Assemblies of God SearchSite GuideStoreContact Us
Evangelización, Adoración, Discipulado y Compasión

Las Noticias 

   Titulares adicionales

Buscar noticias AD
















ANAHEIM, California - Los oficiales de las Asambleas de Dios continúan en busca de la liberación de un pastor inmigrante que ha estado encarcelado desde el 24 de julio y enfrenta la deportación.

Noé Carias de cuarenta y dos años y de origen guatemalteco es pastor en una iglesia AD en Los Ángeles. Él ha vivido en los Estados Unidos el último cuarto de siglo. Su esposa, Victoria, nacida en California con quien ha estado casado catorce años, es una ciudadana estadounidense, al igual que los dos hijos de la pareja, Nylah, y Abraham de seis y cinco años respectivamente.

«Mi esposo no es una amenaza», dijo Victoria a PE News el viernes. «Él ama este país y cree en protegerlo».

Victoria y Noé se conocieron cuando eran adolescentes en una iglesia de las Asambleas en Los Angeles. Noé se convirtió a Cristo a la edad de 17 años.

Hace seis años, Noé y Victoria comenzaron la Iglesia Pentecostal Cristo la Roca de Poder Asambleas de Dios en el salón de su casa en Los Ángeles. La iglesia ha crecido a setenta y cinco asistentes, y ahora alquila un espacio comercial. Noé ha tomado cursos a través de la escuela bíblica del Distrito Pacífico Sur de las AD.

Victoria dice que cuando ella y Noé se casaron, buscaron consejo legal sobre el caso de él para que se hiciera ciudadano de los Estados Unidos. Sin embargo, el camino parecía inverosímil. Los abogados les dijeron que Noé tendría que abandonar el país durante una década antes de que se le permitiera regresar para obtener un estatus legal permanente.

Finalmente, hace dos años, cansado de vivir con miedo, Noé inició el proceso de ciudadanía. Obtuvo un permiso de trabajo y obtuvo un número de Seguro Social. Posteriormente, en 2015 y 2016, el gobierno le concedió estancias de remoción.

Pero el mes pasado funcionarios federales negaron su petición de renovación para una suspensión de la remoción, lo que resultó en su detención, y la posible deportación.

Los funcionarios de Inmigración y Aduanas de los Estados Unidos (ICE, por su sigla en inglés) sostienen que Carias es un infractor reiterado de inmigración que ha asumido múltiples identidades y nacionalidades en el pasado para evadir la aplicación de la ley de inmigración.

Carias sostiene que el subterfugio surgió de su deseo de localizar a sus padres. Afirma que fue secuestrado por guerrilleros en Guatemala cuando tenía siete años, y que permaneció cautivo hasta que escapó a la edad de doce años. Mientras tanto, sus padres, al creer que su hijo había sido asesinado, huyeron a México.

Eventualmente, Carias encontró a sus padres en México. Él ingresó inicialmente a los Estados Unidos a la edad de 13 años como trabajador indocumentado buscando un mejor futuro financiero. Regresó a los Estados Unidos después de ser deportado a México dos veces cuando era un adolescente. La orden de deportación actual tiene su origen en 1995, cuando Carias tenía 20 años.

Carias tiene pendientes mociones legales para retirar sus órdenes de deportación, así como una moción para reabrir el caso.

ESFUERZOS DE LAS ASAMBLEAS DE DIOS


El superintendente general de los Estados Unidos, George O. Wood, ha estado en contacto con funcionarios de la Casa Blanca para buscar la liberación del pastor.

En una carta enviada el día después de la detención de Noé, Wood dejó claro que él ve el caso como un asunto de justicia y moral.

«Esta es una situación injusta», escribió Wood. «También traiciona lo que el presidente ha dicho sobre ir tras criminales que están aquí ilegalmente. Este pastor está tan lejos de ser un criminal como cualquiera puede estarlo».

Wood encuentra que es absurda la intención de ICE de deportar a un pastor que ha vivido en el país durante veinticinco años, está casado con una ciudadana estadounidense, y que tiene dos hijos nacidos en los Estados Unidos. Wood sugirió que tiene poco sentido que la administración desafíe una base que está alineada con tantos problemas pro-vida y pro-familia.

«La administración está arriesgando una erosión seria, si no pérdida completa, del apoyo de creyentes evangélicos de habla hispana», continuó Wood. «Es este tipo de deportación irracional, insensible e injusta lo que enfurece y aliena a los evangélicos de habla hispana».

El tema surgió el jueves por la tarde en una sesión de negocios del Concilio General, cuando se celebraba la convención nacional bienal en Anaheim. Wood dijo a los delegados que el presidente no está promoviendo los valores familiares deportando a un esposo no violento de su esposa ciudadana estadounidense.

«Imploro a esta administración que tenga en cuenta las circunstancias especiales que rodean el caso del pastor Noé Carias y conceda una suspensión de la deportación para que permanezca con su esposa e hijos y continúe siendo una voz de esperanza en Los Ángeles», dijo Wood.

Casi trescientos presbíteros generales de la AD oraron por Vicky Carias después de que el superintendente del Distrito del Pacífico Sur Sergio Navarrete la invitó a reunirse con ellos la semana pasada.

El mes pasado, Navarrete envió una carta a los funcionarios de ICE en Los Ángeles, afirmando que Carias es un pastor en buen estado, y ha sido un cristiano fiel y dedicado durante veinticinco años.

«Él ha demostrado ser muy confiable y sirve como un gran modelo a seguir», escribió Navarrete.

Todos los catorce superintendentes hispanos de los Estados Unidos han instado a Wood a intervenir en nombre de Carias. Las Asambleas de Dios de Estados Unidos tiene casi 750.000 adherentes hispanos, o el veintidós por ciento de los asistentes generales de la confraternidad. En 2006, el Presbiterio Ejecutivo adoptó una declaración oficial sobre la inmigración.

Al comienzo de la sesión de negocios del viernes por la mañana, Wood presentó a Victoria, Nylah y Abraham Carias a los asistentes.

«Son el rostro de lo que está sucediendo a muchas de nuestras familias en este país», dijo Wood.

Victoria ha estado confiando en las ofrendas de amor para sobrevivir. Sin embargo, Wood, después de una breve consulta con el tesorero general Douglas Doug Clay, anunció en la reunión de negocios del viernes que la fraternidad donaría $ 10.000 a la familia Carias. Victoria se secó las lágrimas ante las noticias.

Además, los asistentes a la sesión de negocios tomaron una ofrenda. Los contribuyentes también pueden ofrendar en línea o en la aplicación GC17 enviando un mensaje de texto a «Carias» al 95577.

Los delegados de la convención también elaboraron una resolución de emergencia unánime para enviarla a la Casa Blanca, solicitando la liberación de Carias del encarcelamiento y pidiendo que se le otorgue la residencia legal.

Wood dijo a PE News que durante sus últimos días como superintendente general, su mandato termina en octubre, continuará aumentando los esfuerzos para la liberación del pastor.

DESGASTE EMOCIONAL

Victoria Carias y los niños pueden ver a Noé detrás de las rejas en el Centro de Detención de Adelanto periódicamente, con el contacto físico limitado a un abrazo y beso al inicio y al final de las visitas.

«Para mis hijos es emocionalmente difícil», dijo Victoria a PE News el viernes. «Necesitan la presencia de su padre en casa». Nylah se acurrucó con un animal de peluche en miniatura y Abraham jugó con un tractor de plástico durante la entrevista.

«Sólo queremos continuar nuestro trabajo en la iglesia», dice Victoria. «Esa ha sido toda nuestra vida juntos».

Mary Duong, de Clergy & Laity United for Economic Justice de Los Ángeles, ha estado activamente abogando por la familia Carias. Duong, cuyo padre es el superintendente de las Asambleas de Dios de Vietnam, ha sido uno de los muchos socios que ayudan a crear conciencia del estatus de Carias. SoCal Matthew 25 ha estado liderando estos esfuerzos.

Las congregaciones individuales en el Distrito del Pacífico Sur se han comprometido a apoyar a la familia Carias de manera práctica durante treinta y cinco semanas sucesivas. Navarrete dice que Carias comenzó clases bíblicas en detención, y catorce personas han aceptado a Jesús como Salvador como resultado a sus clases.



Lea este artículo en inglés/Read this article in English


Search AG.org-top-Spanish - NEWS Feed Archives

Recursos

Turismo Aventura:
Buen enojo, mal enojo

Artículo # 33TW2000


 

Las Noticias

Regresar al índice de las noticias

Una sanadora herida en medio de una sombría comunidad

Mon, 12 Dec 2016 - 10:37 AM CST
















Los problemas que enfrentan los habitantes de Guaynabo, un suburbio de San Juan, capital de Puerto Rico, son similares a los de casi cualquier metrópolis mundial: delincuencia, pobreza, personas sin techo, madres solteras, violencia doméstica, la omnipresencia de drogas y alcohol. Y la próxima generación preparada para repetir el ciclo.

Más allá del deterioro urbano, la comunidad obrera en la costa norte de Puerto Rico se enfrenta a la amenaza de los huracanes. Eso también hace que la región sea vulnerable a los tsunamis, una amenaza que aunque remota, es real.

Isabel López López, de 70 años, creció en esta comunidad y conoce sus habitantes y a sus necesidades. Ella es una madre soltera, aún vive en Guaynabo con Félix Luis, su hijo adulto con necesidades especiales, cerca de un proyecto de viviendas sociales conocidas por ser el epicentro de la delincuencia y la drogadicción. Después de retirarse hace 22 años de su trabajo con la facultad del programa de patología lingüística en el campus de ciencias médicas de la Universidad de Puerto Rico, buscó un medio para invertir en Guaynabo a través de su iglesia, Templo Smirna, que es una de las más antiguas congregaciones de Dios en la isla.

López se convirtió en un ministro licenciado de las AD. Como capellana comunitaria de Misiones E.U.A. para el Distrito de Puerto Rico, hoy ella sirve a la ciudad y sus alrededores. También trabaja en la División de Misiones de su distrito.

«Se necesita compasión y esmero para ser capellán comunitario», dice Manny Cordero, director de los Ministerios de Capellanía. Él describe a López como una «sanadora herida».

«Ella ha tenido pasión por los desfavorecidos, los marginados, las personas que han sido heridas de varias manera, los miembros de las familias que cuidan a las personas con necesidades», dice Cordero. «Debido a lo que ha vivido, el Señor ha usado esta experiencia para ministrar a través de ella a la comunidad. Ella ha sido una luz en la oscuridad en esta difícil comunidad».

Los capellanes comunitarios son relativamente nuevos en las Asambleas de Dios de los Estados Unidos. Como ministros con credenciales, trabajan con los proveedores de servicios en su comunidad, los oficiales de policía, los bomberos, en los tribunales, con el servicio de ambulancia, en los entornos corporativos, en el mercado. La capellanía comunitaria se adapta a las necesidades de un lugar determinado. A través de Templo Smirna, López está activa en la preparándose para las emergencias en caso de ocurrir un desastre.

«Mi meta es predicar la Palabra y traer ayuda a los más necesitados», dice López.

Su ministerio de capellanía durante los últimos cinco años ha incluido una variedad de actividades en Guaynabo y otros lugares, desde la predicación en la calle con otros de su iglesia, hasta la realización de la Santa Cena con personas confinadas en sus hogares. Su servicio como capellana comenzó con el ministerio en el Hogar El Refugio, un refugio para mujeres en Guaynabo. Ella dirige los estudios bíblicos de las mujeres y es una parte regular del evangelismo a los residentes ancianos que viven en viviendas de bajos ingresos. A veces eso implica llevar comida para el hambriento y ropa a los necesitados.

En la comunidad en general, quizás la mayor fortaleza que enfrenta López es la adicción. Los residentes en los proyectos de vivienda, incluso aquellos que no son cristianos, la consideran como su «pastorcita». Conocen su número de teléfono y vienen a ella para solicitar servicios sociales, preguntas espirituales y necesidades de oración.

«Algunos no aceptan al Señor, porque están arraigados al vicio», dice López. «Pero el pueblo siempre está abierto a la oración». Como resultado, muchos han llegado a la fe en Cristo y participan en la iglesia.

«Poder salvar almas para Cristo, que están al borde de la muerte, me llena de mucha gratitud a Dios», dice López. «El tiempo que me queda en este mundo será definitivamente para servir a Dios y a los necesitados».


IMAGEN: López ministra a muchas personas de su comunidad, entre ellos a esta madre soltera.



Lea este artículo en inglés/Read this article in English

Authors: Deann Alford