Assemblies of God SearchSite GuideStoreContact Us
Evangelización, Adoración, Discipulado y Compasión

Las Noticias 

   Titulares adicionales

Buscar noticias AD
















WILMINGTON, California, las disparidades económicas de los Estados Unidos son muy evidentes en esta comunidad industrial de California del Sur, localizada en la vía del Océano Pacífico y el Puerto de Los Ángeles.

Los jóvenes con solo una educación de Escuela Superior pueden dirigir a empleados que tienen salarios de seis cifras, que trabajan en las refinerías o que pertenecen a (uniones) sindicatos. Sin embargo, a las afueras de la Primera Iglesia Asambleas de Dios de Wilmington, hay personas sin hogar, con carritos de compra llenos de sus pertenencias.

La iglesia posee valiosos activos en propiedades en tres esquinas de una intersección en la costosa zona del Sur de California. Una prospera propiedad de enseñanza pre-escolar operada por la iglesia con 75 niños matriculados. Un kindergartner cristiano hasta octavo grado, está localizado al frente de la propiedad. La matrícula ha disminuido a 50 niños debido a la dificultad que tienen los padres para completar los pagos, además de la competencia de las escuelas Charters.

El pastor Adam De La Vega, cuyos abuelos emigraron a los Estados Unidos desde México, ha sido el pastor principal de la Primera Iglesia Asambleas de Dios de Wilmington, desde el 2009. Desde entonces, la población hispana ha crecido aún más, con nuevas llegadas desde Centro y Sur América que han reemplazado las vacantes dejadas por los anglosajones. Hoy estimamos que un 87% de la población es latina y solo 6% es caucásica.

De La Vega, quien no habla español, dice que la iglesia de 130 asistentes frecuentes está comenzando a traer jóvenes adultos que desean asimilar la cultura norteamericana.

El pastor De La Vega indica, «estamos tratando de alcanzar la comunidad de primeras y segundas generaciones hispanas», «ellos desean el inglés».

Durante el año 2016, la Primera Iglesia Asambleas de Dios de Wilmington fue anfitriona de las reuniones Semestrales del programa de Hechos 2, dirigidas por el Asistente al superintendente general, el Rvdo. Alton Garrison. La iniciativa de transformación de iglesias, está designada para ayudar a los líderes de las congregaciones, a retornar a nuestra raíz enfatizando la Misión, Visión y Valores de nuestras iglesias mientras creamos un plan estratégico de convertirnos en un cuerpo firmemente establecido por el poder del Espíritu.

De La Vega, (48 años), invitó a 8 mileniales para ser parte de la Visión de Hechos 2. «Queremos establecer un lugar donde las personas de la comunidad puedan venir para aplicar la verdad espiritual a su vida diaria». De La Vega dice: «esta es una comunidad fuerte con mucha gente muriendo muy joven».

De La Vega conoce personalmente de la situación, ya que él fue un desertor escolar, alcohólico y drogadicto.

«Estaba bastante mal» dice De La Vega. «Yo entraba y salía de la cárcel».

De La Vega comenzó a cambiar, luego de entrar al Hogar de Discipulado para Hombres de L.A. Luego se graduó y obtuvo un grado en Negocios y Manejo de Empresas, luego obtuvo una Maestría en Teología en Vanguard University. Conoció a su esposa, Andrea, en el Vanguard University. Ella es maestra de niños con necesidades especiales de las Escuelas Unificadas del Distrito de L.A.

El área de Wilmington se ha deteriorado con un aumento en el número de robos y asesinatos mientras él trabajaba en la iglesia. A unos tres kilómetros de distancia, los jóvenes consiguen empleos con altos salarios en el puerto de Los Ángeles, lo que ocasiona que obtengan dinero para gastar en vehículos exuberantes y juegos de alta tecnología. La Iglesia ha comenzado a ofrecer clases universitarias para el manejo correcto de las finanzas.

Jimmy Gómez, cuyos padres son de Nicaragua, creció familiarizado con la violencia de las pandillas, mientras asistía a First InnerCity de las Asambleas de Dios en Los Ángeles, antes de convertirse en el pastor de jóvenes de Primera Iglesia Asambleas de Dios de Wilmington en el 2012.

«Vivimos en una cultura donde los jóvenes son empujados a diferentes direcciones» dice Gómez, joven de 30 años, cuya oficina está decorada con figuras de Star Wars y el Capitán América.

«Nosotros los tenemos 90 minutos a la semana». En realidad, ¿cómo podemos tener un impacto en ellos? «Solo el encuentro con Dios puede transformarlos y hacerles seguidores de Jesús».

Imagen Pastor Adam De LA Vega (Izq) y el pastor de jóvenes Jimmy Goméz



Lea este artículo en inglés/Read this article in English


Search AG.org-top-Spanish - NEWS Feed Archives

Recursos

Turismo Aventura:
Buen enojo, mal enojo

Artículo # 33TW2000


 

Las Noticias

Regresar al índice de las noticias

Respuesta a la Orden Ejecutiva sobre Inmigración

Wed, 01 Feb 2017 - 1:49 PM CST
















Las Asambleas de Dios en los Estados Unidos está entre las denominaciones más diversas desde el punto de vista racial y étnico. De vez en cuando, los miembros llaman o escriben a mi oficina buscando que yo emita una declaración sobre ciertos asuntos relacionados con la política. A veces, las sugerencias que recibo de nuestros miembros no coinciden en qué declaración política debo emitir, ya sea a favor o en contra de un determinado asunto de política pública. Tal es el caso con la reciente orden del presidente Trump de poner un alto temporal a la concesión de visas a siete países.

En vez de hacer una declaración de política pública, acerca de la cual hay diferentes perspectivas dentro de nuestra misma Fraternidad, y consciente de que ni siquiera un superintendente general debe suponer que habla por toda la Fraternidad acerca de temas donde hay una opinión dividida, y donde los mismos creyentes no están de acuerdo respecto al asunto en cuestión, sentí que es prudente que recordemos cuál es nuestra verdadera misión como seguidores de Cristo.

Debemos orar por nuestros líderes: federales, estatales y locales. Debemos amar a aquellos que no están de acuerdo con nosotros (nuestros «enemigos»). No debemos desviarnos de nuestra responsabilidad fundamental de dar verdadero testimonio de Jesús para que las personas perdidas puedan encontrar la salvación en Cristo. Debemos expresarnos en público y en privado con un lenguaje apropiado. El tono de nuestras palabras debe siempre glorificar a nuestro Señor. Somos el cuerpo espiritual de Cristo y no un partido político.

Nuestra tarea fundamental es alcanzar a la gente para Jesús –sean ellos legales o indocumentados, sean ciudadanos o refugiados. Debemos tener un corazón sensible a los pobres, los marginados, los abusados, los necesitados y los extranjeros.

Animo a todos aquellos dentro de nuestra Fraternidad y en la comunidad cristiana más amplia a reconocer que este es el momento de dejar que nuestra luz brille para Jesús. ¿Tiene usted una opinión política sobre la inmigración y los refugiados? Eso está perfectamente bien, como ciudadano de nuestro país usted tiene derecho a expresarla. Pero, más importante que todo eso, ¿testificamos y mostramos amor a los inmigrantes y refugiados?

La semana pasada en una iglesia de las Asambleas de Dios fui testigo del bautismo de un médico y su esposa que llegaron como refugiados de un país musulmán (uno de los enumerados en la orden ejecutiva). Habían sido musulmanes, pero mi nieto se acercó al hijo de ellos en la escuela secundaria y lo invitó al grupo de jóvenes de la iglesia. Los padres decidieron visitar la iglesia y fueron muy bien recibidos. Después de un año de testificar y tratar con amor a

esta pareja, ellos llegaron a la fe. Su testimonio en el momento del bautismo fue: «Jesús es la esperanza de paz para el Oriente Medio».

Hoy supe del testimonio de uno de nuestros miembros laicos de las Asambleas de Dios. Ella camina por su vecindario y ora por los hogares en la ruta que recorre. Vive en uno de los barrios con mayor diversidad en los Estados Unidos. El Espíritu la impulsó a ir a una casa en particular y hablar con quién abriera la puerta. Ella no quería. Se alejó una corta distancia, pero el Espíritu le dijo que regresara. Finalmente, después de varias señales, se detuvo en la acera al otro lado de la calle y le dijo al Señor que, desde donde estaba, oraría por la familia en esa casa. Pero, el Espíritu le dijo nuevamente que fuera a la puerta. Finalmente fue con temor y temblor y llamó a la puerta. Ésta se abrió un poco y respondió una joven madre musulmana, con la cabeza cubierta de la manera tradicional musulmana. Nuestra mujer de las Asambleas de Dios abrió su boca para hablar y ella misma se sorprendió cuando, por la inspiración del Espíritu, le dijo: «Quiero decirte que estoy muy contenta de que vivas aquí». La joven madre respondió con una hermosa sonrisa y dijo: «¡Usted ha cambiado mi día, mi mes, y mi año entero!». Ese día se estableció un contacto de amistad que nuestra fiel laica de las Asambleas de Dios cree que abrirá otras puertas para testificar.

Durante más de diez décadas las Asambleas de Dios ha enviado misioneros alrededor del mundo. Sin embargo, el soberano propósito de Dios ha permitido que el campo misionero venga a nosotros. El despertar espiritual por el que hemos estado orando podría estar a la puerta con los inmigrantes y refugiados que lideran el camino. Como Asambleas de Dios, no nos involucremos de tal manera en el debate político acerca de la inmigración y los refugiados que no podamos llegar a la gente que el Señor ha traído a nuestro vecindario.

¿Acaso no querrá el Señor que seamos agentes de paz y reconciliación en medio de todas las estridentes y furiosas voces que claman en la plaza pública? ¡Creo que podemos! Mantengamos nuestro corazón firme, nuestro testimonio creíble, nuestras palabras bondadosas, nuestras acciones hospitalarias y nuestra oración ferviente.



Lea este artículo en inglés/Read this article in English