Assemblies of God SearchSite GuideStoreContact Us
Evangelización, Adoración, Discipulado y Compasión

Las Noticias 

   Titulares adicionales

Buscar noticias AD
















Cuando las personas son bautizadas en el Espíritu Santo, la evidencia física inicial del bautismo es hablar en lenguas (palabras pronunciadas en otro idioma que la persona no conoce). ¡Pero muchas personas no se han detenido a pensar que muchas veces ese «idioma desconocido» es el inglés!

Los misioneros de las Asambleas de Dios en el área de América Latina y el Caribe, Don y Terry Triplett se enfocan en alcanzar a los niños mediante los ministerios de Castillo del rey.

Recientemente Don Tripplet compartió una historia acerca de «Ana» una jovencita salvadoreña que solo habla español. Ella estaba orando en la fortaleza de oración del ministerio y comenzó a hablar en lenguas.

«Las personas comenzaron a ir a escucharla hablar en lenguas en un inglés perfecto cuando fue bautizada por el Espíritu Santo», dice triplett. «otros trece niños recibieron el bautismo en el Espíritu Santo esa noche en la fortaleza de oración».

Triplett dice que no es la primera vez que ha escuchado a niños de habla hispana hablando lenguas en inglés.

«Hace un par de años en el campamento… dos niñas vinieron desde la fortaleza de oración» recuerda Triplett. «una de las niñas vino hacia mí y me dijo, ‘hi brother Don. How are you?’ (Hola hermano Don, ¿Cómo está?).

La jovencita continuó conversando con triplett en un inglés perfecto, cuando de repente la otra niña comenzó a reír.

Triplett recuerda que la amiga «me dijo en español, ‘ella no habla nada de inglés, pero se ha pasado la tarde hablando en ese idioma, y no puede detenerse’».

Con frecuencia escuchan a otras personas hablar en lenguas en otros idiomas, incluidos, portugués, francés, inglés, chino, y salvo el inglés se requiere de alguien con el don de interpretación para traducirlos.

Triplett dice que la mayor prioridad de su agenda dondequiera que va es alentar a los obreros que trabajan con los niños a alcanzarlos y a cambiar el futuro de las Asambleas de Dios.

«Si cada una de las personas que trabaja con los niños en las AD se asegura de que cada niño bajo su cuidado tenga la oportunidad de recibir el bautismo en el Espíritu Santo podemos tener una generación de pentecostales en nuestra confraternidad», dice Triplett.

El pasado febrero, líderes de ministerios de niños de diecisiete países se reunieron con los Triplett para experimentar el pentecostés. Los alentamos a enseñar sobre el bautismo en el Espíritu Santo y a ministrar al respecto a cada niño y joven en las iglesias de las AD en América Latina.

La hija de los Triplett, Michelle Wellborn, quien es misionera en Argentina, y vino a El Salvador para ayudar a enseñar a los maestros de niños cómo deben guiar a los niños al bautismo en el Espíritu Santo.

Noventa y ocho niños de las zonas aledañas vinieron al campamento. Welborn explicó a los niños el bautismo en el Espíritu Santo durante un total de cinco horas.

«Fue una tarde complicada porque los niños no eran cristianos y sus familias no visitaban la iglesia», dice Triplett. «Algunos habían venido solo para montar en el autobús y tener alimentos gratis».

Luego en la noche Wellborn les dio un reto muy sencillo, invitó a los niños a permitir que el Espíritu Santo los bautizara. Sesenta y seis de los niños fueron bautizados en el Espíritu Santo esa noche. Las historias de lo ocurrido comenzaron a circular al día siguiente cuando los niños regresaron a casa y comenzaron a testificar del poder del Espíritu a sus padres.

Los obreros asistentes a la conferencia también regresaron a sus casas inspirados para dar la oportunidad a los niños de ser bautizados en el Espíritu Santo.

«Muchas iglesias no les presentan el Espíritu santo a los niños, pero ese no es el plan de Dios», dice Mary Boyd coordinadora de BGMC. «El Espíritu Santo es para todos los cristianos, sin importar la edad».            



Lea este artículo en inglés/Read this article in English


Search AG.org-top-Spanish - NEWS Feed Archives

Recursos

Turismo Aventura:
Buen enojo, mal enojo

Artículo # 33TW2000


 

Las Noticias

Regresar al índice de las noticias

Respuesta a la Orden Ejecutiva sobre Inmigración

Wed, 01 Feb 2017 - 1:49 PM CST
















Las Asambleas de Dios en los Estados Unidos está entre las denominaciones más diversas desde el punto de vista racial y étnico. De vez en cuando, los miembros llaman o escriben a mi oficina buscando que yo emita una declaración sobre ciertos asuntos relacionados con la política. A veces, las sugerencias que recibo de nuestros miembros no coinciden en qué declaración política debo emitir, ya sea a favor o en contra de un determinado asunto de política pública. Tal es el caso con la reciente orden del presidente Trump de poner un alto temporal a la concesión de visas a siete países.

En vez de hacer una declaración de política pública, acerca de la cual hay diferentes perspectivas dentro de nuestra misma Fraternidad, y consciente de que ni siquiera un superintendente general debe suponer que habla por toda la Fraternidad acerca de temas donde hay una opinión dividida, y donde los mismos creyentes no están de acuerdo respecto al asunto en cuestión, sentí que es prudente que recordemos cuál es nuestra verdadera misión como seguidores de Cristo.

Debemos orar por nuestros líderes: federales, estatales y locales. Debemos amar a aquellos que no están de acuerdo con nosotros (nuestros «enemigos»). No debemos desviarnos de nuestra responsabilidad fundamental de dar verdadero testimonio de Jesús para que las personas perdidas puedan encontrar la salvación en Cristo. Debemos expresarnos en público y en privado con un lenguaje apropiado. El tono de nuestras palabras debe siempre glorificar a nuestro Señor. Somos el cuerpo espiritual de Cristo y no un partido político.

Nuestra tarea fundamental es alcanzar a la gente para Jesús –sean ellos legales o indocumentados, sean ciudadanos o refugiados. Debemos tener un corazón sensible a los pobres, los marginados, los abusados, los necesitados y los extranjeros.

Animo a todos aquellos dentro de nuestra Fraternidad y en la comunidad cristiana más amplia a reconocer que este es el momento de dejar que nuestra luz brille para Jesús. ¿Tiene usted una opinión política sobre la inmigración y los refugiados? Eso está perfectamente bien, como ciudadano de nuestro país usted tiene derecho a expresarla. Pero, más importante que todo eso, ¿testificamos y mostramos amor a los inmigrantes y refugiados?

La semana pasada en una iglesia de las Asambleas de Dios fui testigo del bautismo de un médico y su esposa que llegaron como refugiados de un país musulmán (uno de los enumerados en la orden ejecutiva). Habían sido musulmanes, pero mi nieto se acercó al hijo de ellos en la escuela secundaria y lo invitó al grupo de jóvenes de la iglesia. Los padres decidieron visitar la iglesia y fueron muy bien recibidos. Después de un año de testificar y tratar con amor a

esta pareja, ellos llegaron a la fe. Su testimonio en el momento del bautismo fue: «Jesús es la esperanza de paz para el Oriente Medio».

Hoy supe del testimonio de uno de nuestros miembros laicos de las Asambleas de Dios. Ella camina por su vecindario y ora por los hogares en la ruta que recorre. Vive en uno de los barrios con mayor diversidad en los Estados Unidos. El Espíritu la impulsó a ir a una casa en particular y hablar con quién abriera la puerta. Ella no quería. Se alejó una corta distancia, pero el Espíritu le dijo que regresara. Finalmente, después de varias señales, se detuvo en la acera al otro lado de la calle y le dijo al Señor que, desde donde estaba, oraría por la familia en esa casa. Pero, el Espíritu le dijo nuevamente que fuera a la puerta. Finalmente fue con temor y temblor y llamó a la puerta. Ésta se abrió un poco y respondió una joven madre musulmana, con la cabeza cubierta de la manera tradicional musulmana. Nuestra mujer de las Asambleas de Dios abrió su boca para hablar y ella misma se sorprendió cuando, por la inspiración del Espíritu, le dijo: «Quiero decirte que estoy muy contenta de que vivas aquí». La joven madre respondió con una hermosa sonrisa y dijo: «¡Usted ha cambiado mi día, mi mes, y mi año entero!». Ese día se estableció un contacto de amistad que nuestra fiel laica de las Asambleas de Dios cree que abrirá otras puertas para testificar.

Durante más de diez décadas las Asambleas de Dios ha enviado misioneros alrededor del mundo. Sin embargo, el soberano propósito de Dios ha permitido que el campo misionero venga a nosotros. El despertar espiritual por el que hemos estado orando podría estar a la puerta con los inmigrantes y refugiados que lideran el camino. Como Asambleas de Dios, no nos involucremos de tal manera en el debate político acerca de la inmigración y los refugiados que no podamos llegar a la gente que el Señor ha traído a nuestro vecindario.

¿Acaso no querrá el Señor que seamos agentes de paz y reconciliación en medio de todas las estridentes y furiosas voces que claman en la plaza pública? ¡Creo que podemos! Mantengamos nuestro corazón firme, nuestro testimonio creíble, nuestras palabras bondadosas, nuestras acciones hospitalarias y nuestra oración ferviente.



Lea este artículo en inglés/Read this article in English