Assemblies of God SearchSite GuideStoreContact Us
Evangelización, Adoración, Discipulado y Compasión

Las Noticias 

   Titulares adicionales

Buscar noticias AD
















Indudablemente Joe y Natalie Barnoske sabían lo que Dios quería que ellos hicieran. Alcanzar a los jóvenes con el mensaje de Jesucristo era su devoción consumidora. Como pastores de jóvenes, llegaban a las vidas en su comunidad, pero el alcance era limitado. Resolvieron que Dios quería que dejaran su cargo en la iglesia para hacer reuniones escolares y llevar a cabo un evangelismo juvenil más amplio en su estado de origen de la Florida.

El esfuerzo de los Barnoske tuvo éxito. El ministerio era gratificante y estaban bien financieramente, pero dividir el tiempo entre la labor del evangelismo y la responsabilidad fiscal limitó la expansión de los esfuerzos ministeriales.

¡De pronto la pareja tuvo una revelación!

No, no fue una voz del cielo, pero muy bien pudo haber sido un encuentro concertado por Dios.

Un amigo, Al Force, que había sido director de jóvenes del distrito peninsular de la Florida, les sugirió que se hicieran misioneros de Youth Alive

¿Y eso qué es? Las expresión de sus rostros lo decían todo: no tenían ni idea de lo que les estaba hablando.

Las Misiones E.U.A. de las Asambleas de Dios tienen siete áreas de enfoque, siendo la juventud una de ellas. Youth Alive es un esfuerzo único entre las Misiones E.U.A., que proporciona misioneros, y el Ministerio Nacional de Jóvenes, que continúa ministrando a los jóvenes, a menudo en cooperación con los misioneros.

Aunque los Barnoske tenían antecedentes y experiencia con las Asambleas, se quedaron sin palabras. Todo esto era nuevo para ellos, pero también ¡era una respuesta a la oración!

«Recuerdo que en las entrevistas para ser un misionero,  nos preguntaban acerca de ser capaces de funcionar financieramente» cuenta Joe. «Me reí.  Pasar de nada a realmente tener apoyo, ¡eso sí era un cambio radical!»

Los Barnoske también aprendieron  que, como misioneros, podían solicitar diversos  fondos para recursos, equipo y transporte para el ministerio, a través de programas como Luz para los Perdidos (LFTL, por sus siglas en inglés), Desafío Misionero para Niños y Niñas (BGMC, por sus siglas en inglés) y Speed the Light (STL, por sus siglas en inglés).

No había duda, ¡era un cambio radical!

Desde entonces, los Barnoske han sido nombrados a nivel nacional como los misioneros de  Youth Alive en la Península de la Florida.

«Hay alrededor de 1,5 millones de jóvenes, de sexto grado hasta la escuela secundaria, en la Florida», explica Joe. «Si las estadísticas son correctas, alrededor de 1,4 millones de ellos no asisten a la iglesia de manera regular». Joe también señala que la idea de Natalie de crear un Día del Empoderamiento, combinado con el apoyo que reciben a través de los donantes y de los fondos para proyectos, los ayudó a ver que su ministerio podía extenderse más allá de sus expectativas.

«Dios puso esa carga en nuestro corazón de alcanzar a la próxima generación y darles poder», dice Natalie. «Los jóvenes han sido silenciados por el mundo y por no entender el verdadero significado del evangelio. El Día del Empoderamiento trata de la comprensión de la Biblia, de investir de poder a los jóvenes para que la voz de ellos sea oída y para que Dios la use para impactar al mundo».

Los Barnoske iniciaron su ministerio con los jóvenes en el estado de Florida en mayo de 2015. Poco después, Natalie propuso la idea del Día del Empoderamiento, con el propósito básico de equipar a los estudiantes con recursos bíblicos y exponerlos al propósito de que fueran llenos del Espíritu Santo.

Con el establecimiento de seis diferentes jornadas del Día del Empoderamiento en todo el estado, lograron reunir cerca de mil estudiantes. Cada uno recibió una Biblia de Estudio Vida Plena y una guía devocional de cinco semanas, «POWER Me Challenge» que cubre los temas Oración, Derramamiento, Testimonio, Evangelismo y Recibir (el Espíritu Santo). Este año, más de 750 estudiantes participaron en el Día del Empoderamiento.

El resultado de tener estudiantes fervientes en la meta de alcanzar a sus compañeros de clase para Cristo ha sido extraordinario.

«Hay tantas historias de estudiantes que vinieron al Día de Empoderamiento», dice Joe, y su emoción es obvia. «Una joven que estudia de manera independiente, ha alcanzado a la escuela de su comunidad organizando una noche de adoración después de un partido de fútbol, y llegaron 250 jóvenes. Un estudiante puso en marcha un club cristiano en su escuela predominantemente musulmana y ahora el hijo del director es uno de los muchos que asisten. Tres estudiantes miembros de un club cristiano celebraron una Noche de Invictos a la cual llegaron 300 estudiantes y de ellos, 100 aceptaron a Cristo como su Salvador. Hay otro estudiante que regularmente se para sobre una mesa de picnic en su escuela y predica una y otra vez. ¡Dios ha sido tan fiel!»

«Los Barnoske ejemplifican lo que debe ser un eficaz misionero de Youth Alive», señala Kent Hulbert,  misionero a nivel nacional de Youth Alive: «desde perseguir el sueño y el corazón de Dios para cada estudiante, hasta  equipar y trabajar de forma creativa a través de las iglesias locales y en su distrito para alcanzar cada estudiante».

A pesar de que los Barnoske han visto 2.800 estudiantes dar su vida a Cristo bajo su ministerio, y muchos más a través del ministerio de los estudiantes en las escuelas, no dejan de señalar el apoyo que ellos han recibido.

«La asociación con Luz para los Perdidos (que proporcionó gratuitamente las Biblias de Estudio a los estudiantes el Día del Empoderamiento) es tan crucial específicamente para nosotros», dice Natalie. «Estamos alcanzando jóvenes, muchos de ellos, que desconocen de la Biblia. Pero ahora tenemos centenares de misioneros en escuelas que han recibido las herramientas para estudiar esas biblias y tener una comprensión del Espíritu Santo. «Es difícil expresar lo valioso que ha sido para nuestro ministerio la posibilidad de entregar a los estudiantes una Biblia con comentarios específicos sobre cómo la Palabra se aplica a ellos».

«Joe y Natalie se han unido a una familia creciente [Youth Alive] que va tras el llamado de Dios para darlo a conocer a esta generación de adolescentes», dice Hulbert. «¡Tal vez los siguientes “Joe y Natalie” están leyendo este artículo ahora mismo, y un día se conviertan en misioneros de Youth Alive como respuesta a sus oraciones!»

A medida que alcanzan el punto medio del plan de 5 años para conformar tres mil misioneros a los estudiantes, desafiándolos a ser parte de algún tipo de movimiento en su escuela, y luego lanzando el Proyecto 7 en la Florida, los Barnoske se sienten muy optimistas de la posibilidad de alcanzar sus objetivos, posiblemente incluso antes de lo previsto, creyendo que socios poderosos del ministerio como Light for the Lost, Speed the Light y BGMC ayudarán a conseguirlo.

«Es maravilloso participar del equipo de misiones», dice Rick Allen, director nacional de LFTL. «No todo el mundo está llamado a la obra misionera, pero creo que Joe y Natalie lo dejan muy claro: ¡aquellos que se sienten llamados a apoyar las misiones y a los programas de apoyo misionero, como Luz para los Perdidos, juegan un papel vital en el éxito de nuestros misioneros!»



Lea este artículo en inglés/Read this article in English


Search AG.org-top-Spanish - NEWS Feed Archives

Recursos

Turismo Aventura:
Buen enojo, mal enojo

Artículo # 33TW2000


 

Las Noticias

Regresar al índice de las noticias

Una sanadora herida en medio de una sombría comunidad

Mon, 12 Dec 2016 - 10:37 AM CST
















Los problemas que enfrentan los habitantes de Guaynabo, un suburbio de San Juan, capital de Puerto Rico, son similares a los de casi cualquier metrópolis mundial: delincuencia, pobreza, personas sin techo, madres solteras, violencia doméstica, la omnipresencia de drogas y alcohol. Y la próxima generación preparada para repetir el ciclo.

Más allá del deterioro urbano, la comunidad obrera en la costa norte de Puerto Rico se enfrenta a la amenaza de los huracanes. Eso también hace que la región sea vulnerable a los tsunamis, una amenaza que aunque remota, es real.

Isabel López López, de 70 años, creció en esta comunidad y conoce sus habitantes y a sus necesidades. Ella es una madre soltera, aún vive en Guaynabo con Félix Luis, su hijo adulto con necesidades especiales, cerca de un proyecto de viviendas sociales conocidas por ser el epicentro de la delincuencia y la drogadicción. Después de retirarse hace 22 años de su trabajo con la facultad del programa de patología lingüística en el campus de ciencias médicas de la Universidad de Puerto Rico, buscó un medio para invertir en Guaynabo a través de su iglesia, Templo Smirna, que es una de las más antiguas congregaciones de Dios en la isla.

López se convirtió en un ministro licenciado de las AD. Como capellana comunitaria de Misiones E.U.A. para el Distrito de Puerto Rico, hoy ella sirve a la ciudad y sus alrededores. También trabaja en la División de Misiones de su distrito.

«Se necesita compasión y esmero para ser capellán comunitario», dice Manny Cordero, director de los Ministerios de Capellanía. Él describe a López como una «sanadora herida».

«Ella ha tenido pasión por los desfavorecidos, los marginados, las personas que han sido heridas de varias manera, los miembros de las familias que cuidan a las personas con necesidades», dice Cordero. «Debido a lo que ha vivido, el Señor ha usado esta experiencia para ministrar a través de ella a la comunidad. Ella ha sido una luz en la oscuridad en esta difícil comunidad».

Los capellanes comunitarios son relativamente nuevos en las Asambleas de Dios de los Estados Unidos. Como ministros con credenciales, trabajan con los proveedores de servicios en su comunidad, los oficiales de policía, los bomberos, en los tribunales, con el servicio de ambulancia, en los entornos corporativos, en el mercado. La capellanía comunitaria se adapta a las necesidades de un lugar determinado. A través de Templo Smirna, López está activa en la preparándose para las emergencias en caso de ocurrir un desastre.

«Mi meta es predicar la Palabra y traer ayuda a los más necesitados», dice López.

Su ministerio de capellanía durante los últimos cinco años ha incluido una variedad de actividades en Guaynabo y otros lugares, desde la predicación en la calle con otros de su iglesia, hasta la realización de la Santa Cena con personas confinadas en sus hogares. Su servicio como capellana comenzó con el ministerio en el Hogar El Refugio, un refugio para mujeres en Guaynabo. Ella dirige los estudios bíblicos de las mujeres y es una parte regular del evangelismo a los residentes ancianos que viven en viviendas de bajos ingresos. A veces eso implica llevar comida para el hambriento y ropa a los necesitados.

En la comunidad en general, quizás la mayor fortaleza que enfrenta López es la adicción. Los residentes en los proyectos de vivienda, incluso aquellos que no son cristianos, la consideran como su «pastorcita». Conocen su número de teléfono y vienen a ella para solicitar servicios sociales, preguntas espirituales y necesidades de oración.

«Algunos no aceptan al Señor, porque están arraigados al vicio», dice López. «Pero el pueblo siempre está abierto a la oración». Como resultado, muchos han llegado a la fe en Cristo y participan en la iglesia.

«Poder salvar almas para Cristo, que están al borde de la muerte, me llena de mucha gratitud a Dios», dice López. «El tiempo que me queda en este mundo será definitivamente para servir a Dios y a los necesitados».


IMAGEN: López ministra a muchas personas de su comunidad, entre ellos a esta madre soltera.



Lea este artículo en inglés/Read this article in English

Authors: Deann Alford