Assemblies of God SearchSite GuideStoreContact Us
Evangelización, Adoración, Discipulado y Compasión

Las Noticias 

   Titulares adicionales

Buscar noticias AD
















WILMINGTON, California, las disparidades económicas de los Estados Unidos son muy evidentes en esta comunidad industrial de California del Sur, localizada en la vía del Océano Pacífico y el Puerto de Los Ángeles.

Los jóvenes con solo una educación de Escuela Superior pueden dirigir a empleados que tienen salarios de seis cifras, que trabajan en las refinerías o que pertenecen a (uniones) sindicatos. Sin embargo, a las afueras de la Primera Iglesia Asambleas de Dios de Wilmington, hay personas sin hogar, con carritos de compra llenos de sus pertenencias.

La iglesia posee valiosos activos en propiedades en tres esquinas de una intersección en la costosa zona del Sur de California. Una prospera propiedad de enseñanza pre-escolar operada por la iglesia con 75 niños matriculados. Un kindergartner cristiano hasta octavo grado, está localizado al frente de la propiedad. La matrícula ha disminuido a 50 niños debido a la dificultad que tienen los padres para completar los pagos, además de la competencia de las escuelas Charters.

El pastor Adam De La Vega, cuyos abuelos emigraron a los Estados Unidos desde México, ha sido el pastor principal de la Primera Iglesia Asambleas de Dios de Wilmington, desde el 2009. Desde entonces, la población hispana ha crecido aún más, con nuevas llegadas desde Centro y Sur América que han reemplazado las vacantes dejadas por los anglosajones. Hoy estimamos que un 87% de la población es latina y solo 6% es caucásica.

De La Vega, quien no habla español, dice que la iglesia de 130 asistentes frecuentes está comenzando a traer jóvenes adultos que desean asimilar la cultura norteamericana.

El pastor De La Vega indica, «estamos tratando de alcanzar la comunidad de primeras y segundas generaciones hispanas», «ellos desean el inglés».

Durante el año 2016, la Primera Iglesia Asambleas de Dios de Wilmington fue anfitriona de las reuniones Semestrales del programa de Hechos 2, dirigidas por el Asistente al superintendente general, el Rvdo. Alton Garrison. La iniciativa de transformación de iglesias, está designada para ayudar a los líderes de las congregaciones, a retornar a nuestra raíz enfatizando la Misión, Visión y Valores de nuestras iglesias mientras creamos un plan estratégico de convertirnos en un cuerpo firmemente establecido por el poder del Espíritu.

De La Vega, (48 años), invitó a 8 mileniales para ser parte de la Visión de Hechos 2. «Queremos establecer un lugar donde las personas de la comunidad puedan venir para aplicar la verdad espiritual a su vida diaria». De La Vega dice: «esta es una comunidad fuerte con mucha gente muriendo muy joven».

De La Vega conoce personalmente de la situación, ya que él fue un desertor escolar, alcohólico y drogadicto.

«Estaba bastante mal» dice De La Vega. «Yo entraba y salía de la cárcel».

De La Vega comenzó a cambiar, luego de entrar al Hogar de Discipulado para Hombres de L.A. Luego se graduó y obtuvo un grado en Negocios y Manejo de Empresas, luego obtuvo una Maestría en Teología en Vanguard University. Conoció a su esposa, Andrea, en el Vanguard University. Ella es maestra de niños con necesidades especiales de las Escuelas Unificadas del Distrito de L.A.

El área de Wilmington se ha deteriorado con un aumento en el número de robos y asesinatos mientras él trabajaba en la iglesia. A unos tres kilómetros de distancia, los jóvenes consiguen empleos con altos salarios en el puerto de Los Ángeles, lo que ocasiona que obtengan dinero para gastar en vehículos exuberantes y juegos de alta tecnología. La Iglesia ha comenzado a ofrecer clases universitarias para el manejo correcto de las finanzas.

Jimmy Gómez, cuyos padres son de Nicaragua, creció familiarizado con la violencia de las pandillas, mientras asistía a First InnerCity de las Asambleas de Dios en Los Ángeles, antes de convertirse en el pastor de jóvenes de Primera Iglesia Asambleas de Dios de Wilmington en el 2012.

«Vivimos en una cultura donde los jóvenes son empujados a diferentes direcciones» dice Gómez, joven de 30 años, cuya oficina está decorada con figuras de Star Wars y el Capitán América.

«Nosotros los tenemos 90 minutos a la semana». En realidad, ¿cómo podemos tener un impacto en ellos? «Solo el encuentro con Dios puede transformarlos y hacerles seguidores de Jesús».

Imagen Pastor Adam De LA Vega (Izq) y el pastor de jóvenes Jimmy Goméz



Lea este artículo en inglés/Read this article in English


Search AG.org-top-Spanish - NEWS Feed Archives

Recursos

Turismo Aventura:
Buen enojo, mal enojo

Artículo # 33TW2000


 

Las Noticias

Regresar al índice de las noticias

Pequeños y comprometidos

Wed, 21 Dec 2016 - 4:28 PM CST
















Coy Pittman es un niño pequeño con un gran corazón. Cuando Coy tenía 3 años de edad, su familia recibió un boletín de los misioneros Lance y Mindy Hines de las Asambleas de Dios. En el comunicado se hablaba de una asociación entre los misioneros y Boys and Girls Missionary Challenge (BGMC) para perforar un pozo de agua en Mozambique. Las fotos en el boletín de noticias mostraban a  los africanos usando cubos de BGMC para llevar el agua.

Clydene, la madre de Coy, colgó el boletín de noticias en el pasillo de la casa familiar en Canadian, Texas. Las fotos de los cubos amarillos brillantes de BGMC captaron la atención de Coy. Estaba preocupado por que la gente tenía que llevar el agua en cubos. También quería que uno de los cubos Buddy para él.

Sin embargo, también quería ayudar a las personas en Mozambique. En los próximos meses, Coy reunió $250 para BGMC. Más tarde ese mismo año, se le concedió el deseo de Coy de tener un cubo. Recibió su propio cubo amarillo brillante de Buddy en el banquete Grand Club de distrito de BGMC.

BGMC se ha hecho contagioso en la familia de Coy. Coy, que tiene 8 años, reclutó a su hermano menor, Colt, ahora de 7 años, y a su hermana pequeña, Cambree, ahora de 5 años. Los niños han vendido, juguetes, jalea, masa para galletas y velas. Han hecho las tareas domésticas para personas, han hecho ventas de garaje, y ha participado en maratones de caminatas, y todo para recaudar dinero para BGMC.

Cuando recibían juguetes nuevos por los cumpleaños o la Navidad, vendían los juguetes viejos para recaudar dinero. Varias de sus fiestas de cumpleaños tuvieron un tema de Buddy Barrel. Hasta la fecha, los niños han recaudado $13.800.

Coy dice que ama recaudar dinero para BGMC, «para que más gente pueda ir al cielo».

En marzo de 2015, la familia de Pittman viajó a Mozambique para presenciar de primera mano los pozos de agua que BGMC había ayudado a perforar. Una vez allí, los misioneros Randy Hines y Mindy otorgaron a los niños la moneda Grand Club de BGMC por sus esfuerzos en la recaudación de dinero.

«Ha sido toda una travesía» dice Clydene. «A veces los niños tienen más fe que yo. Es una lección de humildad».

Coy, Colt y Cambree no han terminado. Para el año 2016, tenían un objetivo para BGMC de $3.000. Los niños superaron rápidamente ese objetivo cuando recibieron una donación inesperada de $4.000.

David Boyd,  director de BGMC señala que el ministerio ofrece recursos gratuitos para que las iglesias las usen.

«Las iglesias tienen una pasión por enseñar a sus hijos acerca de las misiones», dice Boyd. «El Espíritu de Dios sopla la compasión en el corazón de un niño. El niño obra en esta nueva pasión. ¡La gente de todo el mundo son bendecidos!»



Lea este artículo en inglés/Read this article in English

Authors: Mindy Benintendi