Assemblies of God SearchSite GuideStoreContact Us
Evangelización, Adoración, Discipulado y Compasión

Las Noticias 

   Titulares adicionales

Buscar noticias AD
















Cuando las personas son bautizadas en el Espíritu Santo, la evidencia física inicial del bautismo es hablar en lenguas (palabras pronunciadas en otro idioma que la persona no conoce). ¡Pero muchas personas no se han detenido a pensar que muchas veces ese «idioma desconocido» es el inglés!

Los misioneros de las Asambleas de Dios en el área de América Latina y el Caribe, Don y Terry Triplett se enfocan en alcanzar a los niños mediante los ministerios de Castillo del rey.

Recientemente Don Tripplet compartió una historia acerca de «Ana» una jovencita salvadoreña que solo habla español. Ella estaba orando en la fortaleza de oración del ministerio y comenzó a hablar en lenguas.

«Las personas comenzaron a ir a escucharla hablar en lenguas en un inglés perfecto cuando fue bautizada por el Espíritu Santo», dice triplett. «otros trece niños recibieron el bautismo en el Espíritu Santo esa noche en la fortaleza de oración».

Triplett dice que no es la primera vez que ha escuchado a niños de habla hispana hablando lenguas en inglés.

«Hace un par de años en el campamento… dos niñas vinieron desde la fortaleza de oración» recuerda Triplett. «una de las niñas vino hacia mí y me dijo, ‘hi brother Don. How are you?’ (Hola hermano Don, ¿Cómo está?).

La jovencita continuó conversando con triplett en un inglés perfecto, cuando de repente la otra niña comenzó a reír.

Triplett recuerda que la amiga «me dijo en español, ‘ella no habla nada de inglés, pero se ha pasado la tarde hablando en ese idioma, y no puede detenerse’».

Con frecuencia escuchan a otras personas hablar en lenguas en otros idiomas, incluidos, portugués, francés, inglés, chino, y salvo el inglés se requiere de alguien con el don de interpretación para traducirlos.

Triplett dice que la mayor prioridad de su agenda dondequiera que va es alentar a los obreros que trabajan con los niños a alcanzarlos y a cambiar el futuro de las Asambleas de Dios.

«Si cada una de las personas que trabaja con los niños en las AD se asegura de que cada niño bajo su cuidado tenga la oportunidad de recibir el bautismo en el Espíritu Santo podemos tener una generación de pentecostales en nuestra confraternidad», dice Triplett.

El pasado febrero, líderes de ministerios de niños de diecisiete países se reunieron con los Triplett para experimentar el pentecostés. Los alentamos a enseñar sobre el bautismo en el Espíritu Santo y a ministrar al respecto a cada niño y joven en las iglesias de las AD en América Latina.

La hija de los Triplett, Michelle Wellborn, quien es misionera en Argentina, y vino a El Salvador para ayudar a enseñar a los maestros de niños cómo deben guiar a los niños al bautismo en el Espíritu Santo.

Noventa y ocho niños de las zonas aledañas vinieron al campamento. Welborn explicó a los niños el bautismo en el Espíritu Santo durante un total de cinco horas.

«Fue una tarde complicada porque los niños no eran cristianos y sus familias no visitaban la iglesia», dice Triplett. «Algunos habían venido solo para montar en el autobús y tener alimentos gratis».

Luego en la noche Wellborn les dio un reto muy sencillo, invitó a los niños a permitir que el Espíritu Santo los bautizara. Sesenta y seis de los niños fueron bautizados en el Espíritu Santo esa noche. Las historias de lo ocurrido comenzaron a circular al día siguiente cuando los niños regresaron a casa y comenzaron a testificar del poder del Espíritu a sus padres.

Los obreros asistentes a la conferencia también regresaron a sus casas inspirados para dar la oportunidad a los niños de ser bautizados en el Espíritu Santo.

«Muchas iglesias no les presentan el Espíritu santo a los niños, pero ese no es el plan de Dios», dice Mary Boyd coordinadora de BGMC. «El Espíritu Santo es para todos los cristianos, sin importar la edad».            



Lea este artículo en inglés/Read this article in English


Search AG.org-top-Spanish - NEWS Feed Archives

Recursos

Turismo Aventura:
Buen enojo, mal enojo

Artículo # 33TW2000


 

Las Noticias

Regresar al índice de las noticias

Pequeños y comprometidos

Wed, 21 Dec 2016 - 4:28 PM CST
















Coy Pittman es un niño pequeño con un gran corazón. Cuando Coy tenía 3 años de edad, su familia recibió un boletín de los misioneros Lance y Mindy Hines de las Asambleas de Dios. En el comunicado se hablaba de una asociación entre los misioneros y Boys and Girls Missionary Challenge (BGMC) para perforar un pozo de agua en Mozambique. Las fotos en el boletín de noticias mostraban a  los africanos usando cubos de BGMC para llevar el agua.

Clydene, la madre de Coy, colgó el boletín de noticias en el pasillo de la casa familiar en Canadian, Texas. Las fotos de los cubos amarillos brillantes de BGMC captaron la atención de Coy. Estaba preocupado por que la gente tenía que llevar el agua en cubos. También quería que uno de los cubos Buddy para él.

Sin embargo, también quería ayudar a las personas en Mozambique. En los próximos meses, Coy reunió $250 para BGMC. Más tarde ese mismo año, se le concedió el deseo de Coy de tener un cubo. Recibió su propio cubo amarillo brillante de Buddy en el banquete Grand Club de distrito de BGMC.

BGMC se ha hecho contagioso en la familia de Coy. Coy, que tiene 8 años, reclutó a su hermano menor, Colt, ahora de 7 años, y a su hermana pequeña, Cambree, ahora de 5 años. Los niños han vendido, juguetes, jalea, masa para galletas y velas. Han hecho las tareas domésticas para personas, han hecho ventas de garaje, y ha participado en maratones de caminatas, y todo para recaudar dinero para BGMC.

Cuando recibían juguetes nuevos por los cumpleaños o la Navidad, vendían los juguetes viejos para recaudar dinero. Varias de sus fiestas de cumpleaños tuvieron un tema de Buddy Barrel. Hasta la fecha, los niños han recaudado $13.800.

Coy dice que ama recaudar dinero para BGMC, «para que más gente pueda ir al cielo».

En marzo de 2015, la familia de Pittman viajó a Mozambique para presenciar de primera mano los pozos de agua que BGMC había ayudado a perforar. Una vez allí, los misioneros Randy Hines y Mindy otorgaron a los niños la moneda Grand Club de BGMC por sus esfuerzos en la recaudación de dinero.

«Ha sido toda una travesía» dice Clydene. «A veces los niños tienen más fe que yo. Es una lección de humildad».

Coy, Colt y Cambree no han terminado. Para el año 2016, tenían un objetivo para BGMC de $3.000. Los niños superaron rápidamente ese objetivo cuando recibieron una donación inesperada de $4.000.

David Boyd,  director de BGMC señala que el ministerio ofrece recursos gratuitos para que las iglesias las usen.

«Las iglesias tienen una pasión por enseñar a sus hijos acerca de las misiones», dice Boyd. «El Espíritu de Dios sopla la compasión en el corazón de un niño. El niño obra en esta nueva pasión. ¡La gente de todo el mundo son bendecidos!»



Lea este artículo en inglés/Read this article in English

Authors: Mindy Benintendi