Assemblies of God SearchSite GuideStoreContact Us
Evangelización, Adoración, Discipulado y Compasión

Las Noticias 

   Titulares adicionales

Buscar noticias AD
















ANAHEIM, California - Los oficiales de las Asambleas de Dios continúan en busca de la liberación de un pastor inmigrante que ha estado encarcelado desde el 24 de julio y enfrenta la deportación.

Noé Carias de cuarenta y dos años y de origen guatemalteco es pastor en una iglesia AD en Los Ángeles. Él ha vivido en los Estados Unidos el último cuarto de siglo. Su esposa, Victoria, nacida en California con quien ha estado casado catorce años, es una ciudadana estadounidense, al igual que los dos hijos de la pareja, Nylah, y Abraham de seis y cinco años respectivamente.

«Mi esposo no es una amenaza», dijo Victoria a PE News el viernes. «Él ama este país y cree en protegerlo».

Victoria y Noé se conocieron cuando eran adolescentes en una iglesia de las Asambleas en Los Angeles. Noé se convirtió a Cristo a la edad de 17 años.

Hace seis años, Noé y Victoria comenzaron la Iglesia Pentecostal Cristo la Roca de Poder Asambleas de Dios en el salón de su casa en Los Ángeles. La iglesia ha crecido a setenta y cinco asistentes, y ahora alquila un espacio comercial. Noé ha tomado cursos a través de la escuela bíblica del Distrito Pacífico Sur de las AD.

Victoria dice que cuando ella y Noé se casaron, buscaron consejo legal sobre el caso de él para que se hiciera ciudadano de los Estados Unidos. Sin embargo, el camino parecía inverosímil. Los abogados les dijeron que Noé tendría que abandonar el país durante una década antes de que se le permitiera regresar para obtener un estatus legal permanente.

Finalmente, hace dos años, cansado de vivir con miedo, Noé inició el proceso de ciudadanía. Obtuvo un permiso de trabajo y obtuvo un número de Seguro Social. Posteriormente, en 2015 y 2016, el gobierno le concedió estancias de remoción.

Pero el mes pasado funcionarios federales negaron su petición de renovación para una suspensión de la remoción, lo que resultó en su detención, y la posible deportación.

Los funcionarios de Inmigración y Aduanas de los Estados Unidos (ICE, por su sigla en inglés) sostienen que Carias es un infractor reiterado de inmigración que ha asumido múltiples identidades y nacionalidades en el pasado para evadir la aplicación de la ley de inmigración.

Carias sostiene que el subterfugio surgió de su deseo de localizar a sus padres. Afirma que fue secuestrado por guerrilleros en Guatemala cuando tenía siete años, y que permaneció cautivo hasta que escapó a la edad de doce años. Mientras tanto, sus padres, al creer que su hijo había sido asesinado, huyeron a México.

Eventualmente, Carias encontró a sus padres en México. Él ingresó inicialmente a los Estados Unidos a la edad de 13 años como trabajador indocumentado buscando un mejor futuro financiero. Regresó a los Estados Unidos después de ser deportado a México dos veces cuando era un adolescente. La orden de deportación actual tiene su origen en 1995, cuando Carias tenía 20 años.

Carias tiene pendientes mociones legales para retirar sus órdenes de deportación, así como una moción para reabrir el caso.

ESFUERZOS DE LAS ASAMBLEAS DE DIOS


El superintendente general de los Estados Unidos, George O. Wood, ha estado en contacto con funcionarios de la Casa Blanca para buscar la liberación del pastor.

En una carta enviada el día después de la detención de Noé, Wood dejó claro que él ve el caso como un asunto de justicia y moral.

«Esta es una situación injusta», escribió Wood. «También traiciona lo que el presidente ha dicho sobre ir tras criminales que están aquí ilegalmente. Este pastor está tan lejos de ser un criminal como cualquiera puede estarlo».

Wood encuentra que es absurda la intención de ICE de deportar a un pastor que ha vivido en el país durante veinticinco años, está casado con una ciudadana estadounidense, y que tiene dos hijos nacidos en los Estados Unidos. Wood sugirió que tiene poco sentido que la administración desafíe una base que está alineada con tantos problemas pro-vida y pro-familia.

«La administración está arriesgando una erosión seria, si no pérdida completa, del apoyo de creyentes evangélicos de habla hispana», continuó Wood. «Es este tipo de deportación irracional, insensible e injusta lo que enfurece y aliena a los evangélicos de habla hispana».

El tema surgió el jueves por la tarde en una sesión de negocios del Concilio General, cuando se celebraba la convención nacional bienal en Anaheim. Wood dijo a los delegados que el presidente no está promoviendo los valores familiares deportando a un esposo no violento de su esposa ciudadana estadounidense.

«Imploro a esta administración que tenga en cuenta las circunstancias especiales que rodean el caso del pastor Noé Carias y conceda una suspensión de la deportación para que permanezca con su esposa e hijos y continúe siendo una voz de esperanza en Los Ángeles», dijo Wood.

Casi trescientos presbíteros generales de la AD oraron por Vicky Carias después de que el superintendente del Distrito del Pacífico Sur Sergio Navarrete la invitó a reunirse con ellos la semana pasada.

El mes pasado, Navarrete envió una carta a los funcionarios de ICE en Los Ángeles, afirmando que Carias es un pastor en buen estado, y ha sido un cristiano fiel y dedicado durante veinticinco años.

«Él ha demostrado ser muy confiable y sirve como un gran modelo a seguir», escribió Navarrete.

Todos los catorce superintendentes hispanos de los Estados Unidos han instado a Wood a intervenir en nombre de Carias. Las Asambleas de Dios de Estados Unidos tiene casi 750.000 adherentes hispanos, o el veintidós por ciento de los asistentes generales de la confraternidad. En 2006, el Presbiterio Ejecutivo adoptó una declaración oficial sobre la inmigración.

Al comienzo de la sesión de negocios del viernes por la mañana, Wood presentó a Victoria, Nylah y Abraham Carias a los asistentes.

«Son el rostro de lo que está sucediendo a muchas de nuestras familias en este país», dijo Wood.

Victoria ha estado confiando en las ofrendas de amor para sobrevivir. Sin embargo, Wood, después de una breve consulta con el tesorero general Douglas Doug Clay, anunció en la reunión de negocios del viernes que la fraternidad donaría $ 10.000 a la familia Carias. Victoria se secó las lágrimas ante las noticias.

Además, los asistentes a la sesión de negocios tomaron una ofrenda. Los contribuyentes también pueden ofrendar en línea o en la aplicación GC17 enviando un mensaje de texto a «Carias» al 95577.

Los delegados de la convención también elaboraron una resolución de emergencia unánime para enviarla a la Casa Blanca, solicitando la liberación de Carias del encarcelamiento y pidiendo que se le otorgue la residencia legal.

Wood dijo a PE News que durante sus últimos días como superintendente general, su mandato termina en octubre, continuará aumentando los esfuerzos para la liberación del pastor.

DESGASTE EMOCIONAL

Victoria Carias y los niños pueden ver a Noé detrás de las rejas en el Centro de Detención de Adelanto periódicamente, con el contacto físico limitado a un abrazo y beso al inicio y al final de las visitas.

«Para mis hijos es emocionalmente difícil», dijo Victoria a PE News el viernes. «Necesitan la presencia de su padre en casa». Nylah se acurrucó con un animal de peluche en miniatura y Abraham jugó con un tractor de plástico durante la entrevista.

«Sólo queremos continuar nuestro trabajo en la iglesia», dice Victoria. «Esa ha sido toda nuestra vida juntos».

Mary Duong, de Clergy & Laity United for Economic Justice de Los Ángeles, ha estado activamente abogando por la familia Carias. Duong, cuyo padre es el superintendente de las Asambleas de Dios de Vietnam, ha sido uno de los muchos socios que ayudan a crear conciencia del estatus de Carias. SoCal Matthew 25 ha estado liderando estos esfuerzos.

Las congregaciones individuales en el Distrito del Pacífico Sur se han comprometido a apoyar a la familia Carias de manera práctica durante treinta y cinco semanas sucesivas. Navarrete dice que Carias comenzó clases bíblicas en detención, y catorce personas han aceptado a Jesús como Salvador como resultado a sus clases.



Lea este artículo en inglés/Read this article in English


Search AG.org-top-Spanish - NEWS Feed Archives

Recursos

Turismo Aventura:
Buen enojo, mal enojo

Artículo # 33TW2000


 

Las Noticias

Regresar al índice de las noticias

Todo el Evangelio a todo el mundo—Nuestros vecinos

Mon, 09 Jan 2017 - 9:51 AM CST
















Hace ya un siglo, en 1916, los lectores de la revista Pentecostal Evangel, se informaron de la vehemente súplica de H.C. Ball, líder pionero en el desarrollo de un ministerio al pueblo de habla hispana en los Estados unidos de Norteamérica. Él se refirió a la «multitud» de ciudadanos mexicanos que se estaba trasladando a las ciudades fronterizas de Texas. Él se sintió conmovido al ver cuántos de ellos luchaban para encontrar alimento y sobrevivir.
 
Ball hizo un llamado a que cada Asamblea de Dios se propusiera ayudar a «un grupo de cinco o seis mexicanos» porque «la salvación de ellos podría depender de nosotros». Conocí personalmente la compasión de H.C. Ball porque después de su jubilación fue mi maestro de escuela dominical, cuando yo estaba en mi primer año de escuela superior.
 
El corazón de H.C. Ball y de los líderes fundadores de nuestra Fraternidad todavía comunica de manera clara y resonante su fervor por el mayor movimiento evangelístico que el mundo jamás ha visto. Y, con una cierta medida de triste ironía, todavía enfrentamos muchos de los desafíos que teníamos un siglo atrás.
 
Veintitrés por ciento de los adherentes a las Asambleas de Dios en los Estados Unidos son hispanos. Tanto en las iglesias hispanas como en las que no lo son, ha surgido la preocupación acerca de la crisis migratoria y toda la retórica en torno a ella.
 
Esa misma preocupación apolítica de alcanzar a toda criatura, motivó a muchos de los superintendentes de distrito de las Asambleas de Dios de los Estados Unidos a reunirse para debatir acerca del temor y la confusión que se ha propagado después de la elección presidencial de 2016.
 

  • Desde una perspectiva pastoral, ¿de qué manera atenderán a los hogares que potencialmente serán divididos por las «deportaciones masivas»?
  • ¿Cómo podrán los ministros alcanzar efectivamente a los inmigrantes en su comunidad que se sienten atemorizados, y aunque los temores sean infundados?
  • ¿De qué manera la iglesia puede ser una fuente de sanidad en un territorio dividido?


Fue entonces cuando surgió una extraordinaria oportunidad en que estos superintendentes pudieron presentar sus preguntas e inquietudes al equipo de transición del presidente electo Trump. Ellos recibieron las siguientes respuestas aclaratorias:

  • Las «deportaciones» que ha mencionado la administración de Trump se aplicarán sólo a los delincuentes criminales.
  • La administración entrante hará las gestiones necesarias para proteger a los hijos de los inmigrantes al remplazar el decreto ejecutivo de Obama (DACA, por su sigla en inglés) con una legislación oficial.
  • El presidente electo tiene la intención de edificar una muralla, asegurar la frontera, y poner fin a la inmigración ilegal.
  • Una vez que la frontera esté asegurada y los componentes de verificación electrónica [e-verify] sean incorporados a los lugares de trabajo, Trump trabajará con el Congreso para legalizar e integrar a esos «formidables y esforzados trabajadores y familias indocumentadas que temen a Dios».


Aunque estas aclaraciones pueden ser alentadoras para algunos y desalentadoras para otros, la misión de las Asambleas de Dios nunca ha sido política ni abogamos por quien infringe o subvierte la ley. Esta Fraternidad claramente existe con el propósito de evangelizar, adorar, discipular, y mostrar compasión. Como iglesia, nuestra preocupación principal no es si la persona es documentada o indocumentada, sino que si es salva o no lo es. Nuestra misión es «que nadie se pierda».

Cuando veamos refugiados o inmigrantes en nuestras comunidades, que el llamado de H.C. Ball en 1916 resuene hoy en nuestro corazón: «la salvación de ellos podría depender de nosotros». En estos cien años, las Asambleas de Dios en el mundo ha crecido de 300 afiliados a cerca de sesenta y ocho millones en 365.000 iglesias presentes en casi cada país. Es posible que también encontremos refugiados e inmigrantes en nuestras comunidades que están conectadas a la familia global de las Asambleas de Dios.
 
Obedezcamos el consejo de las Escrituras de orar por nuestras autoridades políticas y nuestro país para que colectivamente respondamos al Señor y a nuestro prójimo de la manera que el profeta Miqueas nos recuerda: «¡Ya se te ha declarado lo que es bueno! Ya se te ha dicho lo que de ti espera el Señor: practicar la justicia, amar la misericordia, y humillarte ante tu Dios» (Miqueas 6:8, NVI).

_________

George O. Wood es el superintendente general de las Asambleas de Dios de los Estados Unidos de Norteamérica y presidente de la Fraternidad Mundial de las Asambleas de Dios.
 
NOTA DEL EDITOR: El presbiterio ejecutivo de las Asambleas de Dios adoptó esta posición respecto a la inmigración en el año 2006.



Lea este artículo en inglés/Read this article in English

Authors: George O. Wood