Assemblies of God SearchSite GuideStoreContact Us
Evangelización, Adoración, Discipulado y Compasión

Las Noticias 

   Titulares adicionales

Buscar noticias AD
















Tres funcionarios de las Asambleas de Dios, la mitad del equipo de liderazgo ejecutivo de la Fraternidad, están trabajando en nuevas posiciones después de un servicio de consagración el martes por la mañana en Springfield, Missouri.

Doug E. Clay, de 54 años, es el nuevo superintendente general. Rick W. DuBose, de 60 años, asume el cargo de tesorero general. Malcolm P. Burleigh, de 66 años, es ahora director ejecutivo de Misiones E.U.A. El trío recibió cargos formales en las ceremonias de instalación.

Clay, un predicador pentecostal de tercera generación, se convierte en el 13º superintendente general en los 103 años de historia de las Asambleas de Dios de los Estados Unidos. George O. Wood se jubila a los 76 años después de una década en la posición, el cuarto puesto más largo para un superintendente general. Solo Thomas F. Zimmerman (1959-85), Ernest S. Williams (1929-49) y Thomas E. Trask (1993-2007) sirvieron más tiempo.

Wood leyó una declaración de encargo a Clay, cuya esposa, Gail, se unió a él en la plataforma.

“Has sido elegido para servir en un momento de gran oportunidad y promesa, pero también es un momento de gran necesidad y desafío,” dijo Wood. “Que utilices los dones y talentos que Dios te ha otorgado para liderar esta Fraternidad en un espíritu de unidad y compasión.”

Trask, de 81 años, oro por Clay para que fuera bendecido con fe divina, un espíritu de descernimiento, un tierno corazón, y valor para ser fuerte en sus convicciones. Trask también exhorto a Clay a mantener los dones del Espíritu Santo operativos en las Asambleas de Dios. Después de la oración de Trask, un congregante hablo una palabra en lenguas y otro interpreto el mensaje, la cual confirmo la provisión de Dios para Clay como superintendente general.

“Entiendo la necesidad de administrar este Movimiento sagrado y esta tarea sagrada,” Clay dijo en breves palabras después de la oración de dedicación. El revelo que ha estado orando diariamente por la sabiduría, discernimiento, y unción de Dios desde su elección en agosto.

Notando que el 500o aniversario de la reformación protestante ocurre este mes, Clay dijo que pensó en como si viera que una reformación pentecostal. Si el pudiera clavar una tesis en las puertas de las iglesias de las Asambleas de Dios, Clay dice que los valores incluirían:

♣    El Espiritu Santo es una persona, no es un algo.
♣    La Biblia es verdad absoluta, no solo un libro con refranes concisos.
♣    El carácter importa, al pesar de los títulos.
♣    Evite perder el rumbo y continúe enfocándose en los ministerios
      de evangelismo, plantación de iglesias, y compasión.

“Somos llamados a ministrar a un mundo quebrado,” Clay dice. “Esta fractura es un resultado de estar alejados de Dios. Solo Jesús puede sanar la fractura.”

Gospel Publishing House acaba de lanzar la biografía de Clay Pasos ordenados: Una vida preparada para dirigir. En el libro, Clay indica que la alfabetización bíblica, incluyendo el entendimiento escritural de la sexualidad humana, será entre sus prioridades.

Clay, un graduado de Central Bible College, había sido tesorero general desde 2008, cuando reemplazo a James K. Bridges. Clay anteriormente sirvió como superintendente del Ohio Ministry Network (2004-08), pastor principal de Calvary Church en Maumee, Ohio (1997-2004), director nacional de jóvenes (1995-97), y director de jóvenes de Ohio (1989-95). Doug y Gail Deardorff Clay han estado casados desde 1985. Tienen dos hijas, Ashley B. Grant y Kaylee Frogley, más cinco nietos.

El padre de Clay, Art, falleció de un ataque al corazón cuando Doug tenía solamente 9 años de edad. Su madre, Audrey, ahora de 87 años, lo crio como una madre soltera mientras servía en el personal de Bethany Assembly of God en Adrian, Michigan.

Otros líderes instalados

Los cambios de liderazgo en el pasado reciente típicamente ocurrieron durante un servicio de la capilla en la oficina nacional de las Asambleas de Dios. Este servicio de consagración, abierto al público y con adherentes más amplia invitada, se llevó a cabo en Central Assembly of God, adyacente a la oficina nacional de la AD.

La reunión de 45 minutos parecía algo así como una reunión familiar, con familiares, amigos y compañeros de trabajo de los funcionarios que asistieron. La mayoría de los presbíteros ejecutivos y un puñado de funcionarios del distrito de todo el país también resultaron, llevando a la audiencia a alrededor de 1,500 personas.

El asistente superintendente general, L. Alton Garrison, leyó el cargo para DuBose y Burleigh. Rita Stratton DuBose y Maria Burleigh se unieron a sus esposos en el escenario.

“A medida que comienza un nuevo capítulo, experimente la plenitud de la bendición de Dios en lo que Dios quiere lograr a través de usted, ya que está dispuesto a someterse a Él y ser un siervo,” dijo Garrison.

DuBose llego como tesorero general – reemplazando a Clay – en la oficina nacional después de una década somo superintendente del North Texas District.

Burleigh reemplaza el jubilado Zollie L. Smith Jr., quien mantuvo su posición en U.S. Mission por 10 años. Desde 2009, Burleigh había sido el director principal de Intercultural Ministries, uno de los siete departamentos de U.S. Missions.



English


Search AG.org-top-Spanish - NEWS Feed Archives

Recursos

Turismo Aventura:
Buen enojo, mal enojo

Artículo # 33TW2000


 

Las Noticias

Regresar al índice de las noticias

Jesús quiere bautizar a sus hijos con su maravilloso Espíritu

Fri, 03 Feb 2017 - 12:28 PM CST
















Me encontraba en mi habitación orando una noche luego de acostar a mi hijo de 5 años, cuando él vino andando. Yo oraba en el Espíritu y él subió a mi cama y dijo, «quiero hablar ese idioma».

Una sonrisa cruzó toda mi cara y le dije, «no oro en cualquier idioma, oro en lenguas». Entonces él me preguntó, «¿Qué es eso?».

Procedí a explicarle, «el orar en otras lenguas es una lengua que Jesús nos da cuando tu pides ser lleno de su Espíritu Santo, Él te llena completamente. Eso te ayuda a orar, y te prepara para ser un poderoso testigo y hablarles a otros del poder de Jesús».

Le pregunté a mi hijo, «¿te gustaría que Él te hiciera sentir la presencia asombrosa del Espíritu Santo? ¿Quisieras ser lleno del Espíritu Santo y orar en otras lenguas?»

Él dijo, «Sí».

Entonces le pedí que orara en voz alta conmigo, «Jesús, ¿me llenas de tu maravilloso Espíritu Santo? ¿Me darás el poder de orar en otras lenguas?»

Durante esta oración conmigo, el Espíritu de Dios lo llenó completamente, y él comenzó a adorar a Dios en otras lenguas. Me alegré y seguí orando, agradecido por lo que el Señor estaba haciendo con él.

Varios años más tarde yo coloqué a mis gemelos en la cama, para orar antes de acostarlos. Sentí que la presencia del Espíritu Santo quería llenarlos con su poder. Entonces dije, ¿Quisieran ustedes ser llenos con el poder del Espíritu Santo? Después de que ellos dijeron sí, oramos juntos, ¡y luego mis pequeños de 4 años adoraban y alababan a Dios en otras lenguas hermosas!

Mucho tiempo atrás, mientras estudiaba en el Colegio Teológico, yo había sido parte de un gran avivamiento, pude ver a Dios moverse en la región que yo crecí. En ese tiempo, implementamos grupos de personas preparadas, para imponer las manos cuando alguien quería ser bautizado con el Espíritu Santo. Nosotros queremos orar en otras lenguas y estar llenos de su Espíritu. Entonces el Señor me enseñó a no confiar solamente en ser parte de un grupo de intercesión, ya que Él bautizaría a la gente con su Espíritu Santo de cualquier forma, con y sin imposición de manos durante la oración.


Durante mi trabajo secular fue donde Dios terminó mi confianza en solo un método. Yo trabajé en un proyecto residencial, de cuidado adoptivo, allí supervisé a seis niños una noche. Uno de ellos me preguntó cómo orar en otras lenguas. Se lo expliqué en una forma que pensé que ellos como niños de 6 a 10 años podrían entender. Yo sabía en mi espíritu que la pregunta era un encuentro divino, les pregunté si quisieran recibir el increíble poder del Espíritu Santo, les expliqué que Dios los llenaría y les daría otras lenguas. Ellos contestaron que sí, los dirigí con una oración simple pidiéndole a Jesús el bautismo.

Entonces, se sintió un viento tranquilo que entró a un niño, al otro y el siguiente, luego a los otros tres niños. ¡Todos fueron bautizados con el Espíritu Santo! Los miré orar durante los 30 minutos siguientes hasta la hora de acostarse. Fue un momento de humildad y me abrió los ojos al ver el poder de Dios sobre estos preciosos niños. En los días y meses siguientes, dimos seguimiento a nuestros hermanos colaboradores sobre la disciplina y ofrecimos bendición según veíamos como los niños recibían el poder del Espíritu Santo.

A través de estas reuniones aprendí que el Espíritu Santo quiere bautizar los niños. El Espíritu Santo ama a los niños como Jesús reveló a través de su vida y ministerio. En Mateo 19:14-15 (RV-1960 Jesús dijo: «Dejad a los niños venir a mí, y no se lo impidáis; porque de los tales es el reino de los cielos. Y habiendo puesto sobre ellos las manos…».

Quiero alentarte a que entiendas que Dios puede utilizarte para que veas a tus niños bautizados por el poder del Espíritu Santo. Primero ora por tus hijos y hazlo con frecuencia, escucha a tus hijos para ver como Dios les habla durante su tiempo de oración. Es maravillosa la confirmación y la dirección que he recibido cuando Dios les habla a los niños en el tiempo de oración.

Cuando usted ore con ellos pida al Espíritu Santo que llene a sus niños. Lucas 11:9-13 declara que cuando pedimos recibiremos su maravilloso Espíritu. Cuando usted está en acuerdo en oración con sus hijos, El Espíritu Santo está dispuesto a contestar su oración y a empoderarlos.

Hechos 2:39 (RV-1960) dice: «Porque para vosotros es la promesa, y para vuestros hijos, y para todos los que están lejos; para cuantos el Señor nuestro Dios llamare». Esta promesa es para usted, para mí y para nuestros preciosos hijos.



Lea este artículo en inglés/Read this article in English

Authors: Jared Laskey