, las personas oraron hasta dolerse. . . cuando la gente ora así, el Señor escucha», expresa Pete.

A pesar de las oraciones, la salud de Pete continuó empeorando. «Me sentía tan mal que ya no podía seguir orando. Todo lo que podía decir era: “Te alabo Señor, bendíceme Señor”», reconoce Pete. Aun así, Dios confirmó su presencia. «Todo el tiempo escuchaba canciones cristianas en mi cabeza. Fueron tan claras que pensé que la radio estaba encendida en la habitación contigua, pero no era así. Creo que fue el Señor quien me hizo saber que estaba conmigo».

«A Pete le encanta viajar, pero cuando enfermó, dejó de hacerlo y también dejó de ir a la iglesia con frecuencia», dice Ron Forrester, quien ha sido pastor de Tullahoma First Assembly of God [Primera Asamblea de Dios en Tullahoma] durante 18 años. «Se estaban preparando para el momento de su muerte, familiares y amigos estaban de visita y hacían un inventario de las cosas de su casa».

Pero Dios no estaba listo para el «inventario». Hacia finales de octubre, Pete tuvo que ser trasladado a emergencias médicas con otro problema y donde le fueron tomados unos rayos X.

Posterior a las pruebas, Nancy tuvo que detenerse en la tienda de abarrotes. Dejó a Pete en el coche, sabiendo que estaba demasiado débil para caminar.

«Mientras ella caminaba por el estacionamiento, de repente yo tuve este pensamiento: Dios mío, yo no quiero quedarme sentado aquí», recuerda Pete. «Así que salí del auto y corrí por el estacionamiento para alcanzar a mi esposa, y después anduve por toda la tienda con ella, ¡me sentía como niño con zapatos nuevos!».

Cuando Nancy le preguntó acerca de ese momento, Pete respondió: «¡No puedo creerlo, pero me siento bien!».

Comenzó a recuperar la energía y ese dinamismo en su manera de caminar.

Una semana después, recibieron los resultados de las pruebas clínicas. Los tumores aparentemente habían desaparecido.

En un principio, Nancy estaba dudosa en creer que Pete estuviera sano, porque ella antes había orado por otras personas con cáncer pero no habían sanado en esta tierra. «Me pareció demasiado bueno e increíble», pensó.

A todo esto, siguió un viaje al oncólogo, que incluyó una radiografía mejorada. Las pruebas confirmaron el hallazgo inicial: ¡no había tumores, no había cáncer de páncreas, y las arterias estaban funcionando a la perfección!

Poco después, Pete fue a ver a su doctor. Él había recibido todos los estudios, pruebas y exámenes. «Me miró y dijo: “Pete, no hicimos nada por ti, el Señor te sanó”».

Forrester hizo eco de lo que el doctor había dicho: «Esto es un completo milagro», dijo, «esto debe ser cosa de Dios porque no hay razón médica para qué él esté bien».

Desde aquel momento, Pete ha hablado a toda persona que quiera escuchar, y aun a quienes no, acerca de cómo Dios lo sanó. «El médico que me hizo la prueba en el estómago para diagnosticar el cáncer, casi reconoció que hubo un milagro, pero solo dijo: “A veces suceden cosas como éstas”. Entonces, lo miré y le dije: “Tú sabes que esto no es así”. Solo me miró y sonrió».

Pete dice que su testimonio se ha difundido a través de las redes sociales, y cree que, por lo menos, está poniendo una semilla de fe en la vida de las personas, al establecer que: «¡Nadie puede negar lo que Dios ha hecho en mi vida!».



Lea el artículo en inglés


Search AG.org-top-Spanish - NEWS Feed Archives

Recursos

Turismo Aventura:
Buen enojo, mal enojo

Artículo # 33TW2000


 

Las Noticias

Regresar al índice de las noticias

Este doctor visita a «sus pacientes», las iglesias

Wed, 22 Feb 2017 - 12:46 PM CST
















En el Distrito del Sur de California (Red SoCal), no es ninguna sorpresa que muchas iglesias de las AD sean de habla hispana o bilingües a medida que la población hispana continúa expandiéndose en el área. Sin embargo, al igual que cualquier iglesia, algunas de esas iglesias se han estancado o están luchando por sobrevivir, pero debido a obstáculos lingüísticos, culturales y/o la carencia de recursos, ha sido difícil ofrecerles una ayuda efectiva.

Hasta que Rich Guerra, superintendente de la Red SoCal, tuvo la idea de poner a un doctor a cargo de la salud de las iglesias de habla hispana. Pero no cualquier doctor, le pidió al doctor George Winney que tomara la posición.

Winney, quien nació y se crio en la Ciudad de México y ahora vive en California, está excepcionalmente capacitado para asistir a iglesias de habla hispana. Además de ser bilingüe y bicultural, después de haber pasado décadas en el mundo corporativo en México y los Estados Unidos y haber obtenido títulos en ambos países, Winney pastorea dos iglesias en los Estados Unidos, tiene un doctorado ministerial centrado en la planificación estratégica para pastores. Es profesor adjunto, entrenador certificado del ministerio, un facilitador de El proceso de Hechos 2, miembro de la Asociación Americana de Consejeros Cristianos, está a punto de completar su segundo doctorado (estudios interculturales centrados en las iglesias latinas) y la lista continúa.

En el mundo de los negocios, Winney es contratado por corporaciones y negocios de habla inglesa e hispana para ayudarlos a desarrollar un plan estratégico para su empresa, desde la evaluación y desarrollo hasta la implementación y la evaluación.

Para el Distrito de SoCal, Winney es un facilitador de El proceso de Hechos 2, en el cual las iglesias son conducidas a través de un proceso de autoevaluación. A partir de ahí, los principios bíblicos se usan para ayudar a revitalizar las iglesias colocándolas en el camino para convertirse en iglesias saludables y vibrantes con una pasión para lograr que sus comunidades sean ganadas por Cristo.

«Terminamos una fuerte y exitosa temporada en 2016» dice Winney, quien trabajó con veintiséis iglesias durante todo el año. «Entonces usamos el gimnasio de una iglesia en Covina para presentar El proceso de Hechos 2 a más ministros y líderes de iglesias y el gimnasio estaba lleno».

«El Dr. George Winney es un verdadero regalo para la Red SoCal», dice Guerra. «Es un pensador estratégico y puede ayudar a nuestros pastores a unir lo académico con lo práctico. Él ha sido una inspiración para nuestros pastores hispanos al prepararlos con El proceso de Hechos 2 en la revitalización de las iglesias».

El Pastor Daniel Elguezabal con su esposa, Ruth, fundaron el Centro Comunidad Familiar, en Bakersfield hace siete años, acaban de terminar de realizar un seminario de El proceso de Hechos 2 de 8 meses en diciembre.

«La iglesia se había estancado», dice Elguezabal. «Pero ahora la iglesia está más enfocada en nuestra visión y operando en las cinco funciones principales de conectar, ir, servir, crecer y adorar en todos los niveles, incluso nuestros niños».

Elguezabal dice que la iglesia recientemente inició un ministerio carcelario, no sólo para llegar a los internos, sino también a sus familias.

«Lo más importante que aprendimos», dice, «es que tenemos que funcionar de manera que cubramos las cinco áreas al mismo tiempo. Si sólo estamos sirviendo y adorando, eso no lo bastará, las cinco áreas necesitan trabajar juntas en sincronización. Por supuesto, eso significa que el Espíritu Santo tiene que estar en medio de todo».

Además de ayudar a las iglesias con El proceso de Hechos 2, Winney también ofrece a las iglesias lo que ofrece a los negocios, la planificación estratégica.

Aunque algunas personas pueden estremecerse cuando las palabras «negocios» e «iglesia» se usan en la misma frase, Winney cree que los dones que Dios le ha dado en estas áreas no son sólo principios sólidos de negocios, también son principios bíblicos sólidos.

«En el pasado, el ministerio solía ser algo predecible», dice Winney. «Haces las cosas de la manera que siempre se han hecho y experimentas el éxito. Ya no es así».

Winney explica que nunca antes había habido una brecha tan grande entre las generaciones. Los nuevos desafíos a los que se enfrentan los milenarios y los cambios demográficos han hecho que literalmente algunas iglesias sean obsoletas, ya que las herramientas que usan ya no hablan con su comunidad.

«Una de las iglesias que pastoreo es Indio Assembly, que fue fundada en la década de 1950», dice Winney. «Cuando empecé a pastorear (hace unos ocho años), sólo siete personas asistían a la iglesia. Lo que sucedió durante esas décadas, fue que la comunidad había cambiado, ahora es más del setenta y cinco por ciento latina, pero la iglesia no cambió. Una de las cosas que aprendimos, después de hacer una evaluación demográfica, es que ahora la mayoría de los latinos en nuestra comunidad son segunda y tercera generación que hablan algo de español, pero el inglés es su primera lengua. Si queríamos llegar a nuestra comunidad, incluyendo a la primera generación de latinos, necesitábamos ser una iglesia bilingüe». Hoy la iglesia tiene una asistencia de más de 200 personas.

Incluso más allá de la demografía, para muchas iglesias, Winney ha descubierto que algunos líderes simplemente no entienden las buenas prácticas empresariales básicas y demasiados pastores dudan en pedir ayuda.

«Presupuestar y establecer prioridades son luchas universales que he visto en las iglesias con las que he trabajado», dice Winney. «Otra lucha es el estilo de liderazgo. Muchos sólo conocen el liderazgo de sus padres o de su predecesor en el púlpito, algunos estilos de liderazgo simplemente no son adecuados para la base de la iglesia de hoy».

Winney explica que no se trata de cambiar la doctrina, sino de que la iglesia conozca a su comunidad, sus «clientes», esto incluye saber cuáles son las necesidades de la comunidad y trabajar para satisfacerlas, además de mantenerse al tanto de las necesidades cambiantes.

Eliseo Simental, líder y pastor fundador del Centro Familiar Cristiano (Family Christian Center) en Sylmar, está de acuerdo.

Simental explica que vio «síntomas de estancamiento» en la iglesia y sabía que necesitaba buscar ayuda.

«Algunas de las partes clave del plan estratégico para nuestra iglesia eran servir mejor a nuestra comunidad y alcanzar maneras nuevas y más relevantes que atraigan a nuestra demografía», dice Simental. «Entendimos que la percepción que teníamos de nuestra iglesia era diferente a la percepción que nuestra comunidad tenía de nosotros».

Algunos de los ajustes clave para la iglesia incluyeron la comunicación a través de las redes sociales, la celebración de un festival de la cosecha para las familias locales, y ofrecer una clase de gimnasia para madres, especialmente las que llevan a sus hijos a la escuela primaria cercana. La iglesia está entusiasmada con el futuro y ha aceptado la esencia de mejorar continuamente.

«Uno de los beneficios sorprendentes resultantes de la planificación estratégica es que la gente de nuestra comunidad, incluyendo las empresas locales, ahora quieren colaborar con nuestra iglesia», dice Simental. «La planificación estratégica se convirtió en un salvavidas para nuestra iglesia».

Aunque la planificación estratégica es un negocio para Winney, dice que cuando se trata de iglesias, no cobra tarifa completa. «Algunas iglesias sólo cubren mis gastos, algunos también me dan un estipendio», explica. «Hago lo que estoy haciendo por las iglesias como ministerio, el dinero nunca ha sido un problema, incluso si una iglesia piensa que es un problema, encontraremos una manera de hacerlo».

Winney dice que El proceso de hechos 2 es un servicio gratuito para las iglesias étnicas a través de la Red SoCal, pero no es raro que él agregue algunas habilidades de planificación estratégica para aquellas iglesias que necesitan ambas disciplinas.

«El Dr. Winney puede enseñar conceptos de una manera que tanto los pastores como los laicos pueden asimilarlos», dice Guerra. «A través de su liderazgo, clases y entrenamiento, nos está ayudando a crear una cultura de liderazgo para nuestras iglesias tanto anglosajonas como hispanas».

Sin embargo, no importa qué consejo él ofrece, Winney quiere aclarar una cosa sobre el éxito que están experimentando las iglesias: «No soy yo. Es Dios y la gente en la iglesia quien hace la obra. Sólo soy un facilitador, pero donde quiera que me necesiten, me iré».



Lea este artículo en inglés/Read this article in English

Authors: Dan Van Veen